Economía

Los estados del Noreste de EEUU frustran los planes de reapertura de Trump

  • Los 25 estados con los casos más bajos representan aproximadamente el 15% del PIB
  • Texas (9% del PIB) también plantea una reapertura parcial a corto plazo.
Nueva Yorkicon-related

El pulso de poder entre los gobernadores del epicentro de la pandemia del coronavirus en Estados Unidos y el presidente Donald Trump volvió a manifestarse el jueves, cuando Nueva York y otros estados del Noreste del país extendieron las medidas de confinamiento para los empleados no esenciales hasta el próximo 15 de mayo.

Así lo anunció el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, horas antes de que el inquilino de la Casa Blanca presentase sus recomendaciones para la vuelta a la relativa normalidad en partes del país en las próximas semanas. "Tenemos que seguir haciéndolo", indicó Cuomo en un tuit justo después de indicar cómo la cifra de víctimas mortales por infecciones de COVID-19 se situaron en las últimas 24 horas en 606, la más baja en diez días.

Cuomo reiteró sus planes de trabajar con otros gobernadores en un plan coordinado para reabrir gradualmente el comercio en la región. El demócrata lidera un grupo de trabajo de siete gobernadores del noreste, incluidos Nueva Jersey, Pensilvania, Rhode Island, Connecticut, Massachusetts y Delaware, que están coordinando su respuesta a la pandemia.

Sin embargo, Trump daba a conocer en una teleconferencia con los gobernadores de los 50 estados del país ciertas condiciones bajo las cuales se podría reabrir a pesar de las advertencias de empresarios, legisladores así como gobernantes estatales y municipales que la capacidad de realizar pruebas sigue siendo baja. Muchos coincidieron en que es esencial la implementación de tests masivos como condición sine qua non para volver gradualmente a una nueva normalidad.

Abbott Laboratories informó durante la jornada que estaba aumentando la producción de sus kits de prueba del coronavirus, incluida una nueva herramienta que podría permitir la detección masiva de COVID-19, a medida que Trump busca reabrir partes de la economía de EEUU tan pronto como el próximo mes.

La compañía está camino de distribuir este mes hasta 4 millones de sus nuevos tests de anticuerpos, que indican si una persona ha estado infectado en el pasado de forma asintomática y se recuperó. Abbott planea aumentar su producción hasta 20 millones de envíos mensuales a partir de junio.

Trump considera que su país ya ha pasado el punto álgido de la pandemia y prevé que algunos estados que no se han visto relativamente afectados por el coronavirus reabran antes del 1 de mayo. Entre 20 y 29 estados tienen problemas limitados relacionados con la pandemia. Según estimaciones de Citi, los 25 estados con los casos per cápita más bajos representan aproximadamente el 15% del PIB. Sin embargo, otros más grandes, como Texas (9% del PIB) también plantean al menos una reapertura parcial a corto plazo.

El desempleo se dispara

Las presiones por reactivar la actividad llegan en medio de nuevos datos que ponen de manifiesto el profundo impacto del brote. Las peticiones semanales de subsidio por desempleo sumaron la semana pasada otros 5,24 millones de solicitudes, llevando la cifra de las últimas cuatro semanas a los 22 millones, es decir, el país ha destruido ya todo el empleo creado desde la crisis financiera.

Paul Gruenwald, economista jefe de S&P Global Ratings, espera que la tasa de desempleo a este lado del Atlántico alcance el 19% en mayo, la más alta desde 1948. Por otro lado, el índice de condiciones de negocio de la Reserva Federal de Filadelfia alcanzó su nivel más bajo desde julio de 1980 y los comienzos de construcción en el país cayeron un 22,3% en marzo.

Al mismo tiempo, el fondo de ayudas a las pequeñas y medianas empresas como parte del paquete de estímulo de 2,2 billones de dólares, agotó ya sus 350.000 millones de dólares.

Trump acusó directamente a los demócratas de estar bloqueando fondos adicionales para el popular programa y "estar matando a las pequeñas empresas estadounidenses". Los legisladores demócratas abogan por incrementar dichas ayudas pero también los fondos destinados a hospitales, subsidios por desempleo y programas de alimentos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud