Deporte y Negocio

La clave para la venta de Mestalla: 259 personas han de poner 7,8 millones en tres meses

  • Cada cooperativista ha de aportar 30.000 euros antes del 31 de marzo
  • ADU tendrá que presentar un aval de 25 millones también por el terciario
  • Además deberá llegar a la fecha con un acuerdo de financiación con la banca
Juan Casares y José Luis Santa Isabel, en el centro. GUILLERMO LUCAS
Valencia

Un total de 259 propietarios de los 370 pisos que ADU Mediterráneo espera construir en el solar de Mestalla (el 70% del total) deberán haber puesto 30.000 euros para que la cooperativa de vivienda pueda comprar la parcela el próximo 31 de marzo de 2020. Así lo explicaron este martes José Luis Santa Isabel, el impulsor de la firma que aspira a quedarse el activo del Valencia CF, y Juan Casares, presidente de la Confederación de Cooperativas de Viviendas de España (Concovi). La multiplicación da como resultado un total de 7,8 millones de euros que los dueños de las viviendas proyectadas deberán desembolsar en los próximos tres meses.

"Se ha conseguido", llegó a decir Juan Casares preguntado sobre si se cumplirá tanto este como el resto de hitos pendientes para que la compleja operación inmobiliaria salga adelante. La confianza de los impulsores es total en que se materialicen, pero ahora es el turno de que los cooperativistas respalden tal expectativa con la mencionada aportación de 30.000 euros (que ya no serán reembolsables) en la cuenta corriente de la cooperativa (de donde no se moverá el dinero, reservado para el desarrollo del proyecto inmobiliario).

Se trata del hito más importante, el de constatar que los interesados comprometen su patrimonio en la iniciativa. Pero no es el único. Para esa fecha, el 31 de marzo, ADU deberá aportar dos cosas más, también imprescindibles: un aval de 25 millones de euros por parte de Edificios Mestalla como garantía de compra del futuro espacio terciario (comercial y de oficinas); y la financiación bancaria que respalde el proyecto. Ambas cuestiones están por cerrar todavía. No obstante, sobre la primera, tanto ADU como el Valencia CF han dado ya su visto bueno a las garantías que aporta Edificios Mestalla.

Sobre la segunda cuestión, Casares aseguró que tienen varias ofertas sobre la mesa para la financiación de la totalidad del proyecto, aunque indicó que no se ha hecho hasta la fecha un proyecto tan grande como el propuesto para el suelo de Mestalla con un solo banco. Como informó elEconomista, las entidades favoritas para acometer la operación son Santander, Caixabank y BBVA. Las tres fueron mentadas por Casares como socios financieros habituales de Concovi. Además deslizó la posibilidad de que se incorporara a la puja Bankia.

5 millones para derribar Mestalla

Era la segunda rueda de prensa de ADU en Valencia -su tercer acto explicativo junto a la presentación que realizó para el público general- y tanto Casares como Santa Isabel respondieron durante más de una hora las preguntas de los periodistas. Desde la perspectiva deportiva el interés se centró en cuándo cobrará el club los más de 113 millones de euros que se comprometió a pagar ADU por el solar. La fecha se mantiene: el mes de julio de 2022 está prevista la entrega de las parcelas a la cooperativa a cambio de la cifra (aún no revelada) en un único pago.

Para esa fecha cada cooperativista deberá haber aportado ya el 30% del valor de su vivienda. El 70% restante corresponderá a la financiación bancaria lograda por la cooperativa -que a su vez se fraccionará en los créditos hipotecarios de cada uno de los cooperativistas-. Solo entonces podrán entrar las máquinas a derribar Mestalla -cuyo coste ADU cifra en 5 millones- y a construir el nuevo complejo residencial y comercial.

El club hará servir el contrato de compraventa del próximo mes de marzo como garantía para reactivar y concluir las obras del Nou Mestalla para la temporada 2022/2023

¿Y si el Valencia CF no recibe el dinero hasta julio de 2022 cómo podrá entregar en esa fecha las parcelas de su actual estadio? Según el acuerdo entre las partes, el club hará servir el contrato de compraventa del próximo mes de marzo como garantía para reactivar y concluir las obras del Nou Mestalla para la temporada 2022/2023 -trabajos que precisamente espera retomar a principios del año que viene-. Se trata, como se puede apreciar, de una operación muy compleja que requiere que todas las partituras suenen en armonía. Y una de ellas la interpretan las administraciones públicas. Sobre las mismas, Casares subrayó que tanto la Generalitat Valenciana como el Ayuntamiento de Valencia están implicados para que el proyecto salga adelante.

De la primera se espera que no ponga trabas al desarrollo comercial (Compromís, que controla la Conselleria de Economía, tiene 'alergia' a los grandes desarrollos comerciales, y el terciario de Mestalla es de alrededor de 40.000 metros). Tampoco a los incumplimientos de la Actuación Territorial Estratégica (ATE), que contemplaba que empezaran las obras del espacio en 2021 y que finalizaran a mediados de 2025. Ninguna de las dos cosas ocurrirá. El inicio de los trabajos está fijado para el mencionado 2022 y la entrega del complejo, para finales de 2025. En cuanto al consistorio, ADU necesita que acometa a tiempo la reparcelación de los terrenos del viejo Mestalla, un proceso que ya está en marcha.

Áticos por 1,5 millones

Sobre el 'minuto y resultado' del proyecto, ADU explicó que hasta la fecha 372 personas han pagado los 3.500 euros reembolsables de la reserva previa y que otras 587 han solicitado información. Está por ver cuántas aportan ahora los 30.000 no reembolsables antes del 31 de marzo. La cuenta corriente para realizar la transferencia se abrirá en breve, puesto que este mismo lunes se constituyó la cooperativa de forma oficial. La disposición del proyecto contempla 414 viviendas, pero por el tamaño que están eligiendo (100 interesados ya lo han hecho, según ADU), la firma contempla que serán finalmente 370 los inmuebles.

En cuanto a los precios, ADU mantiene el máximo de 4.000 por metro cuadrado anunciado desde el principio para el 88% de las viviendas, a excepción de los áticos de las cinco torres -de más de 300 metros cuadrados y valorados cada uno en 1,5 millones de euros-. Según Santa Isabel, el grueso del interés lo concentra el producto más caro. El deseo de todas las partes, incluso el de la administración, es que exista un volumen suficiente de este perfil de comprador para que salga adelante la compleja operación encomendada a ADU en abril, tal y como reveló elEconomista.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0