Aragón

Aragón impulsa un consorcio para fomentar la agricultura de precisión en España

Zaragoza

El Clúster de Maquinaria Agrícola de Aragón, que pasa a denominarse CAMPAG, impulsa este proyecto, que ha presentado a la convocatoria de ayudas para grupos operativos de la Asociación Europea para la Innovación en materia de productividad y sostenibilidad agrícolas (AEI-Agri).

El objetivo con este proyecto es la creación del Future Farming Lab para fomentar la agricultura de precisión en España. Para poner en marcha este consorcio, se cuenta con la participación de varios agentes y entidades. Además del Clúster de Maquinaria Agrícola de Aragón, también forman parte el cluster catalán FEMAC, la Universidad San Jorge, Suez Agriculture, la Universidad Pública de Navarra, Sociedad Cooperativa del Campo Nuestra Señora de los Pueyos de Alcañiz, la Cooperativa Agrícola Caja Rural de Artajona (Navarra), la Comunidad General de Regantes del Canal de Navarra, ASAJA Huesca y la Asociación General de Productores de Maíz de España.

El Clúster de Maquinaria Agrícola de Aragón también está impulsando otros proyectos. En concreto, son dos iniciativas para los fondos europeos de Recuperación y Resiliencia centrados en la electrificación de la maquinaria y el uso de nuevos materiales en su fabricación.

Estas líneas de acción se han dado a conocer en el día de hoy en el que el clúster ha mantenido las reuniones de su Junta Directiva y la Asamblea General en la que se ha aprobado una modificación de los estatutos de la asociación de cara a hacer su funcionamiento más operativo y eficaz.

También se ha dado el visto bueno al cambio de nombre, pasándose a denominarse ahora Cluster Aragonés de los Medios de Producción Agrícola y Ganadera (CAMPAG).

La agrupación ha sumado cinco nuevos socios: Agro Intelligent, Infinitia, Magma Composites, Leman y Tornillera Aragonesa.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.