Banca y finanzas

BBVA-Sabadell concentraría el mayor censo de pymes y empresas en España

  • Trabajaría con el 66% de las compañías con facturaciones de 1 a 100 millones
     

El grupo surgido de la fusión entre BBVA y Sabadell lideraría el mercado en términos de relación con empresas medianas y pequeñas: trabajaría con el 66,2% de las compañías con facturaciones de entre 1 y 100 millones de euros y con el 40% de autónomos y microempresas (negocios con ingresos de hasta 2 millones). Daría el sorpasso a CaixaBank, que ya opera con el 65,2% y 37,6%, respectivamente, y a Santander, con el 56,5% y 22,8%.

Son estimaciones del Grupo Inmark, consultora que toma el pulso a la actividad financiera de forma regular y cuyos informes son utilizados como referencia por el sector. En este caso mide con qué entidades trabajan los negocios en base a 2.405 encuestas para el estudio sobre las compañías mayores y 5.038 para averiguar las relaciones de autónomos y microempresas, frente a las 1.000-2.000 entrevistas que suelen realizarse para, por ejemplo, encuestas de intención de voto en elecciones.

En la propia formulación de la oferta, BBVA destacó la complementariedad de franquicias por la notable posición de Sabadell en el mundo empresarial y especialmente en pymes, junto a otros factores como la posibilidad de aprovecharse de las economías de escala para, por ejemplo, ahorrar costes asociados a las plataformas informáticas.

Las compañías suelen trabajar con diferentes bancos y de ahí también las grandes posiciones de las principales entidades. En caso de fusiones esta situación puede correr en contra, con una pérdida de actividad. Ocurrió, por ejemplo, con la absorción de Popular. Santander mejoró su posición en el mundo de pymes, pero el negocio y la clientela integrada en primera instancia sufrió un ajuste por esa decisión de los negocios de diversificar sus relaciones y la financiación entre varios bancos o por la necesidad de las propias entidades financieras de reducir peso con el mismo cliente.

La unión de Sabadell y BBVA crearía el segundo mayor banco del país después de Santander, con más de 656.000 millones de euros en activos en este mercado y 1,03 billones a escala mundial, y concentraría además un 25,56% del crédito en España, ligeramente por debajo de CaixaBank. Sin embargo, la operación acentuaría la concentración, ya que dejaría casi el 80% del crédito en manos de los tres grandes: BBVA-Sabadell, junto a CaixaBank y Santander.

Es esa aceleración de la concentración uno de los argumentos del Gobierno para posicionarse en contra de la operación por miedo a que merme la competencia y anticipar queno aprobará la fusión, junto a los riesgos que advierte de cohesión territorial y de exclusión financiera. Frente a eso, el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, apuntó la semana pasada que"la concentración no siempre es la mejor métrica para medir la competencia bancaria". El BCE tendrá que aprobar la operación y no se espera un veto porque su foco lo pondrá en garantizar que el nuevo grupo sea solvente y no entrañe riesgos para la estabilidad financiera.

Riesgo de concentración

La presidenta de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), Cani Fernández, también ha señalado que "más bancos no suponen un mayor nivel de competencia", aunque ha avisado de que el nuevo grupo tendría que asumir medidas como ocurrió con la integración de Bankia en CaixaBank o de Liberbank en Unicaja.

Para medir si falla la competencia se utiliza el índice Herfindahl-Hirschman (IHH), situado a finales de 2022 en 1.327 puntos según datos del BCE y que casi triplica el existente antes de la pandemia por ese proceso de concentración vivido. Si prospera la unión BBVA-Sabadell, el índice subirá a un rango de 1.553 puntos, muy superior al de mercados como Alemania (326), Francia (606 puntos), Italia (760) o Portugal (1.204 puntos).

Un informe de Analistas Financieros Internacionales (AFI) relativiza los problemas porque BBVA y Sabadell no son líderes en ninguna comunidad autónoma por la alta posición de las antiguas cajas y las cajas rurales. Estima que el mayor problema se localizará en Cataluña, donde el IHH añadiría 589 puntos y superaría los 2.500; y en Galicia y Baleares, donde rozaría esos 2.500 puntos. Sin embargo, recuerda que la CNMC no impuso a CaixaBank cierres en regiones con mayor represencia sino garantías de que no abandonará localidades donde solo está su sucursal para evitar exclusión financiera.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud