Deporte y Negocio

La historia, a favor del Madrid en su lucha con el Barça por una de las Ligas más emocionantes

  • Solo dos veces han llegado empatados Madrid y Barça a las siete últimas jornadas
  • De los 11 finales más apretados entre ambos, el Madrid se llevó siete Ligas
  • Solo en una ocasión, la Liga 2006-2007, blancos y culés empataron a puntos
Vinicius Jr. celebra el primer gol de la victoria liguera 2-0 del Real Madrid ante el Barcelona

A falta de siete jornadas para terminar esta pandémica Liga, Real Madrid y Barcelona, qué novedad, ocupan los dos primeros puestos de la clasificación, empatados a puntos, pero con ventaja del Madrid por el golaveraje. En estas circunstancias, la historia entre ambos equipos favorece... a los blancos.

La 89ª edición de la Liga española encara su recta final con un "clásico" en su cabeza: Real Madrid-Barcelona, Barcelona-Real Madrid. Tanto monta, monta tanto. En las 88 ediciones anteriores del campeonato liguero, merengues y culés han copado los dos primeros puestos de la clasificación final en 28 ocasiones. De hecho, en los 26 títulos del Barça, en la mitad, 13, terminó el Madrid en segunda posición. Mientras que de los 33 títulos blancos, en 15 ocasiones los azulgrana fueron subcampeones.

Y como en esta edición 2019-20 vamos a volver a tener a ambos en lo más alto de la tabla (ambos sacan 13 puntos de ventaja al tercero, el Atlético de Madrid), vamos a viajar en el tiempo para ver cómo se desarrollaron los acontecimientos cuando ambos, Madrid y Barça, marchaban a la par (dos puntos de diferencia o menos) a siete jornadas del final, lo que ha sucedido en 11 ocasiones.

La remontada del Madrid en 1964

Curiosamente, solo dos veces estaban Madrid y Barcelona empatados en la clasificación a siete jornadas del final. La primera tuvo lugar en la temporada 63-64, en la que el Madrid, entrenado por Miguel Muñoz y en la última temporada de Alfredo Di Stéfano como madridista, empataba a 33 puntos con un Barcelona inmerso en una de las peores crisis de su historia (en los años 60, los culés solo ganaron dos Copas del Generalísimo y dos Copas de Ferias, tras acabar la etapa de Kubala y vender a Luis Suárez al Inter). Y aunque la diferencia de goles le daba el liderato al Barcelona a siete jornadas del fin del campeonato, al final el Madrid remontó, dio la vuelta a la tortilla y terminó sacando cuatro puntos a los azulgrana (por aquella época las victorias valían dos puntos), gracias a un espectacular esprint final, en el que ganó seis de los últimos siete encuentros del campeonato, incluyendo una victoria 1-2 en el Camp Nou a tres jornadas del final.

El segundo desastre blanco en Tenerife

La otra ocasión en que Barcelona y Real Madrid ocupaban empatados lo alto de la clasificación a falta de siete jornadas para el final es de infausto recuerdo para los madridistas, pues hablamos de la segunda "tragedia tinerfeña" de los hombres entonces entrenados por Benito Floro. En la jornada 31 de aquella Liga 1992-93, a siete del final, Barça y Madrid empataban a 48 puntos, con mejor diferencia de goles para el conjunto entrenado por Johan Cruyff. El Madrid consiguió auparse al liderato en la jornada 35, a solo tres del final. Y de hecho, en la jornada final los blancos volvían a su isla maldita, Tenerife, donde un año antes había tirado la Liga también justo al final. Pero la historia se repitió. Un inoperante Real Madrid cayó 2-0 ante el Tenerife de Valdano, y el Barcelona culminó su segundo milagro isleño.

El Barcelona 1928-29, el primer campeón de la Liga española

Primera Liga, y primer milagro culé

Porque esto de que el Barcelona le birlara la Liga al Madrid en la última jornada ya viene de lejos. En concreto, del primer campeonato disputado, en la temporada 1928-29. A siete jornadas del final, el Madrid le sacaba un punto al Barcelona (14-13), aunque se daba la circunstancia de que, por primera y última vez, otro equipo ocupaba el liderato, en concreto el histórico Arenas de Getxo. A solo una jornada del final, el Madrid lo tenía todo a favor, pues aunque empataba a 23 puntos con los catalanes, disfrutaba de una mejor diferencia de goles, con lo que solo necesitaba ganar en San Mamés al Athletic. Pero los hombres de José Berraondo notaron la presión, cayeron 2-0 ante los vascos, por lo que el Barcelona, con su victoria 4-1 en su entonces casa, Les Corts, ante el Real Unión de Irún, le "birló" la primera Liga en la última jornada a su máximo rival.

El Barcelona que endosó un 5-0 al Real Madrid el 25 de marzo de 1945 en Les Corts

Un 5-0 del Barça que resultó decisivo

Los años 40 fueron sin duda la época más negra del Real Madrid, que no pudo recuperarse de los desastres de la Guerra Civil hasta la llegada de Di Stéfano en 1953. Sin embargo, en la campaña 1944-45 a punto estuvo de ganar la Liga, pero cayó... ante el Barcelona. A siete jornadas del final, los culés, entrenados por un mito del fútbol español, Pepe Samitier, sacaban solo un punto (27-26) a los blancos, entrenados por Ramón Encinas. La pugna entre ambos fue muy dura en las últimas jornadas, aunque los azulgrana dio el mazazo al campeonato al imponerse por nada menos que 5-0 a los blancos a cinco jornadas del final.

Di Stéfano llegó, vio y venció

Como ya hemos dicho, el Real Madrid vivió su peor época tras la Guerra Civil. En los años 40, los blancos solo pudieron ganar dos Copas (entonces del Generalísimo), en 1946 y 1947, y no ganaban la Liga desde 1933 cuando el equipo de Santiago Bernabéu dio un giro radical cuando fichó a Alfredo Di Stéfano a 1953 ("robándoselo" al Barça, según cuenta la "leyenda negra blanca"). La llegada del argentino abrió la época más dorada del conjunto madrileño, cuyo primer gran triunfo fue la Liga 1953-54, en dura pugna, cómo no, con el Barcelona de Kubala. A siete jornadas del final, los blancos, entrenados por Enrique Fernández, sacaban dos puntos (32-30) a los azulgrana del eslovaco Ferdinand Daucik. La pugna entre ambos llegó casi hasta el final, pero una humillante derrota del Barcelona ante su máximo rival regional, el Español, 1-4 en su casa de Les Corts en la penúltima jornada, le dio el título al Real Madrid.

Al año siguiente, Liga 1954-55, la historia se volvió a repetir. A siete jornadas del final, los blancos, esta vez entrenados por José Villalonga, sacaba dos puntos a los culés, dirigidos por el italiano Sandro Puppo. Pero los azulgrana se desinflaron en dichas últimas siete jornadas, pues al final el conjunto madridista sacó cinco puntos al barcelonista.

El Madrid, de nuevo por encima del Barça

Tuvieron que pasar 13 largos años, en los que el Madrid estaba más ocupado siendo campeón de Europa seis veces, para volver a ver un duelo a muerte entre blancos y azulgrana en las últimas jornadas ligueras. Fue en la temporada 1967-68, en la que los hombres del sempiterno Miguel Muñoz sacaba dos puntos de ventaja (32-30) a los culés de Salvador Artigas a siete jornadas del final. Dos puntos que aumentaron a tres al final del campeonato.

El Madrid se lleva la Liga de los play-off

Casi dos décadas tuvieron que pasar para ver un nuevo duelo final por la Liga entre blancos y azulgrana. Y tuvo lugar en la llamada "Liga de los play-off", la temporada 1986-87, un experimento, que solo duró esa temporada, en la que los 18 equipos participantes, al final de la "temporada regular", se dividieron en tres grupos de seis para dotar de diez jornadas más a la competición. El Real Madrid de la "Quinta del Buitre", entrenado por el holandés Leo Beenhakker, no solo "ganó" la temporada regular, las primeras 34 jornadas, sacando un punto (50-49) al Barça del inglés Terry Venables, sino que seguía líder a siete jornadas del final, con dos puntos de ventaja (55-53), y terminó ganando la Liga más larga de la historia con tres puntos de ventaja sobre el Barcelona (66-63).

El primer desastre blanco en Tenerife

La campaña 1991-92 ha quedado para la historia como el primer desastre blanco en Tenerife, pues los hombres de Leo Beenhakker, que había sustituido al recientemente fallecido Radomir Antic en el banquillo madridista, había sido líder durante nada menos que 32 de las 37 primeras jornadas del campeonato. A siete jornadas del final, los blancos sacaban dos puntos (46-44) al Barça de Cruyff, los mismos de los que disfrutaba con tan solo un partido a disputar en la jornada final. Pero los blancos, a pesar de ponerse por delante 0-2 a los isleños, jugaron la peor segunda parte de su historia, y terminaron sucumbiendo 3-2, y regalaron la Liga a su más directo rival, que no había sido líder ni una sola jornada de las 37 anteriores.

La tragedia alicantina del Barcelona

La 1996-97 fue la campaña en que un tal Ronaldo (el "gordo", no Cristiano) llegó y maravilló en las filas del Barcelona, si bien la Liga... viajó a Madrid. En aquella temporada, con 22 equipos tras el descenso y posterior repesca veraniega de Sevilla y Celta, el Real Madrid, entrenado por Fabio Capello, fue el gran dominador de la primera parte de la temporada, no en vano a siete jornadas del final le sacaba nada menos que ocho puntos (80-72) a los culés del inglés Bobby Robson. Pero un gran esprint final de los azulgrana parecía poner el peligro el título blanco, que solo respiró tranquilo con la insólita derrota del Barça ante el Hércules de Alicante a tan solo dos jornadas del final.

La histórica remontada blanca

Y llegamos, diez años después, temporada 2006-07, a la que sin duda ha sido la Liga más reñida y más emocionante de los últimos años entre los dos grandes del fútbol español, de hecho es la única ocasión en la que ambos empataron a puntos al final del campeonato. A siete jornadas del final, el Barcelona, entrenado por el holandés Frank Rijkaard, sacaba dos puntos de ventaja (59-57) al Madrid, en la segunda etapa de Fabio Capello. De hecho, los blancos eran terceros, detrás del Sevilla. Tres jornadas después, un empate del Barça en casa ante el Betis permitió al Madrid "cazarle", empatar a 66 puntos y auparse al liderato por mejor golaveraje. En la penúltima jornada pareció ponerse todo a favor del Barcelona, pues a cinco minutos del final de los partidos de ambos, el Barça ganaba 2-1 al Espanyol en el Camp Nou y el Madrid perdía 2-1 ante el Zaragoza en la Romareda. Con estos resultados, los culés eran casi campeones de Liga. Pero ocurrió un doble milagro, pues un gol del holandés Van Nistelrooy empataba el partido en Zaragoza tan solo segundos antes de que Tamudo, leyenda españolista, marcara en el Camp Nou, en lo que conoce como el "Tamudazo", para dejar las cosas como estaban, empate a 73 puntos entre blancos y azulgrana a falta de una jornada.

Y aquella última jornada también fue plena de emoción. No en Tarragona, donde el Barça se deshizo muy fácil 5-1 del Nástic, sino en el Bernabéu, donde al descanso el Madrid... perdía 0-1 con el Mallorca. Necesitaban los blancos una remontada que llegó... gracias al recientemente fallecido José Antonio Reyes, que marcó dos de los tres goles con los que el conjunto de Capello derrotaba a los baleares y que valieron una Liga, la única en la que Madrid y Barcelona han empatado a puntos al final en lo alto de la tabla en casi un siglo de campeonato.

La última gran batalla

Hasta hoy, el último gran duelo en lo alto de la tabla entre Madrid y Barcelona tuvo lugar en la temporada 2014-15. A siete minutos del final, los azulgrana de Luis Enrique sacaban dos puntos de ventaja a los blancos de Carlo Ancelotti. Ventaja que se mantuvo hasta el final del campeonato, que el Madrid tiró al empatar, a dos jornadas del final, con el Valencia en casa.

Finales perfectos... que no valieron para nada

Y ya que estamos hablando de las siete últimas jornadas de las Ligas más disputadas entre Madrid y Barça, como la actual, hay que reseñar los dos casos en que un final perfecto (siete victorias de siete) no les sirvieron de nada ni al Madrid ni al Barcelona. En la temporada 2015-16, de nada le sirvió al Real Madrid de Zinedine Zidane ganar los siete últimos partidos del campeonato, pues aún les faltó un punto para dar caza al Barcelona de Luis Enrique. Lógico, pues a siete jornadas del final los culés les sacaban siete puntos a los blancos.

Y un año después, temporada 2016-17, sucedió justo al revés, con los mismos protagonistas. Las siete victorias consecutivas del Barcelona al final del campeonato solo les sirvió para reducir en tres los seis puntos de ventaja que llevaban los blancos siete jornadas antes del final.

La historia, con el Madrid

Por lo tanto, y una vez vistos estos 11 casos en que Madrid y Barça estaban muy apretados a siete jornadas del final, los blancos se llevaron la Liga en siete ocasiones, mientras el trofeo se tiñó de azulgrana las otras cuatros. Y tan solo cuatro veces el campeón no era el que iba líder siete jornadas antes. Por lo tanto, si la historia no se rompe, el Real Madrid, líder hoy, aunque empatado a puntos con el Barcelona, ganaría su trigésimo cuarto título en la "Liga de la Pandemia".

comentariosforum2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Erte
A Favor
En Contra

CReo que lo menos emocionante que esta pasando este año es la liga española de fútbol.

Puntuación 0
#1
Catalan
A Favor
En Contra

Y dijo el Tito Floren "arbitro comprado pito regalado"

Puntuación -3
#2