Empresas y finanzas

La semana ominosa de Facebook pone en evidencia la fragilidad de su monopolio

  • La pérdida reputacional erosiona un imperio acosado por problemas de todo signo
  • La caída del servicio se une a la lista de colapsos de otros gigantes 'puntocom'

Lo sucedido esta semana con Facebook evidencia la fragilidad de un monopolio que capitaliza gran parte de las comunicaciones interpersonales de medio mundo. Entre la red social líder del planeta, y sus hermanas Instagram y Whatsapp, el imperio de Mark Zuckerberg acapara la mirada cada minuto de más de 3.500 millones de personas. Ese gigante desnudó sus pies por un accidente y equiparó su solidez con la del barro. La caída global del servicio del pasado lunes no es la primera vez que sucede, ni tampoco será la última.

Estará por ver si los futuros apagones baten el récord de seis horas de esta semana o si el susto queda reducido a minutos. En cualquier caso, el perjuicio económico resulta imposible de cuantificar, por mucho que se extrapolen cifras de actividad. En términos aritméticos, la cuarta parte de una jornada representa, en términos de ingresos, apenas 24 millones de euros, una vez que la facturación diaria del grupo asciende a 200 millones de euros y a 71.000 millones de euros en todo el año. En cualquier caso, la actividad que se suspende por la interrupción se recupera en cuanto se restablece el servicio, a modo de demanda embolsada. Asimismo, la caída en bolsa en lo que va de mes ronda el 3,50%.

Casi exentos de regulaciones

La existencia de oligopolios, casi ajenos a las regulaciones propias de otros sectores estratégicos, vuelve a poner de relieve cuando suceden acontecimientos como los de la semana. Los políticos se dan cuenta de la necesidad de diversificar estas herramientas para evitar colapsos globales.

A mediados del pasado diciembre, Google sufrió el oprobio de reconocer que sus principales servicios -incluidos Gmail, Google Docs, YouTube y Drive- dejaron de funcionar , sin que mediara un ciberataque por medio. El resultado se saldó con varias horas de inactividad en cientos de millones de usuarios y empresas en todo el mundo. De la misma forma, Microsoft sufrió hace un año una caída de varios de sus servicios de Microsoft 365, entre ellos Outlook y Teams.

La plataforma 'Downdetector', que detecta, registra y advierte de los fallos de sitios web, no deja a nadie fuera de juego, incluidas referencias online como Twitter, Tiktok, Netflix, Spotify, todos ellos posiciones de dominio en sus respectivos sectores.

El caos en Facebook deja a millones de personas sin conocer las últimas actualizaciones de estado de sus allegados, pero también apaga el escaparate publicitario de millones de pequeños negocios. En el caso de Whatsapp, los usuarios rescatan los SMS o las llamadas de voz (con incrementos del 150% como sucedió en las redes de Orange España durante el paréntesis operativo de Whatsapp). Más preocupante resultaría la dependencia del mundo de las nubes de Amazon, Google y Microsoft, lo que anima a Europa a acelerar su propios servicios cloud a través del denominado proyecto Gaia X.

En el caso de Facebook no se conoce en profundidad las razones del fiasco, aunque según se apunta podría haber sido un problema de los registros DNS de Facebook, es decir el sistema de nombres de dominio, porque la compañía estadounidense no ha exhibido la transparencia que podría desearse de cualquier cotizada. De esa forma, se ha especulado sobre si el ataque fue teledirigido o si fue algo accidental, como quien tropieza con un cable y desconecta el tinglado. Desde dentro de la organización siempre es más fácil cometer la fechoría que desde fuera, pero todo es posible. Lo que sí se tiene constancia es que se tardó mucho más de la cuenta en restañar la avería. Dicen que los equipos técnicos llamado a apagar el fuego en Facebook estaba en sus domicilios, en teletrabajo, a varias horas de distancia de los servidores, en una escena que resulta complicada de aceptar en los tiempos que corren.

En el blog corporativo, el vicepresidente de infraestructura de Facebook, Santosh Janardhan, aseguró que la caída de los servicios "no fue causada por actividad maliciosa, sino por un error causado por nosotros mismos". En concreto, la culpa del estropicio residió en un cambio defectuoso en la configuración de los routers que coordinan el tráfico de red entre los centros de datos de la compañía, que interrumpió el tráfico. Esto "tuvo un efecto en cascada en la forma en que se comunican nuestros centros de datos, lo que paralizó nuestros servicios", explicó el directivo. Por su parte, el propio Mark Zuckerberg tuvo que visitar la sala de máquinas para ver directamente qué pasaba y después disculparse públicamente. Y porque siempre hay excusas para todo, se esgrimió que merece la pena que la recuperación de los servicios será más lenta si con ello se incrementa la seguridad del sistema.

Porque los disgustos nunca llegan solos, apenas un día después del ridículo apagón de Facebook, una exempleada de la compañía de Menlo Park, Frances Haugen, detalló en una comisión del Senado de los EEUU sobre los testimonios que anteriormente había hecho al The Wall Street Journal y al programa 60 Minutos del canal CBS. En pocas palabras, Haugen acusó a la red social de anteponer sus beneficios corporativos a la seguridad de los usuarios por el hecho de ocultar consecuencias gravemente nocivas para los menores al fomentar la división social y debilitan la democracia, entre otros males. La palabra ahora la tienen los senadores sin que se esperen palabras conciliadoras hacia el gigante de Menlo Park.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

WIN, WIN
A Favor
En Contra

pide una copia de seguridad para resolver problemas técnicos jiji



En fin, jiji

Puntuación 0
#1
A Favor
En Contra

Pueden creerse cualquier cosa, pues pasan. Yo he visto tirar una granja de servidores, literalmente con el culo. No es una broma. Un "Jefecillo", como no, al agacharse para cerciorarse de que se habían realizado unos trabajos, accionó el seccionador principal que alimentaba la instalación con el culo. Como se pueden imaginar, esto, a los sistemas les sienta fatal, al no ser una bajada ordenada de los procesos y luego, resulta lento y laborioso poder dejar todo, otra vez funcionando con normalidad.

Puntuación 2
#2