Aragón

El crítico James Suckling encumbra los vinos de Bodegas Langa

Zaragoza

El reconocido crítico estadounidense James Suckling, con gran influencia en los mercados de EEUU y Asia, ha valorado con más de 90 puntos a todos los vinos catados de la familia Langa.

Dentro de los vinos de esta bodega, situada en el término municipal de Catalayud y que tiene viñedos e instalaciones en El Frasno y Torralba de Ribota, destaca el Sekeida Garnacha Iberica 2018, que es el mejor tinto de Aragón con 93 puntos y Pi 3.1415 Garnacha Blanca 2018 que, por su puntuación, se sitúa como el mejor blanco.

El crítico ha explicado en su web que el Sekieida Garnacha Ibérica "es una garnacha viva y muy afrutada que muestra mucho carácter fresco y de bayas oscuras, así como matices de piel de naranja. En boca es pleno y muy intenso, con taninos firmes y cremosos que forman muy bien el vino. Algunas piedras trituradas en el retrogusto".

Por su parte, sobre el vino blanco Pi 3.1415 Garnacha blanca, ha manifestado que "es una garnacha blanca afrutada y enérgica con rodajas de manzana, limón amargo y toques de pera en rodajas. De cuerpo medio a pleno, bonita fruta y un final seco y mineral".

Además, otros vinos han conseguido también puntuaciones superiores a los 90 puntos como el Marco VM 2018, que ha obtenido 92 puntos; el Real de Aragón Garnacha 2018 con 92 puntos; el Pieza El Caldero 2018, también con 92 puntos, misma puntuación que el Real de Aragón Centenaria 2018. Con 91 puntos están el Langa Classic 2018, el PI 3.1415 y Pieza El Coll 2018.

Familia Langa comercializa sus vinos en 36 países de todo el mundo, siendo Estados Unidos, Alemania y Asia donde cuenta con mayor presencia y está adquiriendo mayor relevancia. En la bodega, se apuesta por el 100% de la producción cultivada bajo pautas ecológicas.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.