Actualidad

Las empresas murcianas se quejan de la falta de concreción del Gobierno sobre los Next Generation

  • El sector privado teme que retraso ponga en riesgo la ejecución de las ayudas
Participantes de la primera mesa de debate de la Jornada 'Next Generation' Murcia. Imagen: eE.
Madrid

A caballo entre el optimismo que inspiran las grandes cifras y el escepticismo resultante de no haber recibido aún un solo euro. Durante la primera mesa de debate de la jornada Next Generation celebrada por elEconomista, los pequeños y medianos empresarios de Murcia coincidieron ayer en destacar la gran oportunidad que suponen los fondos Next Generation para la región, pero recelan de la falta de planes y, peor aún, temen que el tiempo pase y se superen los plazos para ejecutarlos.

Todo ello pese a que, según ha publicado elEconomista, el 63% de los gastos ligados al Mecanismo para la Recuperación y la Resiliencia (MRR) ya están autorizados y más de la mitad tienen comprometida su ejecución, según el Ministerio de Hacienda. "Estamos esperándolos pero somos un tanto escépticos porque pasa el tiempo. Nuestros asociados, compañeros de viaje nos preguntan dónde están, cómo se están gestionando. Creo que nos vamos a 2022 y nos preocupa mucho porque tenemos un periodo para ejecutar". Así se expresaba Juan Marín, gerente de Campo de Lorca y presidente de la Asociación Productores-Exportadores de Frutas y Hortalizas de la Región de Murcia (Proexport), sobre la llegada de los fondos europeos a la región.

El presidente de Proexport valoró que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación tenga previsto presentar antes de que acabe el año un Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (Perte) para el sector agroalimentario, cuya cuantía se estima en 1.000 millones de euros. Dicho proyecto está dirigido a la "transformación ambiental y digital del sector agroalimentario y pesquero".

Pero a fecha de hoy "lo único concreto son los 563 millones de euros para comunidades de regantes y 38 millones para digitalización a nivel nacional, cifras totalmente insuficientes", explicó Juan Marín, para quien el hecho de que se destinen 400 millones a un sector "que debería ser estratégico" es "claramente insuficiente".

Esta tesis fue abonada por el presidente de Thader Cieza y de la Federación de Cooperativas Agrarias de Murcia (Fecoam), Santiago Martínez. "El problema es que llevamos 40 años haciendo modernización de regadíos en Murcia, y está casi todo hecho", añadió, "a falta de algún tema puntual de desaladoras". Sin embargo, "hay muchísimas fincas donde hay que ir todavía con una lata de gasolina para enchufar un motor eléctrico para que produzca aire para poder limpiar el filtro del tractor", una realidad que, según Martínez, han trasladado a Moncloa sin mucho éxito.

El presidente de la cooperativa advirtió asimismo que el problema no está en la complejidad de la tramitación: "Estamos diariamente en contacto con Bruselas para los programas operativos de las OPFH -las organizaciones de productores de frutas y hortalizas-: no nos costaría ningún trabajo preparar documentación farragosa en el tiempo y la forma en que nos lo soliciten", y ha manifestado que, en la actualidad, "no hay absolutamente nada concreto" en cuanto a la recepción de las ayudas Next Generation.

La presidenta de la Autoridad del Puerto de Cartagena, Yolanda Muñoz, se ha mostrado algo más optimista. Para Muñoz, los fondos "constituyen una oportunidad única para transformar el modelo productivo de Murcia y buscar una economía verde, integradora y social". El Puerto de Cartagena ha impulsado proyectos en esa dirección que aspiran a captar 545 millones de los fondos europeos, que ponen el acento en la energía solar fotovoltaica, el desarrollo del hidrógeno verde y el gas natural licuado, "que reduce en un 30% las emisiones de CO2, evitando la emisión de 2 millones de toneladas de aquí a 2030". Muñoz ha señalado que es "fundamental un Perte del hidrógeno" y que, sin los fondos europeos, el hidrógeno renovable "será viable técnicamente pero no económicamente". Sin embargo, hasta el momento solo ha trascendido la memoria del llamado Perte VEC, orientado al desarrollo del vehículo eléctrico y conectado.

Por su parte, Alfonso Hernández, CEO de Maquinasa y presidente de la Federación de Empresarios del Metal de Murcia (Fremm), ha denunciado la falta de visión: "El hidrógeno renovable no es rentable, pero tampoco lo era la fotovoltaica hace 10 años" y es que "no es tanto una cuestión de cantidad como de visión, conocimiento y ejecución".

Para Hernández es necesario enfocar la inversión hacia aquellas áreas, como la logística y las energías limpias, en las que la Región de Murcia tiene una ventaja competitiva clara. "Somos un polo logístico mundial de referencia, el 70% del tráfico marítimo mundial pasa enfrente de nuestras costas". En cuanto a la llegada de las ayudas, el diagnóstico fue similar al de sus contertulios -"ahora mismo la materialización es cero"-, con el agravante de que podrían llegar "y que España no tenga capacidad jurídica y materialmente para ejecutarlos".

Antonio Mestre, director de Refinería Repsol de Escombreras y presidente de la Asociación de Empresas del Valle de Escombreras (AEVE), ha señalado que "todas las empresas del Valle tenemos claro el compromiso de reducir emisiones, pero los proyectos energéticos no son de meses ni de un año: requieren tiempo y mucho capital".

Alfonso Hernández: "Somos un polo logístico mundial de referencia, el 70% del tráfico marítimo mundial pasa enfrente de nuestras costas"

El presidente de AEVE ha subrayado la necesidad de garantizar la seguridad jurídica. "Muchas de las empresas del Valle tienen capital flotante, son cotizadas donde los inversores y fondos de inversión necesitan seguridad jurídica, plazos que de verdad se cumplan y un modelo de gobernanza creíble y factible, y ahí ya tenemos dudas".

De satisfacerse estos prerrequisitos, la contribución del Valle está asegurada: "Somos empresas serias, podemos llevar la factibilidad a término. Nadie pide el 100% del capital para un desarrollo, y las empresas quieren hacer cosas y son capaces de hacerlas", como se vio con la ampliación de la refinería que Repsol tiene en Escombreras, que comportó la inversión de 3.200 millones de euros entre 2009 y 2011.

Mestre ha reforzado el mensaje transmitido por sus colegas: "Hoy no tenemos nada, más que buenas palabras" y aprovechó la ocasión para pedir que los fondos europeos se distribuyan con arreglo a "criterios técnicos, y no políticos". Al mismo tiempo, Mestre exigió al Gobierno "neutralidad tecnológica", es decir, que fije los objetivos y las normas de emisiones y dejen que la industria decida cuál es el mejor camino para su consecución.

El encarecimiento de las materias primas es una dificultad añadida. "Ya está complicando muchos proyectos que se estudiaron y se aprobaron con unos precios estimados y que -gracias a la subida de materias como el acero aleado, el níquel o el litio- se han duplicado en un año".

Al mismo tiempo, Juan Celdrán, CEO de Syscomed y presidente de Timur, ha advertido de que "faltan propuestas de calidad porque se han tenido que presentar con una premura importante". El 95% de las empresas de la región son pymes y micropymes, y no siempre cuentan con la capacidad técnica necesaria para optar con garantías a los Next Generation.

Juan Celdrán: "El problema es que hay solo un 5 o un 7% de pymes que son capaces de solicitar las ayudas europeas"

"Llevamos desde enero preguntándole al Gobierno central qué es lo que esperan del sector para plantear unas propuestas adecuadas" en áreas claves, como la inteligencia artificial (IA), "que es el elemento estrella y aglutinador del resto de las tecnologías". Como resultado de las consultas, ha explicado Celdrán, las empresas llegaron a la conclusión de que tenían que coligarse y plantear propuestas transversales, más allá de la propia región de Murcia.

En consecuencia, las compañías del sector TIC decidieron agruparse "con otras zonas de España con los mismos problemas de infrafinanciación, desertificación y con tejidos productivos complementarios", ha explicado Celdrán. El resultado fue la creación, el pasado abril de la plataforma 1.070 KM Hub, que integra a empresas de Baleares, Valencia, Murcia, la zona sur de Andalucía y Ceuta.

"Lo que hemos hecho es constituir una asociación de interés privado para ir juntos a solicitar ese tipo de fondos con proyectos de calidad", ha añadido el CEO de Syscomed, citando el ejemplo de las ayudas a la digitalización del programa Digital Toolkit. Y es que la primera convocatoria de estas ayudas irá dirigida a empresas de entre 10 y 49 trabajadores, que por su dimensión tienen más complicado conocer estos programas y optar a ellos.

En España hay actualmente cerca de 3 millones y medio de pymes. "El problema es que hay solo un 5 o un 7% de pymes que son capaces de solicitar esas ayudas", ha recordado Juan Celdrán, motivo por el cual "es muy posible que en esta convocatoria acabe sobrando el dinero".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin