Banca y finanzas

El nuevo crédito hipotecario acelera su desplome y cae el 17,8% en marzo

  • Las renegociaciones de préstamos se triplican para limitar el impacto del euríbor
  • El 'stock' financiado empezó a menguar cuando el BCE inició el alza de tipos en julio

La concesión de hipotecas acelera su desplome. La nueva financiación para adquisición de vivienda ascendió a 5.340 millones de euros durante el mes de marzo, lo que supone una caída interanual del 17,84% y encadenar cuatro meses a la baja donde el desplome ha ido de menos a más (en enero y febrero se había reducido un 8,1 y 17,5%, respectivamente). El declive acumulado deja un trimestre con disminuciones del 15% que no se venían desde que la pandemia del Covid paralizó las operaciones.

Las estadísticas del Banco de España ponen números a la tensión introducida en el mercado inmobiliario por la subida de tipos de interés.

En la última encuesta de préstamos bancarios del Banco Central Europeo (BCE), la banca europea avisó precisamente de un desplome histórico por el retraimiento de la demanda esperada durante el primer trimestre ante precios cada vez más elevados y fueron las entidades españolas las reportaron, de hecho, uno de los mayores retrocesos de la Unión Europea.

Las entidades atribuyeron el hundimiento de la solicitud de operaciones a la "baja confianza" de los consumidores, las débiles perspectivas del sector inmobiliario", junto a unos precios crecientes con el cambio de política monetaria.

En términos de precios el panorama ha mutado de forma abrupta. El euríbor abandonaba en la primavera del pasado año la zona negativa en la que había transitado durante años y tras marcar un mínimo histórico en el -0,502% al cierre de 2021, para dibujar una figura creciente que sellaba el ejercicio encaramado en el 3,018%.

El pasado mes de abril su cota alcanzaba el 3,76% y en mayo ronda el 3,82%, mientras que el BCE ha situado el precio del dinero en el 3,75% y mantiene abierta la puerta a nuevas alzas para corregir la inflación.

Aunque su traslación a las hipotecas arrastra un retraso de entre y dos y tres meses por el propio proceso de suscripción de los préstamos, el precio de los nuevos préstamos ha escalado en el mismo tiempo desde un 1,50% TAE en cierre de 2021 al 3,73% el pasado mes de marzo. Bajo este contexto, la propia banca auguraba durante las recientes presentaciones de resultados un descenso anual de entre el 30 y 35% en la financiación nueva hipotecaria ante el menor apetito.

Pero el negocio se achica a más velocidad de la esperada porque los hogares ya endeudados están amortizando préstamos a un ritmo superior como solución para mitigar la subida de los precios.

El stock hipotecario tocó un techo en 516.242 millones de euros en julio del pasado año desde que enderezó su avance tras el paréntesis de la pandemia y no ha dejado de menguar desde entonces. A cierre de marzo las entidades tenían 505.193 millones prestados en hipotecas, cifra un 2,14% inferior a dicho pico y que ha corregido más de la mitad de ese retroceso en apenas tres meses (el saldo se reduce en 11.049 millones en el periodo y 5.764 millones tuvieron lugar desde finales de 2022).

Con el cambio de ciclo y buscando alivios en la cuota de amortización proliferan también la renegociación de las condiciones. Durante el primer trimestre del año casi un 8% de la nueva concesión eran renegociaciones de hipotecas, por una cuantía total de 1.018 millones que triplica los 311 millones del periodo comparable del año previo.

En empresas, la nueva concesión experimentó una caída también del 6,75%, con 32.261 millones financiados, pero con una evolución dispar en función del tramo financiado. Su retroceso obedece a una disminución del 18,97% en las operaciones superiores al millón de euros, normalmente asociadas a grandes compañías, mientras que subió un 10,69% en transacciones de hasta 250.000 euros y un 8,55% cuando oscila entre ambos importes.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud