Cataluña

El ahorro generado durante el confinamiento demuestra que nuestro consumismo es inducido

Juan Carlos Giménez-Salinas, abogado. Luis Moreno
Barcelona

Hemos vivido una época diferente a nuestra vida anterior, sorpresiva, y al parecer, hemos llegado al final de una primera etapa. Hemos experimentado nuevos métodos existenciales y quizás algunos de nosotros nos hayamos replanteado muchas cosas.

Como primera conclusión, siempre íntima y personal, parece que nuestro mundo produce fenómenos regulatorios que permiten equilibrar los elementos vitales cuando se desfasan. El cáncer es uno de ellos, pero ya la ciencia ha conseguido amortiguar sus efectos y es menos resolutivo. Ha aparecido este virus, seguramente para quedarse, pero a partir de ahora no producirá ni el temor, ni la ignorancia que hemos padecido.

Esta primera idea nos pone en contacto con la naturaleza, con nuestra existencia, nuestra razón de ser, y con nuestra ambición de permanencia, de eternidad. Nuestras sociedades avanzadas, a partir de la segunda guerra mundial, han vivido en un mundo florido, soleado, plagado de imágenes bucólicas, mundo en el que la tragedia era una excepción, casi una enfermedad. La muerte, en este mundo ideal, era extemporánea, noticiable, imprevista y cuando ocurría, de inmediato era eliminada por nuestras mentes ocupadas en nuestro próximo proyecto vital. Ahora, la muerte nos es más cercana, amiga o enemiga, pero real y debemos contar con ella.

Otro efecto que hemos experimentado es el hecho de que hemos sobrevivido económicamente. El gran gasto que hemos soportado, quizás el único, es la alimentación. Nuestros publicistas no nos han inducido hacia el consumo porque era inútil desperdiciar un dinero y un esfuerzo en provocar este dispendio cuando era imposible alcanzarlo. Las cifras macroeconómicas nos indican que las masas de dinero inmovilizadas han sido enormes. Este hecho nos demuestra que nuestro consumismo es inducido, artificial, generado por un sistema económico basado en el crecimiento permanente y un aumento de la oferta y de la masa monetaria imparables. Quizás debamos pensar en regresar, en parte, al autoconsumo y a la autoproducción.

También nos ha demostrado que los pilares básicos en los que se amparaba nuestro ahorro y nuestra seguridad, no son tan firmes como nos decían. Me refiero al ahorro inmobiliario y al financiero.

En cuanto al inmobiliario, debemos recordar que hasta bien entrados los años cincuenta del siglo pasado, en nuestro pais, la inmensa mayoría de las familias vivían en viviendas arrendadas. Fue a partir de los años sesenta que grandes empresas constructoras edificaron viviendas asequibles pagadas a plazos mediante letras de cambio. En cinco años una familia obrera podía satisfacer su precio. Las hipotecas eran un producto de las cajas de ahorro destinado a los promotores, no a los adquirientes.

Unos quince años más tarde, la banca entró en el negocio de los prestamos hipotecarios y como máximo se concedían hipotecas a quince años. El origen de nuestra crisis de finales del 2007, fue que las grandes inmobiliarias y las entidades financieras se pusieron de acuerdo para absorber el máximo de ahorro de la población y alargaron las hipotecas hasta los treinta años y más. El precio de la vivienda no se calculó sobre su coste, sino sobre el importe que podía satisfacer como cuota hipotecaria el adquiriente, según sus ingresos. Aquí vino la debacle, desaparecieron las conservadoras cajas de ahorro y toda la banca todavía sufre aquella ambición ilimitada.

En cuanto a los fondos de inversión, precisan, poco o mucho ganar siempre, porque deben retribuir el ahorro que administran ya que si no tienen éxito, el ahorro se va a otra entidad mejor administrada. Ya se sabe que ganar siempre es imposible y si se esta apariecia, es mediante artimañas engañosas y a la larga prejudiciales. Pronto lo experimentaremos.

Quizás, a partir de ahora deberemos ser más conservadores con nuestro ahorro y tenerlo en casa o en el banco, pero a nuestro alcance y a un interés reducido. Siempre habrán financieros mágicos que crearán nuevos productos y métodos que producirán un gran atractivo a las gentes que carecen del suficiente conocimiento y dada nuestra experiencia, deberá huirse de esta ilusoria tentación.

Quizás el ahorro, la la vista de la carencia de oportunidades, se utilice para, unido a muchos otros, intentar iniciativas novedosas y con riesgo pero capaces de promover el avance de nuestro mundo. Regresar al pensamiento industrial catalán que miraba el largo plazo cuando pensaba en la generación de una industria. Ahora existen nuevos sectores, atractivos, para destinar esfuerzo y dinero, el ecológico- agricultura, alimentación, residuos, nuevos materiales, con una industria incipiente que debe desarrollarse mucho más, el tecnológico, el energético basado en nuevas fuentes ya que pronto las tradicionales quedarán obsoletas y otros muchos que nos abren nuevos horizontes.

Esta situación nos advierte que vivíamos en un mundo añejo y debemos, con ilusión, imaginación y esfuerzo, entrar en otro mundo diferente, más de acuerdo con el futuro que con el pasado.

comentariosforum4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 4
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Nicaso
A Favor
En Contra

Lógicamente que es inducido, para eso está la publicidad. Lo que ocurre es que gran parte de la gente carece de criterio propio. Los polí­ticos lo saben bien y para ser elegidos prometen lo mejor de lo mejor.

Puntuación 3
#1
javi
A Favor
En Contra

Pasad el corrector.

Puntuación 0
#2
John
A Favor
En Contra

Entonces, la solución para el Estado y el estado del estar bien, junto a las pensiones, los funcionarios, los políticos y los más de 3 millones de parados es, consumir menos, pagar menos iva, aumentar la presión de los impuestos por no hacer nada, tasas, ibis, irpf, cerrar negocios, enviar más gente al paro, vaciar los locales y entregarle el bastón de mando a Amazon (vaya favor que le hizo el Pedro al darle la exclusiva en las ventas durante el confinamiento, eso no se paga con dinero).

En una palabra reducir la actividad económica ya que no genera beneficio en la situación actual.

Pues eso ya lo hemos hecho al encerrarnos en casa. Y no parece que haya ido mal para el ahorro. ¿Ponemos otros dos mesecitos en lista a ver si definitivamente se arregla?.

Puntuación -1
#3
JUAN
A Favor
En Contra

Es verdad, mi cocina también es de inducción.

Puntuación 0
#4