Jesús Vidán

Abogado laboralista
LABE Abogados

Reza el Preámbulo de la recientemente refundida Ley Concursal que el concurso de acreedores se "reivindica como una herramienta fundamental para la conservación del tejido empresarial y empleo". Con esta pretensión, el legislador aspira a configurar el procedimiento concursal como un mecanismo tendente a garantizar no solo la supervivencia de la empresa, sino también la de los vínculos laborales a ella anejos. A pesar de ello, lo cierto es que el concurso de acreedores sigue siendo una figura que genera incertidumbre en torno a las consecuencias laborales que de su declaración se derivan.

Últimos artículos de Opinión
Más artículos de Opinión
María Luisa Sanz