Banca y finanzas

Unicaja gana 285 millones hasta septiembre, un 4,9% más que en 2022

  • Se queda por debajo de las expectativas de los analistas, que anticipaban 300 millones
Una sucursal de Unicaja.

Unicaja gana 285 millones hasta septiembre, un 4,9% más que en 2022. Así lo ha comunicado este mismo lunes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La entidad que encabeza Isidro Rubiales desde hace unas semanas vio impulsado su margen de intereses en un 25,4% interanual hasta los 973 millones por la subida de tipos de interés, pero las cifras se han visto impactadas por la venta de carteras de NPLs, lo que le han llevado a quedarse por debajo de las expectativas de los analistas.

El resto de márgenes también mejora interanualmente. En el lado del de clientes, se produjo un aumento de 121 puntos básicos, hasta el 2,61%. El margen bruto subió un 5,9%, el margen de explotación antes de saneamientos se incrementó un 14,4%, y el resultado de la actividad de explotación lo hizo en un 25,4%.

Por su parte, la ratio de eficiencia -descontando el efecto del gravamen a la banca- mejoró en un año en 6 puntos porcentuales, hasta situarse en el 45,9%. En el lado del capital, el CET 1 fully loaded aumentó en 1,2 puntos porcentuales sobre septiembre de 2022, hasta el 14,2%. Los niveles de liquidez se mantienen elevados, con unas ratios NSFR del 147% y LCR del 259%.

La entidad ha continuado con la política de contención de costes tras la fusión con Liberbank, con un descenso de los gastos de personal del 4,9% "tras materializarse las sinergias derivadas del 100% de los cierres de centros previstos y el 94,8% del ajuste de plantilla", apuntan desde el banco. El pasado mes de abril, y antes incluso de que se cerrase la lucha de poderes interna que terminó con la salida de Manuel Menéndez del puesto de consejero delegado, Unicaja ya puso sobre la mesa la posibilidad de lanzar un nuevo expediente de regulación de empleo (ERE) para mejorar la rentabilidad de la compañía.  Y es que el RoTE (rentabilidad sobre activos) ha crecido en 1,8 puntos porcentuales en el último año hasta alcanzar un 5,7%, pero se queda todavía muy lejos del resto del sector e, incluso, del coste de capital al que debe hacer frente.

Pese a todo ello, la entidad sigue acusando el impacto del impuesto extraordinario a la banca. Este gravamen, que ahora podría convertirse en permanente, supuso un cargo en las cuentas del primer trimestre de 63,8 millones, que han llevado a la entidad a arrastrar sus consecuencias hasta casi el final del ejercicio. De no ser por este impacto, el beneficio de enero a septiembre habría ascendido a 349 millones, un 28,4% más que en 2022. 

Balance estable

Unicaja redujo los recursos de clientes en balance en un 4,9% en el año, mientras que incrementó los que se colocan fuera de él (principalmente seguros y fondos de inversión) en un 3,2%. 

En el lado del activo, la inversión crediticia se redujo en un 7,1% interanual motivada por la baja demanda, el incremento de amortizaciones anticipadas, además de una mayor concentración de vencimientos de préstamos con aval del ICO concedidos durante la pandemia.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud