Deporte y Negocio

La encrucijada del fútbol femenino: el parón de la huelga no soluciona el problema del convenio colectivo

  • La patronal mantiene que quiere conseguir unos ingresos estables
  • Apunta al Programa Élite de la RFEF como una posible solución
  • La federación lo ve con escepticismo y ofrece un millón de euros
Foto: Europa Press.
Madrid

El huelga del fútbol femenino solo duró una jornada de Liga Iberdrola, pero su paralización por parte de los sindicatos, que han dado un mes a la patronal para cumplir con sus exigencias económicas y seguir negociando el primer convenio colectivo de la profesión en España, no significa nada todavía. A falta de las conversaciones que se producirán en las próximas semanas, el problema sigue sobre la mesa y, de momento, sin solución.

Si este mes de gracia se proporcionó por parte de los sindicatos como un gesto de buena voluntad para que la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) consiguiese la financiación para pagar los aumentos que conllevaría la firma del convenio, la medida corre el riesgo de convertirse en papel mojado si el actual choque de la patronal con la Federación Española de Fútbol (RFEF) por los contratos televisivos no se resuelve.

La ACFF cifra en 1,6 millones de euros el coste que supone asumir la propuesta de la Dirección General de Trabajo en las mediaciones del convenio. Este acuerdo de mínimos incluía un sueldo base de 16.000 euros brutos anuales con una parcialidad del 75%. También 4.000 euros por cada jugadora que ya superase esa cantidad salarial.

A la organización no le salen las cuentas. Fuentes de la ACFF consultadas por este periódico mantienen que la premisa sigue siendo la de un crecimiento sostenible y no sostenido, por lo que vinculan cualquier acuerdo con la obtención de unos ingresos estables. Y eso, aseguran, pasa por la adhesión al Programa Élite de la RFEF.

La ACFF asegura que cada club se vería beneficiado con 500.000 euros que solucionarían el problema del convenio. Sin embargo, esta adhesión no es, ni mucho menos, un simple trámite. La patronal asegura que esperan reuniones con la federación, pero desde la RFEF se insiste en que ya se hizo una oferta para el desbloqueo de la situación: el pago de 1,15 millones de euros para efectuar el pago a las jugadoras.

La federación no ve tan cercana esa posible adhesión el Programa Élite porque implica la comercialización conjunta de los derechos de TV, que ahora tiene Mediapro (salvo los de Barcelona, Madrid, Athletic y Tacón). La firma audiovisual anunció su disponibilidad para liberar a los equipos si fuese necesario, pero en la RFEF son escépticos por las condiciones de la empresa, que pide la emisión de dos partidos por jornada.

"No se debe mezclar derechos laborales con los derechos de tv", sentencian desde Las Rozas, instando a la ACFF a aceptar esos 1,15 millones de euros para acabar con el problema y tener el resto de la temporada para negociar en otros aspectos. Un caramelo que, en la patronal, consideran envenenado, ya que no acabaría con el problema en las próximas temporadas.

Así, el dilema sigue encima de la mesa. Tras más de un año de negociaciones, el convenio colectivo es aún una quimera. Y las posiciones, lejos de estar cercanas. no difieren mucho de las de hace varios meses.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin