Actualidad

'Manipulados', el libro que transita por los entresijos más oscuros de Mark Zuckerberg

  • Documentos internos, Cambridge Analytica, el asalto al capitolio...

"Mira, puedo aceptar mentiras sobre mi trabajo, pero no iba en una tabla de surf eléctrica, la movía con mis propias piernas". Así de jocoso reaccionaba Mark Zuckerberg el pasado 22 de septiembre al, por aquel entonces, último escándalo de Facebook: un artículo del The New York Times que tiraba de la manta del Project Amplify, un intento de manipular la red social para mostrar contenido favorecedor sobre Facebook y sus proyectos.

Para quienes seguimos la actualidad de Facebook, es como si hubieran pasado dos años, y no dos semanas, desde aquellas declaraciones. Ha llovido mucho desde entonces y para Zuckerberg, ha sido sobre mojado. Prácticamente cada día, Facebook ha protagonizado una nueva polémica, cuando no ha desaparecido directamente de Internet. El mayor golpe ha venido de dentro. Frances Haugen, que formó parte del equipo contra desinformación de Facebook, publicó documentos internos a través del Wall Street Journal; en ellos, se confirmaban prácticamente todas las teorías conspiratorias que han rodeado a la compañía.

Que Facebook sabe que Instagram hace más daño que bien a las adolescentes con pensamientos suicidas y con trastornos alimenticios. Que los políticos europeos están creando anuncios más agresivos y negativos porque son los únicos que reciben atención en la red social. Y que Facebook podría solucionarlo todo y crear una red social más amable y segura, pero que decide no hacerlo porque afectaría a sus ingresos en publicidad. Todas las conclusiones, con el sello de los investigadores de la propia Facebook.

Son balas de plata para los legisladores que llevan un tiempo buscando munición contra las Big Tech y Facebook en concreto; no en vano, Haugen ya ha presentado testimonio ante un Congreso de los EEUU que aún se la tiene guardada a Zuckerberg por su última comparecencia. La respuesta del CEO ha consistido en repetir las palabras de su exempleada, precediéndolas de "No es cierto que…". Ni un chiste, ni un toque irónico.

Sabe que se juega demasiado esta vez, mucho más que los 5.000 millones de dólares, apenas un 0,6% del valor de Facebook por aquel entonces, que tuvo que pagar por permitir que Cambridge Analytica obtuviese datos de millones de personas sin su permiso.

No ayuda tampoco que ahora todo el mundo quiera escribir un libro sobre Facebook. El último que ha llegado a España, Manipulados: La batalla de Facebook por la dominación mundial, ha sido escrito por dos periodistas del The New York Times, basado en 400 entrevistas a legisladores, inversores y sí, empleados de Facebook. Todo, para demostrar que tras Cambridge Analytica, el asalto al Capitolio de los EEUU y los escándalos constantes no hay torpeza, sino decisiones muy medidas y concretas para beneficio de la compañía. "Facebook tiene un conflicto de interés entre lo que es bueno para el público, y lo que es bueno para Facebook", en palabras de Haugen.

Y entonces se hizo la oscuridad. El pasado lunes 4 de octubre, todos los servicios de Facebook desaparecieron de Internet de repente, y muchos descubrieron lo que dependen de ellos. Sin WhatsApp, familias y amigos recurrieron a los SMS, por primera vez en años, para enviarse mensajes. Sin Facebook, Twitter se llenó de mensajes buscando información de última hora sobre el apagón. Y sin Instagram, muchos prefirieron desconectar completamente. Fue la oportunidad de oro para las alternativas, como Telegram, que ganó 70 millones de usuarios sin hacer nada.

Pese a los rumores de un ataque hacker, o de una operación top secret para recuperar los servidores, al final fue lo de siempre: un pequeño fallo de configuración que provocó que los servidores quedasen inaccesibles, aunque funcionasen perfectamente. Seis horas después, Facebook volvió, pero no así las bromas de Zuckerberg, que desde aquel 22 de septiembre ha vuelto a un tono mucho más serio y robótico en sus publicaciones.

'Manipulados: la batalla de Facebook por la dominación mundial'

A partir de una minuciosa investigación y tras haber entrevistado a legisladores, inversores, académicos, ejecutivos y empleados del gigante de Silicon Valley, Sheera Frenkel y Cecilia Kang, dos reputadas periodistas de The New York Times, se adentran en los entresijos de una empresa rodeada siempre de un gran secretismo y cuya cultura exige una lealtad ciega, y revelan las operaciones ocultas y las luchas de poder de la red social por excelencia.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Es el pasado
A Favor
En Contra

Hoy en día tener Whatsapp o una cuenta de Facebook es algo del pasado.

Es como permitir que te vigile la Stasi, o como vivir en la Rusia de Stalin.

Puntuación 10
#1