Actualidad

Bruselas urge a España a que regule los lobbies y limite las puertas giratorias

  • La asociación española Apri denuncia que "falta voluntad política" para hacerlo
  • Italia, Francia, Alemania o Reino Unido han regulado ya al sector
Una veintena de expolíticos trabaja en algún lobby

La Comisión Europea ha reclamado a España que regule la actividad de los lobbies para evitar que proliferen las puertas giratorias sin control y que se fomente la transparencia en el sector.

En un informe reciente sobre el Estado de Derecho, remitido al Gobierno, Bruselas recuerda que "en la actualidad, la actividad de los grupos de presión sigue sin estar regulada en España" y pide tomar medidas al respecto.

Aunque el Gobierno tiene sobre la mesa una propuesta, la Comisión Europea insiste en hacerlo cuanto antes y asegura, en este sentido, que "un logro esencial de ese proyecto sería el establecimiento de un registro público obligatorio de los grupos de interés".

Definir los lobbies

Para Bruselas, la nueva Ley debería abarcar, entre otros aspectos, "los relacionados con la definición de grupos de interés; los deberes y las obligaciones de los miembros y representantes de estos grupos; un código de conducta aplicable a los miembros de los grupos de presión; limitaciones de las puertas giratorias entre altos funcionarios y grupos de interés, y sanciones".

La petición de la Comisión Europea al Gobierno, que no tiene carácter vinculante, se produce después de una reclamación por parte de la asociación española de los lobbies y firmas de Asuntos Públicos, que lleva años solicitando que se regule al sector y se imponga una mayor transparencia para facilitar su labor. "Hemos quemado todas las balas y al final hemos tenido que recurrir a Europa", explica la directora general de la Asociación de Profesionales de las Relaciones Institucionales (Apri), Irene Matías.

Crecimiento del sector

A falta de regulación, el sector del lobby esta cada vez más consolidado. En los últimos dos años se ha duplicado por ejemplo el número de socios de Apri, llegando ya a un total de 200 profesionales y 21 organizaciones. "Falta voluntad política para regular el sector y con todas las cuestiones que debe aprobar el Gobierno, ahora mismo estamos contrarreloj", resalta Matías.

La directora general de Apri considera que "con el crecimiento de las firmas que se dedican a los asuntos públicos es cada vez más necesario una regulación que fomente la transparencia". De hecho, ya hay ejemplos europeos. Es el caso de países como Italia, Francia, Alemania y Reino Unido, que han dado un paso hacia la legislación. "Está claro que cada país es un mundo; pero España está a la cola nuevamente", reprocha la directiva. "El borrador de ley existe. El Gobierno lo tiene a su disposición; pero no hay voluntad ni consenso", dice.

A falta de apenas un año para que se agote la legislatura, se suma la posibilidad de que "si el Partido Popular llegara a ganar las elecciones del año que viene sería incluso más complicado lograr esta regulación", dicen desde Apri, que consideran que el interés del principal partido de la oposición es aún menor. Y prácticamente las organizaciones coinciden con estas idea, incluso algunas con un gran número de políticos en sus filas, independiente del partido al que pertenecieran. En el informe sobre el Estado de Derecho, la Comisión Europea resalta, al margen de los lobbys, otras cinco prioridades. Entre estas se encontraba la libertad de prensa, reforzar el acceso a la información y la investigación de los casos de corrupción, la renovación del Consejo General de Poder Judicial y la independencia del fiscal general.

Prioridades

De estas prioridades, para Bruselas algunas son fáciles de solventar, sobre todoen el caso de la regulación de los lobbies pues ya existen inlcuso comunidades autónomas que han dado el paso. La primera fue Cataluña. Y después se sumaron Castilla La Mancha, Madrid y la Comunidad Valenciana. Otro de los grandes problemas que destacan desde la organización es quien debería cumplir con este tipo de regulaciones."Todas las actividades de influencia, da igual que seas un lobby, una asociación sin ánimo de lucro o un despacho de abogados. Lobby es todo aquel que intenta influir da igual lo que seas la regulación te debe afectar igual".

Así, Irene Matías resalta la llegada a Apri, recientemente, de la Asociación Española contra el Cáncer que se ha unido también en calidad de grupo de interés. Si bien es cierto que se han hecho informes sobre cual es el lobby "más transparente", esto hoy en día es imposible. "Estar registrado en una comunidad autónoma no significa que seas transparente", reafirma la directora generael de Apri. En España, hoy en día es imposible medir la actividad de los lobbies.

De hecho, muchas de las consultoras que tienen una división de asuntos públicos no desglosan sus cuentas por lo que sus cifras no se pueden comparar. Y eso dificulta además la realización de rankings como los que existen a nivel europeo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud