Banca y finanzas

Las hipotecas contratadas antes de 2009 se firmaron a tipos superiores al euríbor actual

  • La banca ofrece soluciones para "capear" dos años de tipos altos como alargar el plazo fijo inicial

El revés de la subida de tipos de interés se produce por su abrupto avance ya que basta mirar estadísticas para comprobar que antes de 2009 se movían en cotas similares o, incluso, superiores. Esa referencia anima a pensar que los ciudadanos con préstamos firmados hace 14 años o antes sortearán sin apuros el actual escenario siempre que su presupuesto no se haya comprometido en exceso desde entonces.

"No estamos en una situación de tipos casi imposible. Nos habíamos, de alguna manera, mal acostumbrado. Lo que pasa es que ahora es muy empinada la cuesta", repara el catedrático de Análisis Económico de la Universitat de València y director de estudios financieros de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), Santiago Carbó.

Se declara, de hecho, "razonablemente optimista" sobre la situación, pese a mantener reservas de que haya riesgos al alza en morosidad o que "los costes financieros vayan detrayendo recursos de la actividad económica y del crecimiento" si la inflación no se reconduce pronto con las medidas adoptadas por el BCE.

"En 2008 rebasó el 5% (el euríbor). Además, en términos reales, sigue estando en valores negativos", agrega el director adjunto del Ivie y catedrático de Economía de la Universidad de Valencia, Joaquín Maudos, convencido de que, si no hay sustos con la inflación que exijan más intervención en política monetaria, se sorteará bien el bache.

"Si la recuperación económica se afianza (y así lo parece por las revisiones al alza de esta semana de las previsiones de crecimiento del Banco de España) eso es una buena noticia para el empleo, que es la variable clave que alimenta los ingresos para hacer frente a la hipoteca", resalta.

El socio de Accuracy, Enrique Reina, señala como positivo que el mercado hipotecario "ha venido aumentando la proporción de crédito a tipo fijo (inmune al euríbor), el 75% de nuevas hipotecas caen en esta categoría" y "la inflación ejerce un efecto positivo para los prestatarios en términos reales" sobre las mismas, "ya que el valor económico de la deuda se reduce".

El desafío, en opinión de expertos y de la propia banca, es superar el pico de 2023 si, como se espera el BCE deja los tipos estables o los suaviza cuando el IPC se diluya hacia las cotas de alrededor del 2% fijadas como objetivo para su política monetaria. Esta percepción alienta a que las entidades financieras hayan comenzado a ofrecer soluciones personalizadas de manera más o menos activa para ayudar a sus clientes a superar los apuros del pico en el euríbor.

Subrogación gratis

"Algunas entidades están ampliando a 24 meses el tramo fijo de sus hipotecas variables con el fin de atraer a más clientes y de alguna manera capear dos años de subida del euríbor", desvela Laura Martínez, desde iAhorro, portal especializado en la contracción de productos financieros de diferentes entidades.

Desde el portal recuerdan al hipotecado "buscar mejorar su hipoteca mediante la subrogación o la cancelación y apertura de nuevo préstamo" y aconsejan hablar con su entidad y "negociar un cambio de condiciones por lo menos hasta que el indicador se estabilice un poco". "Cabe recordar que los costes por subrogación durante todo este 2023 son gratis lo que tiene que animar a los hipotecados a mirar el mercado y encontrar una mejor opción", recuerda.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud