Actualidad

Lidl proyecta su estrategia navideña bajo un turrón hecho por uno de los mejores chefs del mundo

  • El formato es totalmente rompedor tanto en forma como en sabor
  • Su precio de tan solo 2,49 euros lo deja en un auténtico chollo de manjar
Foto: Lidl.

A falta de un mes para Navidad, la temporada festiva ya ha llegado a la mayoría de comercios con más ímpetu sobre las cadenas de supermercados. En lo que refiere a Lidl, la compañía alemana ha volcado su intento de hacerse con el turrón bajo este mismo producto diseñado por Xavi Donnay, mejor pastelero del mundo en 2020.

No hay Navidad sin turrón como supermercado que no lo oferte más de un mes antes de que llegue el ansiado 25 de diciembre. El producto por excelencia de la recta final de año, con permiso de los polvorones, que más allá de los clásicos formatos de duro o blando ha agrupado una infinidad de variedades, sabores y piezas de las más repetidas a las más exóticas.

Por ello que Lidl se ha metido de lleno en este sector pero con una apuesta digna de su buen trato con el chocolate, siempre reconocido como uno de los de mejor calidad del supermercado. En concreto, con un turrón de chocolate coulant que llega desarrollado por la elaboración de uno de los chefs más respetados del mundo.

Xavi Donnay, que para esta unión con la cadena alemana ha preparado una barra de chocolate con un toque de sal y café que le da un sabor especial y diferente al de otros turrones similares. Además, el carácter de coulant hace que para su consumo sea recomendable calentarlo 30 segundos en el microondas, con el fin de que su textura se derrita y se convierta en todo un manjar. 

El turrón coulant de Lidl tan solo cuesta 2,49 euros

Enmarcado en la firma Dor de Lidl, con la que la compañía aglutina sus productos navideños más exclusivos, cada barra pesa 240 gramos y solo se puede encontrar en los establecimientos físicos de la cadena por 2,49 euros. Un precio de auténtico chollo, teniendo en cuenta que el turrón está bajo la idea del reconocido como mejor pastelero del mundo en 2020.

Una forma nueva de presentar un turrón ya que es una de las primeras ocasiones en las que esta se presenta como un coulant, un bizcocho caliente cuyo interior está relleno de chocolate derretido. Además, lo hace con un sabor diferente para presentar la gran apuesta de Lidl estas navidades con el objetivo de endulzar los mejores paladares.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

VIO
A Favor
En Contra

No veo razón para llamar turrón a una pastilla singular de chocolate por muy bien elaborada que esté por un prestigioso pastelero. Cierto que hay quien denomina turrón al turrón de mazapán, de yema quemada, de chocolate, con arroz inflado o de cacahuete, pero la denominación de turrón habría que reservarla a aquel producto hecho con almendra y miel o al menos con almendra y azúcar. Lo demás son sucedáneos que se deberían nombrar de otra manera en función del producto mayoritario del que esté hecho. En este caso de debería llamar tableta de chocolate bombón o fundente al toque de sal y café. Llamar a ese producto turrón es un insulto al turrón. Puro marketing.

Puntuación 0
#1