Banca y finanzas

Álvarez (Santander): "Buscaremos soluciones para que familias y empresas puedan pagar sus créditos"

  • El grupo provisionará 1.400 millones en el año por la incertidumbre económica
  • Rechaza cambiar la política de dividendo pese a los mensajes de los supervisores
  • Señala que se llegarán a un acuerdo con los sindicatos "como siempre"
El consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez.

El consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez, aseguró que el grupo buscará soluciones para que cualquier cliente, ya sean particulares o empresas, que afronten complicaciones para pagar sus hipotecas o créditos por la subida de tipos y la alta inflación pueda afrontar sus obligaciones. Álvarez explicó durante la rueda de prensa de resultados del tercer trimestre del año que al margen de las negociaciones con el Gobierno para buscar soluciones a las familias más vulnerables, el banco tiene el "espíritu" de solucionar los problemas de los clientes, ya sean de rentas bajas, medias o altas. Al margen de que haya acuerdos específicos, en referencia a la actualización del Código de Buenas Prácticas en la que trabajan patronales bancarias y Ejecutivo, aseguró que se tratarán de solucionar las dificultades independientemente de si los colectivos están o no en ese acuerdo.

No obstante, el banquero aseguró que de momento las repreciaciones ya hechas en las hipotecas no son tan relevantes, ya que en octubre se han hecho con el euríbor a doce meses de julio que estaba en el entorno del 1%. Así, explicó que las mayores subidas en las cuotas se verán a partir de noviembre, con un euríbor cercano al 3% y lo que resta de año. A lo que matizó, que las repreciaciones van afectando de forma progresiva a una doceava parte de la cartera. El portfolio de hipotecas del Santander está en un 75% a variable, que son las hipotecas más antiguas, y un 25% a fijo, tras el impulso de este interés en los últimos años.

Al respecto, señaló que la mayoría de las hipotecas variables son viejas y por tanto no prevé efectos graves en los clientes, ya que es en la primera parte de la vida del préstamo donde se pagan más intereses. "Los problemas siempre surgen con las hipotecas nuevas o si hay desempleo, pero ahora mismo no tenemos un escenario de diferencia material en el desempleo", dijo.

Álvarez apuntó que se ha dado una ralentización en la demanda de hipotecas, como ya señaló este martes la Encuesta de Préstamos Bancarios publicada por el Banco de España, porque la situación del mercado es otra, ante la incertidumbre, la subida de tipos y la inflación. El consejero delegado señaló que en España no ha habido una subida de precios tan fuerte como otros países del centro de Europa o como en EEUU, pero los costes han subido mucho en el inmobiliario y los promotores ya avisan de que no encuentran demanda al coste que ellos tienen.

Del laso del pasivo, aseguró que la oferta de depósitos del banco irá evolucionado con el tiempo. El banquero apuntó a que los depósitos a plazo desaparecieron en los últimos años y el ahorro se fue a las cuentas corrientes y a los fondos, donde siguen estando. No obstante, señaló que la oferta de fondos tipo monetario ya empieza a ofrecer rentabilidades atractivas, la del Santander cerca del 2%, y la oferta del pasivo "se irá normalizando".

Mayores provisiones

Álvarez detalló que el grupo ha aumentado hasta septiembre las provisiones en 1.100 millones de euros ante la situación macroeconómica de incertidumbre. De ese volumen, 200 millones corresponden al negocio en España; 300 millones, a Reino Unido, y 500 millones a EEUU. Según el ejecutivo, las provisiones continuarán aumentando hasta final de año y se dotarán unos 300 millones de euros más hasta diciembre, si no hay cambios en el escenario macroeconómico sobre el que trabajan.

Respecto al impuesto a la banca que ha propuesto el Gobierno y está en trámite parlamentario, ha evitado pronunciarse, aunque cuestionó que se grave sobre los ingresos y no sobre los beneficios.

Por otro lado, y ante los mensajes tanto del Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de España al sector de que sean prudentes en la política de provisiones y de dividendo, el banquero señaló que la política de dividendos ya está establecida, con un reparto del 40% del beneficio con el objetivo de incrementarlo al 50% en el medio plazo y no tienen intención de cambiarla.

Finalmente, sobre las negociaciones de las patronales bancarias con los sindicatos, que exigen una mejora de salarios ante la alta inflación, apuntó que el sector siempre llega a acuerdos con los sindicatos. "El año que viene hay elecciones sindicales y a mitad de año tendremos que sentarnos a ver el convenio, que es lo importante. Supongo que llegaremos a un acuerdo como siempre", dijo.

Valoración de su etapa de CEO

Álvarez dejará su cargo de consejero delegado a cierre del año, después de ocho años, y le relevará Héctor Grisi. El banquero señaló que no se irá con una espina clavada por la peor evolución de la acción frente a los bancos españoles porque el Santander es distinto ya que tiene un negocio más diversificado. "La llevaría si el banco no tuviera unas posiciones muy buenas y no estuviera en situación de generar resultados crecientes. Los inversores tienen que valorar esto y tarde o temprano lo harán. No somos comparables a los demás bancos, tenemos dinámicas diferentes y más dimensión. Si tu rentabilidad es superior y beneficio también, la acción se recuperará", apuntó.

Respecto a Grisi, dijo que ya trabaja con él de forma continua. El banco presentará su nueva hoja de ruta el 28 de febrero y el que será nuevo consejero ha estado en la concepción y el desarrollo de la misma ya que la tendrá que ejecutar.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments