Actualidad

Quién es Javier Milei, el candidato a la presidencia de Argentina que quiere quemar el Banco Central

Javier Milei, en el debate de este pasado fin de semana. Foto: EFE.

La primera vuelta de las elecciones presidenciales en Argentina se celebrará el próximo 22 de octubre y casi todas las encuestas dan como favorito a un candidato que hasta hace unos meses era un desconocido fuera del país sudamericano: Javier Milei, candidato de coalición de ultraderecha La Libertad Avanza y sorprendente vencedor de las primarias del mes de agosto.

Economista de carrera, Milei se hizo un hueco durante años en los lugares comunes de la Argentina tras su paso como tertuliano en la televisión nacional. Fue en estas tertulias en las que encontró un escaparate para proyectar una imagen ambivalente: aparentemente desaliñada, histriónica y espontánea (cuando le preguntaron si su melena alborotada era una peluca, dijo que la causa de ese despeinado era 'la mano invisible' de Adam Smith, momento desde el cual se consolidó su apodo de 'Peluca'), pero a la vez medida en casi todos los detalles, probablemente salvo en uno: la incontinencia verbal de un candidato que, a pesar de sus exabruptos, ha logrado atraer a un electorado cansado de la situación política argentina actual.

Hijo de un hogar de clase media (su madre, ama de casa; su padre, un conductor de autobús que más tarde fue empresario), renegó hace años de una familia a la que acusó de malos tratos, un suceso que ha marcado posteriormente su carácter volcánico. Así se ha configurado una persona que comenzó a interesarse en la economía ya de joven y que desde principios de siglo XXI comenzó una intensa labor como catedrático y adscribiéndose de forma leal a la escuela austríaca.

En plena crisis financiera, durante la década de 2010 Milei prosiguió su camino académico en el mundo universitario dando clases, escribiendo libros y ejerciendo de asesor en materia económica para asociaciones privadas, la empresa que gestiona gran parte de los aeropuertos públicos de Argentina e incluso de un diputado nacional exgobernador militar en la dictadura.

Pero, por encima de todo, si Milei tuvo especial esmero durante todo ese tiempo fue por aumentar su presencia en los medios de comunicación. Aunque durante años fue el autor de varias columnas en La Nación, Infobae o El Debate, el momento más importante le llegó en 2016, cuando debutó en una tertulia nocturna de televisión. Ahí 'El Peluca' encontró su sitio: con un estilo salvaje, en el que no faltaban insultos a los rivales e imprecaciones para la clase política, el economista se ganó un hueco en muchos hogares de las casas de unos argentinos hastiados de una crisis que nunca cesa.

De tertulia en tertulia, Milei fue reflejando su pensamiento. El economista se declara "anarcocapitalista" en la teoría y "ultraliberal" y "minarquista" en la práctica, defendiendo el papel más escaso posible del Estado en la vida de los ciudadanos. Esta cosmovisión le ha llevado a defender posturas extremas que le han alineado con los extremos más duros de la ultraderecha y el conservadurismo nacional y mundial. Así, se ha mostrado partidario de recortar al máximo el gasto público, los impuestos y la participación del Estado en la economía, así como a favor de la posesión de armas e incluso del mercado de órganos vitales.

A favor de "quemar", "dinamitar" y hacer "implosionar" el Banco Central

Su aversión a toda participación del Estado palpita en su programa político, en el que defiende la privatización de la gran mayoría de las empresas públicas, la dolarización del peso y la desaparición del Banco Central de Argentina, asegurando que es partidario de dinamitarlo: "Cuando hablo de quemar el Banco Central no es una metáfora, lo quiero dinamitar, pero esto es literal. Es decir, hacerlo implosionar y que queden todos los escombros, para que apenas queden en pie el recuerdo y el daño que nos ha causado", decía en una entrevista a El Café Diario.

Milei ha sacado lustre al manual de estilo de la extremaderecha mundial, vertiendo bulos e informaciones falsas en sus intervenciones y acogiéndose al negacionismo respecto al cambio climático. Por eso no extrañan las fotografías de Milei con Santiago Abascal, líder de Vox, ni sus postulados a favor de las políticas de Jail Bolsonaro en Brasil o de Donald Trump en EEUU.

En este esquema se encuadra un estilo agresivo que viene de la mano con una presencia casi 'punk'. 'El Peluca' es un político que pretende romper en lo ideológico, lo económico y social y con una imagen de marca (a menudo despeinado, con unas patillas más de 'rockero' que de parlamentario) tan medida como pretendidamente abandonada.

Dentro de una tendencia creciente a nivel mundial en la que la pertenencia a la ultraderecha es el nuevo punk como sinónimo de ir a contracorriente, Javier Milei encuadra perfectamente en esa concepción de lo políticamente incorrecto y de un recorrido en contra del discurso de unas élites a las que pretende "sacar a patadas en el culo".

De la tertulia a la política: así se convirtió Milei en candidato a la presidencia de Argentina

Ya reconocido por el argentino medio, Milei decidió en 2019 el paso a la militancia. Lo hizo para integrarse en el Partido Libertario, como no podía ser de otra forma. Desde ese el momento el recorrido fue meteórico: en 2020 anunció su intención de presentarse como diputado nacional y en 2021 lo consiguió. Al año siguiente se presentó como candidato a las elecciones presidenciales y, así lo hizo, dentro de la alianza de partidos que se formó con el significativo nombre de La Libertad Avanza.

Contra todo pronóstico, Milei logró más del 30% de los votos en las primarias argentinas (conocidas como PASO, las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias que determinan qué candidatos irán a las presidenciales) echando por tierra los sondeos de las casas demoscópicas.

Unos sondeos que, ahora mismo, le dan como el principal favorito para ganar la primera vuelta de las elecciones por delante de los candidatos de los dos partidos que representan todo lo que Milei quiere tumbar: por un lado, Sergio Massa, de Unión por la Patria, actual ministro de Economía y considerado heredero del peronista Alberto Fernández; por otro lado, Patricia Bullrich, cabeza de lista de Juntos por el Cambio, coalición del centro derecha tradicional.

La candidatura de Milei, de momento, aguanta bien el desgaste de una larga batalla preelectoral y ha superado con cierta solvencia el debate del pasado fin de semana, en el que los dos grandes rivales del 'Peluca' no pudieron exponer bien sus contradicciones y no sacaron de su sitio al libertario. El gran examen, no obstante, llegará el 22 de octubre, fecha en la que Milei se someterá al escrutinio de los votantes por primera vez como favorito. Esa será la primera gran prueba de fuego del 'Peluca'.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud