Banca y finanzas

Villarejo pinchó ilegamente teléfonos a toda la banca española para BBVA

  • Las conversaciones pinchadas se produjeron del 4 al 8 de enero de 2005
El excomisario Villarejo. Foto: Efe.

El excomisario José Manuel Villarejo espió de forma ilegal llamadas de toda la banca española para BBVA. Los pinchazos telefónicos que realizó el expolicía entre finales de 2004 e inicios de 2005, con el objetivo de boicotear el asalto de Sacyr al banco, no se limitaron a altos cargos del entonces Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y a relevantes empresarios, como Luis del Rivero o Juan Abelló. El exinspector también realizó escuchas a los grandes bancos del momento, como La Caixa, Banco Sabadell, Caja Madrid, Banco Popular, Banesto, Bankinter o Unicaja, tal y como se refleja en el listado de llamadas de la documentación de Villarejo sobre los trabajos realizados para BBVA a la que ha tenido acceso elEconomista.

La información del caso Trampa, nombre con el que el exinspector bautizó los trabajos que hizo para BBVA, incluye una lista de 5.234 llamadas intervenidas entre las 7:51 horas de la mañana del 4 de enero de 2005 y las 0:05 horas de la noche del 8 de enero de ese mismo año. Las comunicaciones que presuntamente se espiaron abarcan tanto a bancos nacionales como internacionales con sede en España, es decir, Barclays, ING, Deutsche Bank o HSBC.

Entre las entidades españolas a las que se pincharon llamadas también estaban Banco Valencia, Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), Banco Urquijo, Cajastur o Banco Etcheverria. Las intervenciones telefónicas, además, incluyeron a una veintena más de cajas, como Caja Provincial de Ahorros de Jaén, Caja de Arquitectos, Caja Rural Provincial de Navarra, Caja General de Ahorros de Canarias, Caja de Badajoz, Caja de Ahorros de Granada, Caixa de Girona, Caja Provincial de Toledo o Caja de Ahorros de Vigo, Orense y Pontevedra.

Al margen del listado de bancos interceptados, el exinspector también realizó escuchas a la patronal de las cajas, a la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA) y a la propia Agencia Tributaria.

La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, defendió este jueves, durante la presentación de los resultados de 2018 de la entidad, la gestión del ahora presidente honorífico de BBVA, Francisco González. Dancausa aseguró que González ha sido un "banquero modélico". "Ha llevado las riendas de BBVA de manera impecable. Ha sido uno de los que ha liderado la transformación del sector", indicó, a la par que recordó que, a día de hoy, "nadie le ha condenado". Entre las llamadas espiadas, también aparecen de Bankinter.

Organización "parapolicial"

El exinspector Villarejo pinchó más de 16.000 llamadas telefónicas en el marco de los trabajos que realizó para BBVA. Entre los espiados estuvieron el entonces director de la Oficina Económica de La Moncloa, Miguel Sebastián; la exvicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega; el exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Rodrigo Rato, el copresidente de BBVA, Emilio Ybarra o el exvicepresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Carlos Arenillas.

Además, también se controlaron las comunicaciones y movimientos del expresidente de Sacyr, Luis del Rivero; y del entonces accionista de la constructora, Juan Abelló. El equipo del exinspector de la Policía también investigó a antiguos altos cargos de BBVA, como Jesús María Caínzos, exvicepresidente del banco, y Gregorio Marañón, exconsejero del mismo.

El magistrado titular del Juzgado número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, que investiga las actividades del excomisario dentro del caso Tándem, apuntó en un auto conocido este miércoles que Villarejo tuvo que usar de forma "espuria" los recursos del Estado para poder llevar a cabo las masivas escuchas telefónicas. Asimismo, considera que el exinspector montó una red parapolicial para llevar a cabo los trabajos. El juez señaló que el excomisario actuó como una organización criminal del que él era "el jefe".

A pesar de que la investigación principal sobre Villarejo se engloba dentro de Tándem, la Audiencia Nacional abrió el pasado mes de junio una pieza separada y secreta sobre los contratos de BBVA con el inspector para espiar a la asociación de consumidores Ausbanc y, este mes de enero, ha abierto una segunda pieza al banco por las escuchas telefónicas y los seguimientos a políticos y altos cargos del Estado.

Según concluyó Villarejo, en uno de los informes finales sobre la operación Trampa, la trama culminó con éxito, puesto que uno de los motivos por los que Sacyr y el Gobierno del PSOE dieron marcha atrás en el asalto a BBVA fue por el temor de que salieran a la luz determinadas facetas de la vida personal del denominado grupo hostil.

El exinspector también amenazó a un exaccionista de Sacyr, José Manuel Loureda, con revelar información sobre su familia si no forzaba al resto de accionistas de la constructora a abortar la compra de una participación relevante de BBVA.

El exministro Miguel Sebastián fue uno de grandes espiados. Villarejo llegó a reunir varios documentos sobre su vida sentimental, además de intentar captar a una persona cercana como topo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud