Aragón

Imascono crea un avatar virtual para automatizar la atención al cliente en espacios físicos

Zaragoza

La empresa de tecnologías creativas y realidad extendida ha lanzado EVA, un asistente virtual que no solo permite automatizar la atención al cliente en espacios físicos para ofrecer una mejor experiencia al usuario durante las 24 horas del día y en tiempo real, sino que también aumenta la productividad de las empresas y ayuda a reducir el contacto directo entre personas, contribuyendo a prevenir la COVID-19.

EVA, acrónimo de Enterprise Virtual Avatar, es el nuevo producto que ha lanzado la empresa aragonesa Imascono con el que se facilita la interacción con los clientes o personas en diferentes espacios físicos.

Una tendencia que ya estaba en auge antes de la irrupción de la COVID-19 de la mano de asistentes como Siri de Apple, Alexa de Amazon o Cortana de Microsoft, entre otros, y que ahora, con la pandemia, se ha puesto más en valor para reducir ese contacto cara a cara en espacios físicos, pero sin tener que dejar de prestar atención.

Gracias a la inteligencia artificial y adoptando forma de avatar, Imascono ha desarrollado EVA, que es una evolución de los asistentes virtuales, dando paso a un concepto más humanizado con la recreación de personas en 3D.

El resultado es un avatar con la función principal de atención al cliente, que es de gran utilidad para oficinas, puntos de retail o eventos, entre otras posibilidades, y que muestra diferentes expresiones corporales y faciales durante la conversación. El avatar también puede personalizarse, eligiendo el género y su forma de vestir, siendo posible incorporar el logo de la empresa en su vestimenta. Incluso, es posible recrear la representación virtual de una persona real.

EVA permite que los usuarios puedan entablar conversaciones virtuales de una forma más natural y próxima a la realidad porque comprende diferentes formas de preguntar y puede mantener el hilo de la conversación.

Además, facilita que las empresas puedan automatizar tareas rutinarias como dar la bienvenida, registrar nuevos visitantes -los datos se digitalizan y se incorporan al CRM-, llamar por teléfono a una persona determinada, ampliar información sobre la empresa o bien resolver dudas.

Precisamente, el avatar contacta automáticamente con personas del departamento correspondiente de la empresa a través de SMS, llamada de teléfono o e-mail para atender las necesidades de las personas y, mientras esperan ser atendidos, invita a hacerse un selfie, compartir en redes sociales o muestra un vídeo con información adicional de la empresa.

Unas funciones con las que la empresa se beneficia de un considerable ahorro de costes, además de mejorar la satisfacción del usuario y aumentar el porcentaje de fidelización de los clientes, ya que este asistente virtual ofrece atención las 24 horas en tiempo real y reduce el tiempo de espera. Esto redunda a su vez en un aumento de la productividad de la empresa.

Además, con la utilización de EVA, se contribuye a reducir el contagio y propagación de la COVID-19, ya que se evita hasta un 80% el contacto humano durante la visita a recepciones o puntos de información. Esto hace que aumente la seguridad de los propios empleados y de los clientes o personas que estén en ese espacio físico.

EVA, además de ser ya un producto lanzado al mercado, se ha convertido en realidad con la utilización de este sistema en las instalaciones del despacho profesional Seico Consultores de Zaragoza, siendo el primero de España en disponer de este asistente virtual.

En este caso, EVA se ha convertido en SAM (Seico Avatar Multimedia), siendo esta su primera versión, y se encargará de recibir a las visitas en las oficinas de este despacho, que ha apostado por esta tecnología para mejorar y automatizar procesos con el fin a su vez de mejorar la calidad de servicio.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.