Actualidad

Abogada y víctima de los alineadores dentales invisibles: "Los casos más graves de esta estafa no están preparados para salir a la luz"

Foto: elEconomista.

Las "clínicas" Dr. Smile (empresa alemana), e Impress (empresa ruso-jordana), ambas del negocio "low cost" de los alineadores dentales invisibles que publicitan sus productos en redes sociales por medio de 'influencers', están en el ojo del huracán. Esto, tras el surgimiento de denuncias de clientes que acusan a estas empresas por incumplimiento de contratos, por negligencias médicas "graves", en el caso de Impress, y de compra involuntaria, en el caso de Dr.Smile. Macrocausas que podrían llegar próximamente a la Audiencia Nacional, mientras un juzgado de instrucción de Madrid se encuentra investigando los casos de los afectados.

Una de las denuncias individuales por "negligencia médica" del negocio de Impress es Beatriz, de 35 años. Al igual que miles de españoles tomó esta opción de los alineadores dentales invisibles por la comodidad de recibirlo en la casa y no tener que ir a una consulta constantemente, por el corto tiempo que dura el alineador, y, aunque no es su caso, porque es altamente "más económico" que los tratamientos de ortodoncia tradicionales.

Esta abogada de profesión, impulsada por la publicidad como ha revelado a este periódico, llegó a parar a la "clínica" Impress ubicada en la calle de Buenos Aires, 2, L'Eixample, Valencia. El lugar donde comenzó su calvario hace más de 5 meses.

"Yo acabé allí por temas de publicidad. Visualmente te da una sensación de estar entrando en una consulta de alguien que te hará un tratamiento médico. Me hacía pensar que estaba frente a una persona colegiada, pero no lo era. Opté por el tratamiento de 2.600 euros. A las tres semanas de llevar el tratamiento, informé que el diente paleto (incisivo central) se me empezaba a mover bastante y la respuesta que me dieron fue que continúe con el tratamiento que no iba a pasar nada", ha señalado la afectada.

Al no soportar el dolor, optó por una segunda opinión de un "verdadero" dentista. Fue el momento en que le dijo que tenía el hueso fracturado y que dejara de usar el alineador. Al hacer caso y dejarlo de usar se le cayó totalmente la pieza dental.

"Ni me devolvieron el dinero, ni me pusieron un implante. Ni ayuda, ni nada. La solución fue: 'ponte un implante y ya continuaremos'. A lo que rechacé la opción de seguir con este tratamiento tras arreglarme el diente", ha agregado Beatriz.

"Intrusismo" por parte de la comercial

La víctima ha declarado que al igual que ella, hay otras personas que han sufrido "negligencia médica" pero que tienen "miedo" de las represalias legales. "Los casos más graves de toda esta estafa no están preparados para salir a la luz. A la gente que incluso tiene la boca destrozada siguen pagando porque les da miedo que los demande y los metan en juicio. Además, tienen que pagar nuevos tratamientos con otros odontólogos, operaciones, implantes. Estas empresas dentales se aprovechan porque la gente no tiene conocimiento jurídico".

Por esta razón, la también abogada, tiene abierta una causa penal por "intrusismo" de parte de la comercial que le atendió. "Esto va a acabar también en juzgado y se va a presentar como acusación particular al Colegio de Odontología. Y luego la vía civil, encargué un peritaje hace un mes y con ello mi abogada ya podrá interponer una demanda civil por negligencia médica. Ahí pediré toda la indemnización del daño", ha señalado.

Los casos de compra involuntaria

El caso de Beatriz salió a la luz en grupos de denuncias a estas supuestas clínicas que se han hecho en Facebook y Telegram. Fue en estos, donde también aparece la historia de Xandra (36), una afectada de la clínica Dr. Smile que denuncia por estas vías que por "haber solicitado información de este tipo de alineadores se le ha endosado una deuda". En otras palabras una "compra involuntaria".

Según ha señalado a este periódico existen dos tipos de afectados por deuda: "Los que seguimos sin pagarla y resguardados con abogados y los que, por miedo, ya que se lo han endosado, se hacen el tratamiento y les dejan mellados". Con ello ha surgido una denuncia colectiva a Dr.Smile.

"En mi caso solo hice la consulta gratuita para pedir información, pero allí ya te cogen los datos. Te llama un comercial diciendo que te va a dar información al respecto de lo que los odontólogos han valorado. Al final te dice que aprietes unos botones, con eso se supone que aceptas el tratamiento. Yo ni siquiera le di, porque me olía raro. Pero da igual… ellos dicen lo contrario. Les pides la llamada o el contrato o lo que tengan para justificar que eso se realizó y nunca me mandaron nada", ha manifestado Xandra.

La víctima ha contado, además, que no ha pagado nada, sin embargo, solo recibe cartas con intereses de demora de una financiera que tiene por nombre BFS.

Imagen compartida por la afectada. Cobro de compra involuntaria.

"Le han vendido mis datos de manera ilegal. Mi caso es de locos, hay cientos como yo. Una compra involuntaria, que para ello usan comerciales que ganan dinero por trato cerrado. El abogado de colegio de odontólogos me dijo que solo la chica que se encarga de recoger mis datos gana 400 euros por paciente, el comercial imagino que por el estilo", ha agregado.

Situación legal y artículo 103 de la Ley de los Consumidores

Beatriz, en su calidad de abogada, ha indicado que existe un incumplimiento de contrato por parte de estas empresas.

"No respetan derecho de desistimiento, aun estando en plazo, las dos empresas se acogen jurídicamente al artículo 103 de la Ley de los Consumidores que dice que 'Los bienes fabricados a la medida no tienen cambio ni devolución'", ha señalado.

"Este artículo no se aplica a nuestros casos ya que este negocio y sus aparatos no son un bien fabricado a medida. Un bien fabricado a medida es un vestido de novia, un mueble de la cocina. Esto es un tratamiento, un servicio de ortodoncia que se prolonga en años. Es imposible que un tratamiento que tiene que ser supervisado durante años se considere un bien, es un servicio de una persona cualificada, por lo tanto no aplica. Este artículo es su excusa, es la base en lo que está hecha toda esta mentira", ha detallado la víctima y abogada.

Una fuente legal del caso al que ha tenido acceso este periódico ha señalado que el Colegio de Odontólogos de Madrid puso una querella hace un año y que se planteó hasta el "cierre de estas clínicas como medida cautelar". Ahora la magistrada, al apreciar indicios de macrocausa, se está planteando "llevar el asunto a la Audiencia Nacional".

"El Colegio aportó decenas de pacientes y luego muchos también han acabado en la causa al remitirlos a la Fiscalía de Madrid que indicó unas diligencias pre procesales que automáticamente tramita y cierra para remitir a cada afectado al Juzgado. Ahora los afectados se están personando poco a poco con sus propios abogados. La magistrada ha solicitado un informe del Instituto de Medicina Legal. Sobre los primeros pacientes que estaban en la denuncia inicial del Colegio de Odontólogos", ha señalado la fuente.

Réplica desde las clínicas

Al respecto, la empresa alemana Dr. Smile ha manifestado a este periódico que: "Lamentamos esta situación. Cumplimos los protocolos y estándares de calidad en el tratamiento de ortodoncia invisible siguiendo las indicaciones de los principales organismos especialistas en odontología y ortodoncia. Hacemos un seguimiento activo de cada tratamiento y atendemos las peticiones de nuestros pacientes, analizamos cada caso de forma minuciosa para ofrecer la mejor experiencia y servicio que se adapte a la necesidad de nuestros pacientes. El éxito de cualquier tratamiento de ortodoncia depende de muchos factores, entre ellos la reacción biológica individual de los dientes del paciente y su participación en el proceso de tratamiento. Desde 2019, año en que Dr. Smile llega a España, más de 30.000 pacientes avalan nuestro tratamiento.

Cuando los dentistas aprueban el Plan de Tratamiento, nos ponemos en contacto con el paciente para seleccionar el tipo de financiación que mejor se ajuste a sus necesidades y entonces se procede a comenzar el proceso de producción de los alineadores invisibles. Los pacientes tienen a su disposición Atención al Paciente para consultar cualquier duda sobre el proceso siempre que lo deseen.

Contamos con el equipo de Atención al Paciente, las visitas presenciales al dentista, además de las consultas online con el equipo médico y el apoyo a través de la app, un proceso que facilita la adherencia al tratamiento ortodóntico. De esta forma, buscamos dar la mejor atención a nuestros pacientes".

Por su parte, Impress ha señalado que: "Cada clínica cuenta con un número de registro sanitario visible al público. Contamos también con equipo médico colegiado en cada centro: en todas las clínicas Impress hay un listado de personal médico (odontólogos, ortodoncistas e higienistas).

Defendemos por encima de todo que el control por parte de los profesionales sanitarios es esencial y las consultas presenciales son fundamentales e insustituibles para el correcto seguimiento y el éxito de cualquier tratamiento dental. Los tratamientos de ortodoncia de Impress los prescribe un facultativo colegiado, presencialmente en una clínica Impress, tras la debida evaluación del paciente y su diagnóstico y realiza su seguimiento hasta el alta del paciente.Impress no dispensa o comercializa alineadores al público a través de internet. Impress ofrece, a través de su red de centros de asistencia sanitaria un servicio médico, no vende productos. En el mercado existen marcas que no tienen clínicas dentales y venden alineadores a través del internet pero Impress no es una de ellas.

Los alineadores invisibles son productos sanitarios personalizados y hechos a medida, porque no se producen masivamente, sino para cada caso concreto, de forma personal e intransferible. Impress colabora con varios laboratorios protésicos de reconocido prestigio, que son quienes producen las férulas plásticas a medida para cada paciente, según la prescripción del doctor.

Por último, con respecto a las denuncias interpuestas que se mencionan en varios medios de comunicación, aclaramos que Impress no tiene constancia de ningún procedimiento judicial abierto por negligencia médica contra su empresa, ni de ninguna denuncia ante la Agencia Española del Medicamento. Entendemos que estas denuncias van dirigidas a otras marcas".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud