Economía

Sánchez aboga por una salida lenta y gradual que rechaza la oposición

  • PNV, ERC, PP y Cs anticipan un 'no' a otra prórroga si no mejora su gestión
  • El PP propuso iniciativas fiscales inmediatas para acotar ya la crisis
  • PNV instó a relajar las medidas de confinamiento en las próximas semanas
Pedro Sánchez. Foto: Efe

Con menos síes que nunca a favor de la tercera prórroga del estado de alarma, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha visto como este miércoles la oposición en el Parlamento, y entre ellos, sus socios de investidura comienzan a cuestionarse su apoyo a sucesivas prórrogas.

Pedro Sánchez no despertó en la sesión parlamentaria ninguna adhesión a su gestión. Es más, el anuncio de una desescalada de la actividad económica y de la movilidad "lenta y gradual" a partir de la segunda quincena de mayo unió al conjunto de fuerzas políticas –salvo las que conforman el Ejecutivo– para reprobarle por una actuación incompetente, ineficaz, incapaz, impuntual, recentralizadora, chapucera y, hasta reaccionaria, entre otros calificativos.

El PP propuso iniciativas fiscales inmediatas para acotar ya la crisis

La improvisación del Gobierno, su inexistente autocrítica y la falta de horizonte fue de lo más discutido. El Partido Popular, como principal partido de la oposición, pidió a Sánchez iniciativas fiscales inmediatas para acotar ya la crisis, mientras que el PNV instó a relajar las medidas de confinamiento en las próximas semanas, "tal y como están haciendo otros países del entorno", al tiempo que Ciudadanos –hasta ahora apoyo del Gobierno– subrayaba que su cheque no era en blanco, remarcando que, la gestión de Sánchez "había llegado tarde y bastante mal".

El jeltzale Aitor Esteban, apoyo hasta ahora de los socialistas, coronó su primera intervención recalcando al presidente que éste no es "ni el mejor gestor ni el más rápido". Contrario a un desescalada gradual, y en sentido inverso, Esquerra, advierte que, en su opinión, "solo hay algo peor que un confinamiento: dos confinamientos. Y, abriendo la mano –declaró Gabriel Rufián– vamos de cabeza".

Colmar la paciencia

El presidente del Gobierno fue indulgente con su propia gestión. A lo sumo llegó a decir que todo el mundo comete errores. Pero poco más. Echó mano del iceberg al que aluden los científicos de forma plástica para señalar que "sabemos menos cosas de las que se ven". Y hasta afirmó que su Gobierno había "pecado de prudencia" en sus decisiones, y también con la confusión que provocó su Ejecutivo con la salida de los niños a la calle partir del 27 de abril –ahora 26–, primero para ir al supermercado y, finalmente, para andar, correr y saltar por la vía pública durante una hora al día.

Como la resistencia de los materiales, la manera de medir el grado de aguante que pueda soportar la oposición con el Gobierno podría verse en la próxima prórroga de otro nuevo estado de alarma, porque el presidente afirmó ayer que estas situaciones se irán repitiendo, "con pasos adelante y pasos hacia atrás".

El presidente afirmó que estas situaciones se irán repitiendo, "con pasos adelante y pasos hacia atrás"

Exceptuando a Vox, a JxC y la Cup, que van con el no por delante, populares, nacionalistas vascos y hasta Ciudadanos se replantean su voto a favor si no hay cambios cualitativos en la gestión de Pedro Sánchez. En el caso del PP, Pablo Casado remarcó que no es de recibo que después de 39 días de confinamiento el Gobierno no sepa a ciencia cierta el número de españoles que han muerto, o cómo puede adquirir material sanitario a empresas acusadas de soborno, o permita comisiones de hasta 7 millones de euros. Se escandaliza Casado con las cifras macroeconómicas que proyectan organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco de España, mientras la liquidez prometida a las empresas solo ha llegado en un "4,6%", o que haya "cuatro millones de ERTEs sin cobrar todavía, o el hecho de que España destine en ayudas a las empresas y a los autónomos el 11% del PIB, mientras Alemania destina el 60%".

Asimismo, el líder popular no alcanza a entender por qué no se ha convocado la comisión económica y social que Sánchez dijo que apoyaría en el Parlamento, o la apertura de la comisión de presidentes autonómicos o la de entidades locales, respectivamente.

Casado aprovechó su intervención en el Congreso de este jueves, para pedir medidas eficaces para sortear la crisis, entre ellas rebajas de las cotizaciones fiscales, laborales y burocráticas.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Rojos y piojos!!!
A Favor
En Contra

Este gobierno es como un pollo sin cabeza, no sebe donde va ni de donde le vienen las tortas, y este miserable del maniquí solo le importa su sillón, al igual que al coletas, sería necesario que se quitaran del medio para que otros mejores lo hicieran. No necesitamos políticos, necesitamos buenos gestores que no se dejen comprar como el tonto Simón y CIA.

Puntuación 5
#1