Banca y finanzas

Bizum busca socios para salir de España y ser un actor paneuropeo en pagos

Un usuario de Bizum. Istock

Bizum busca socios para salir de España y convertirse en un actor paneuropeo en pagos. Tal y como confirman a elEconomista.es fuentes al tanto de estos movimientos, el gigante de las transferencias instantáneas de cuenta a cuenta quiere adelantarse a su competencia y dar un paso adelante en su internacionalización con la mirada puesta en poder llegar a ser el Visa o Mastercard de esta parte del negocio, tratando de romper el histórico duopolio del mercado internacional. De hecho, el propio Banco Central Europeo (BCE) aboga por la ruptura de este duopolio.

Para ello, según las mismas fuentes, exploran dos vías: por un lado, la búsqueda de partnerships o acuerdos con otras soluciones similares en otros países –al estilo de los que anunciaron hace unos meses con Italia y Portugal– y, por otro, salir a operar directamente en nuevos mercados, con el foco en el medio plazo en algunos que ya son importantes para las entidades españolas, como es el caso de varios en Latinoamérica. Todo ello en un contexto en el que los diferentes actores del sector tienen claro que los pagos instantáneos tienen gran recorrido de crecimiento de cara a los próximos años. Para conseguirlo, la interoperabilidad entre mercados es esencial y todavía queda camino por recorrer para conseguirla.

Más allá de la intención de llegar a mercados claves dentro de la zona euro, el salto que realmente es relevante para Bizum sería la llegada a estas terceras geografías en las que entidades que están presentes en su accionariado –como Santander, BBVA o Sabadell– tienen una presencia relevante. Es el caso de México, donde copan un porcentaje amplio del mercado, o Brasil, que ya cuenta con métodos similares a Bizum en operación. Fuentes del sector financiero apuntan a elEconomista.es que la dificultad de este paso tiene que ver con los cambios de divisa, pues no se trata solo de una transferencia inmediata, también tiene que tener en cuenta esta variable. Así, para dar este paso en esta dirección, sería interesante la unión de un socio especializado en esta materia, entre los que destacan grandes nombres como Ebury –que también tiene capital de Santander como ocurre en el caso del propio Bizum–, si bien las fuentes consultadas ven este movimiento como algo más a medio-largo plazo.

Los datos de Bizum

Con estos planes sobre la mesa, Bizum sigue creciendo en España. Los pagos instantáneos dispararon en 2023 el número de operaciones, registrando 940 millones, un 23,3% más que el ejercicio anterior. Pero no solo crecen en número, también en importe, pues este se elevó hasta los 51.000 millones de euros, un 25,3% más que en 2022. Así, seguirá creciendo este año en el que esperan superar la barrera de los 1.000 millones de operaciones. Del mismo modo, había aumentado el número de comercios que utilizan este sistema de pago en un 19% en lo que va de año hasta superar los 50.000 millones. En transacciones, los usuarios de Bizum realizaron más de 20 millones de compras online hasta septiembre, un 33% más que en 2022.

Las compras online con Bizum, el otro gran vector de crecimiento de la compañía como medio de pago, se duplicaron respecto a 2022, alcanzando 30 millones de compras, con un valor asociado de alrededor de 1.650 millones de euros. En el caso de los meses de noviembre y diciembre, se superó la media de 120.000 compras diarias. Además, en este ámbito, también se batió el récord de compras con el servicio de pago en un solo día, con 218.000 compras en un momento clave para el comercio como es el Black Friday.

Una treintena de entidades financieras se han sumado al servicio Bizum desde su nacimiento. Más allá de las grandes marcas que ayudaron a su creación y están en su accionariado, algunas de las últimas incorporaciones son, de acuerdo con la memoria de 2022 –última disponible– las digitales N26, Bancofar (Grupo Banco Caminos), y Andbank. Esta última es la primera entidad no española que se incorporó a Bizum, lo que permite su extensión a un nuevo territorio, Andorra. Después también lo haría Revolut y Morabanc.

Regulación

Estos números seguirán aumentando en los próximos años. Tanto es así que la regulación de este tipo de movimientos de dinero también se está transformando a nivel europeo. El último de ellos se produjo el pasado mes de febrero, cuando se aprobó la nueva normativa SEPA que exige que estas transferencias instantáneas se hagan efectivas en un tiempo máximo de diez segundos.

Esta normativa, aprobada con 599 votos a favor, siete en contra y 35 abstenciones, señala que los cargos aplicados por este tipo de transferencias no pueden ser superiores a los cargos aplicados a las transferencias de crédito "no instantáneas" en euros.

Los Estados miembros cuya moneda no sea el euro también tendrán que aplicar las normas, si bien el periodo de adaptación de esta regulación será mayor que en el caso de la moneda única.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud