Economía

Sánchez se resiste a bajar impuestos por el coronavirus, pese a ser la medida estrella en otros países

  • Los países del entorno cuentan con un plan fiscal de choque ante la crisis
  • Moncloa solo permite el aplazamiento y fraccionar, pero no exime
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. eE

Las medidas anunciadas ayer por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para paliar la debacle económica del coronavirus se suman a las reformas ya implementadas por el resto de lo países. Sin embargo, Moncloa rechaza todavía asumir un plan de choque fiscal que ayude a reactivar la economía tras la crisis, mientras los países del entorno cuentan con estas reformas como parte fundamental para la recuperación

De este modo, Italia va más allá que España en materia fiscal, suspendiendo el pago de las multas y de los controles de Hacienda, aunque de momento hasta julio. Además, mientras España no contempla rebajas fiscales, el plan italiano estudia reducir los impuestos a las empresas y los trabajadores más afectados. El país transalpino, además, tiene medidas específicas para pequeñas empresas, aumentando la asignación de un fondo de ayuda para las pymes que ya existe.

Inversión de 400.000 millones

Por su parte, Estados Unidos está listo para invertir 400.000 millones de dólares en medidas fiscales en la economía del país, para ayudar a mitigar el impacto económico del brote de coronavirus, según señaló el asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow.

El proyecto de ley de 110 páginas ofrecerá ayudas a los consumidores y trabajadores afectados por el brote y fue aprobado por una mayoría de 363 votos a favor y 40 en contra. Como parte del estímulo fiscal, las medidas sobre la mesa incluyen distintas formas de ayuda. Entre ellas los trabajadores obtendrían hasta dos semanas de baja por enfermedad remunerada y hasta tres meses de baja médica y familiar remunerada durante la emergencia. Es importante recordar cómo en ese lado del Atlántico, un tercio de los empleados, especialmente aquellos con los ingresos salariales más bajos, no cuenta con baja por enfermedad remunerada.

Otro salvavidas llega a través del incremento de 1.000 millones de dólares a los subsidios por desempleo, que ayudará a los trabajadores despedidos en las últimas semanas a cubrir sus gastos. Así, el proyecto de ley también designa ayudas para todas las mujeres embarazadas con bajos ingresos y madres de niños pequeños que pierdan sus empleos debido a la pandemia y 400 millones de dólares para ayudar a los bancos de alimentos a gestionar un aumento de la demanda. En este sentido, el estímulo fortalece varios programas que facilitan el acceso a comidas y alimentos entre los estadounidenses de bajos ingresos, donde se incluye el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria, conocido popularmente como cupones de alimentos, y programas que ofrecen desayuno y almuerzo gratis a estudiantes de bajos ingresos. De esta forma se eliminarán algunos requisitos que exigen que algunos receptores de cupones de alimentos tengan un empleo o estén en capacitados para trabajar.

Paliar los daños

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha anunciado un paquete de medidas económicas contra el coronavirus cifrado en unos 300.000 millones de euros y que tiene el objetivo de paliar los daños en la economía empresarial e individual de los franceses.

El dirigente galo, en una intervención televisiva, detalló un plan que busca evitar el quiebre de las empresas nacionales mediante una batería de medidas de las cuales destacan, por encima de todo, la suspensión del pago de las facturas de agua y luz, de cotizaciones sociales y de impuestos y la asunción de los créditos bancarios. También incluye la suspensión del pago de los alquileres, pero Macron no profundizó: queda la duda de si esta exención es solo para empresas o también se extiende a los ciudadanos.

Son las primeras líneas maestras de un plan económico que se irá detallando progresivamente y que también contempla la puesta al servicio del Estado de hoteles y taxis para el transporte y alojamiento de pacientes por el coronavirus.

Berlín, sin concretar

El Gobierno alemán ha presentado un multimillonario paquete de medidas para proteger "con un escudo" a empresas y trabajadores frente a los efectos de epidemia de coronavirus mediante exenciones fiscales y medidas para facilitar la flexibilidad laboral, además de la concesión de crédito "sin limitación" a las compañías afectadas.

"Crearemos un escudo de miles de millones para las empresas", han anunciado en una rueda de prensa conjunta el ministro alemán de Finanzas, Olaf Scholz, y el titular de la cartera de Economía, Peter Altmaier. "El volumen de estas medidas no tendrá limitación", añadieron. "El Gobierno Federal tiene la determinación de proteger la salud de sus ciudadanos", concluyeron.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud