Deporte y Negocio

El coronavirus se lleva por delante la venta del estadio de Mestalla

  • ADU no logra materializar su oferta y pierde la exclusividad
  • La cooperativa no tira la toalla y espera reunir la financiación
  • El Valencia CF se abre a "otras alternativas" en un escenario "horrible"
Estadio de Mestalla. GUILLERMO LUCAS
Valencia

La crisis del COVID-19 también se lleva por delante la operación Mestalla. El Valencia Club de Fútbol comunicó este domingo que no venderá este martes los terrenos del estadio a ADU Mediterráneo, tal y como estaba previsto. La cooperativa de vivienda no ha logrado reunir el importe necesario para garantizar la compraventa, según explicó la entidad deportiva. En consecuencia, expirado el plazo previsto para el traspaso hasta el 31 de marzo, la enseña perderá la exclusividad para quedarse la parcela.

"Nos han comunicado que no pueden y están buscando alternativas. Por ese motivo, es evidente que no podemos mantener la exclusividad de este proyecto, algo que ya les hemos notificado de modo formal. No queremos vender falsas expectativas", comunicó el presidente Anil Murthy. Preguntadas al respecto, la entidad deportiva agregó a elEconomista que el comunicado pretende "explicar con claridad el escenario actual en el que se encuentra una operación clave para el futuro del club ante el incumplimiento de un hito previsto y anunciado en la junta de accionistas".

En el escrito el Valencia CF subrayó que la opción de la cooperativa seguirá estando sobre la mesa. "Por supuesto, ADU va a seguir trabajando para intentar encontrar las garantías financieras que el Valencia CF exige y necesita", manifestó Murthy. No obstante, el dirigente agregó que "a partir de ahora se abren otras alternativas para ejecutar el proyecto en conjunto que supone acabar la construcción del nuevo estadio".

Proyecto de ADU para Mestalla. EE

El presidente del club enmarcó estas "diferentes alternativas" en las dificultades económicas que esperan encontrar a nivel internacional debido a la expansión del coronavirus. "Hay que verlo con la perspectiva de que la pandemia global del COVID-19 ha creado mucha incertidumbre y presión a la situación financiera mundial tanto para los clubes de fútbol como en general. La horrible situación actual está impactando a todos y va a suponer un gran golpe económico en los planes de inversión, especialmente en las infraestructuras", lamentó.

Y todavía fue más allá: "Nadie sabe cuándo, en España y en todo el mundo, la economía va a recuperar cierta normalidad. Nosotros no podemos esperar a eso y desde este mismo momento seguimos buscando las mejores opciones", aseveró el club, obligado por la ATE a completar su traslado al nuevo estadio. El presidente no precisó tales alternativas, sobre las que se especula que podrían pasar por una ampliación de capital por parte del accionista mayoritario, Peter Lim.

ADU, la única oferta

En cualquier caso cabe recordar que la oferta de ADU por las parcelas, cifrada en alrededor de 140 millones de euros, era la única que el Valencia CF tenía sobre la mesa tras un largo proceso liderado por Deloitte para la captación de aspirantes. Las condiciones del mismo disuadieron al grueso de los candidatos por el elevado importe que solicitaba el club: al menos 120 millones de euros, una cantidad muy superior al precio de mercado en la ciudad.

Además del factor precio, el principal escollo de la operación se encontraba en el tiempo que tardaría el Valencia CF en entregar la parcela al nuevo dueño, puesto que necesita esa venta para concluir las obras del nuevo Mestalla en la avenida Cortes Valencianas. Y en este complejo contexto solo la opción cooperativa mantuvo una apuesta firme al tratarse de promoción directa -sin el coste de pagarle a una promotora- y de clientes a priori dispuestos a esperar más para lograr su vivienda en dicho enclave. Por ello, tal y como reveló hace un año este periódico, el Valencia CF le encargó a ADU que lo intentara.

El proyecto de la cooperativa contempla la construcción de cinco torres residenciales con alrededor de 400 viviendas y una gran superficie terciaria -para la que cuentan con un aliado inmobiliario externo: Edificios Mestalla-.

La entidad, sin embargo, no ha logrado incorporar cooperativistas al ritmo deseado. El pasado 6 de marzo reconocía abiertamente que la necesidad de aportar un pago inicial de 30.000 euros no reembolsables por vivienda antes de acometer la compra del solar estaba disuadiendo a los interesados. Tenía comprometidos por valor del 60% de las residencias, a diez puntos del 70% al que se había comprometido.

Por ello ambas partes acordaron suavizar las condiciones y que ADU acudiera al 31 de marzo simplemente con la garantía financiera, sin necesidad de contar con el 70% de adhesiones firmadas. La cooperativa deslizó que lo lograría gracias a la incorporación de un nuevo socio externo, posiblemente un fondo. Y en esas estaba cuando estalló en España la crisis del coronavirus, que entre muchos otros negocios arrolló también la posible venta del suelo de Mestalla.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin