Banca y finanzas

Bankinter vende a KRUK 60 millones en crédito moroso de su financiera

Bankinter avanza en la limpieza del balance con ventas de activos dañados. Su financiera Bankinter Consumer Finance ha adjudicado una cartera de préstamos al consumo y tarjetas, en su mayoría fallidos, a Invest Capital Malta, perteneciente al grupo especialista polaco en recuperación de deuda KRUK. Se trata del porfolio Jábega, con activos por un valor bruto de 59 millones de euros, según fuentes del mercado.

La transacción se suma a las, al menos, dos ventas efectuadas por el mismo banco este año. Bankinter ha colocado el Proyecto Maui y el Proyecto Kona, con una exposición conjunta cercana a los 340 millones de euros brutos. Las transacciones, asesoradas por GBS Finance, se las adjudicó el fondo inglés LCM Partners (Link Financial) e incluyen 280 millones de euros brutos en créditos sin garantía (Maui) y más de 60 millones en préstamos sobre establecimientos y naves industriales (Kona).

Mercado principal


KRUK se ha revelado a su vez como uno de los operadores más activos este año en la adquisición de deuda morosa sin garantía. La firma polaca de gestión de cobro de deuda se quedó antes del verano dos de las operaciones más grandes lanzadas por la banca con este tipo de deuda: un subtramo del Proyecto Twister de CaixaBank y otro del Proyecto Nairobi de BBVA.

En el primer caso, se asignó una cartera de préstamos morosos con particulares y pymes con un valor nominal de 315 millones (otros 330 millones se los adjudicó Link Capital Management), mientras que BBVA adjudicó a KRUK un porfolio de 427 millones en financiación también sin garantía, y a Cerberus una subcartera de 250 millones en créditos con pymes, que gestionará GCBE (antiguo Gescobro). La compañía polaca proyecta invertir este año alrededor de 175 millones en compras de carteras de deuda en España, mercado que se ha colado así entre los principales destinos de su inversión.

La banca se ha volcado en soltar lastre a lo largo del ejercicio ante la convicción de que subirían los impagos por el encarecimiento del coste de la vida con la inflación y la subida vertical de los tipos de interés. La consultora Atlas Value Management estima que este año se cerrarán operaciones con 25.000 millones brutos de volumen, de las que un 67,30% serán con créditos sin garantía, similares a la operación que cierra ahora Bankinter.

Al mercado han salido carteras de la mayoría de bancos (Santander, BBVA, CaixaBank, Bankinter, Sabadell, Abanca, Unicaja y Cajamar), de filiales financieras suyas y de El Corte Inglés y Carrefour, y de otros jugadores como la Sareb, Cofidis, Blackstone, Axactor o la banca de inversión de Deutsche Bank.

Bankinter ha recurrido a estas transacciones desde hace años para acelerar el saneamiento del balance como el resto del sector, pero sin necesidad de efectuar las milmillonarias ventas de otros bancos gracias, precisamente, a la alta calidad de su cartera. Incluso en 2013, cuando la morosidad del sector llegaba a dos dígitos, en Bankinter se mantenía en el 4,99% y no tuvo que carterizar de manera masiva el ladrillo para sacarlo del balance como el resto de la gran banca. Al cierre de septiembre apenas tenía un 2,19% de morosidad y una exposición de apenas 96,33 millones de euros en activos adjudicados.

Morosidad limitada al 2,19%

El banco mantenía en el 2,19% la tasa de morosidad al cierre de septiembre frente al 2,10% de un año antes y muy por debajo del 3,60% del conjunto del sector. En cartera tenía 1.833 millones de euros en financiación dudosa -tres cuotas mínimas sin cobrar- y 2.683 millones como dudosos subjetivos o 'Stage 2' (al corriente de cobro, pero vulnerables). Cuenta con una hucha en provisiones que cubre al 66% dichos riesgos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud