Actualidad

¿Te cuesta la contabilidad? Estos son los errores con Hacienda más comunes entre los autónomos

  • Tiene que ver con falta de proactividad y atención a la contabilidad
  • Suelen estar consideradas como una infracción leve frente a Hacienda
  • La multa no superará el 50% de lo que se dejó de ingresar la Agencia
Los errores con Hacienda más comunes de los autónomos y la cuantía a pagar
Madrid

A diferencia de los asalariados, el autónomo tiene que ser proactivo a la hora de contabilizar y documentar toda su actividad en materia de impuestos. Una tarea en la que se pueden producir errores involuntarios o despistes. Unos fallos que si son leves tienen una multa que no superará el 50% de lo que dejó ingresar Hacienda. A continuación, recordamos los más comunes.

1. No diferenciar entre cuenta bancaria y personal

Los expertos advierten de las graves consecuencias de no diferenciar ambas cuentas. Un gran número de autónomos utiliza una sola cuenta tanto para uso personal como profesional. Esta situación deriva en problemas de contabilidad y de justificación de movimientos financieros, en tanto que el flujo de entradas y salidas debe corresponderse exclusivamente con ingresos y gastos derivados de la actividad desarrollada.

2. No conservar justificante de todos los ingresos y gastos

Por lo general, el autónomo suele guardar una factura de cualquier ingreso o gasto que derive de su actividad; ya que, posteriormente, deben ser registradas a la hora de tributar el IRFP y el IVA. Sin embargo, algunos profesionales comenten el error de pensar que los movimientos más pequeños no son susceptibles de ser registrados. La Agencia Tributaria no tiene porqué darse cuenta de este problema pero, en todo caso, esta práctica es perfectamente punible.

3. Errores en la transcripción de datos contables

A excepción de los 'moduleros' y algún caso extraordinario más, la gran mayoría del colectivo de autónomos tiene que llevar la contabilidad de su negocio para, posteriormente, presentarla a la Agencia Tributaria. Un error en la transcripción de estos datos es motivo de sanción. No obstante, si el profesional rindiese cuentas del error y presentase un formulario de rectificación correctamente cumplimentado, Hacienda lo tomaría como una equivocación y no presentaría una multa.

4. No devengar correctamente las amortizaciones

No contabilizar una factura como bien de inversión o registrar una amortización superior a la correspondiente también es motivo de sanción, ya que el resultado contable será inferior al correcto. Para ello, es necesario identificar las facturas de inmovilizado correctamente.

5. No diferenciar entre gasto e inversión

Básicamente, el problema radica en el uso del capital utilizado. Cuando el dinero está destinado a realizar la compra de un bien de consumo, el autónomo estaría realizando un gasto. Por su parte, cuando el capital se destina a realizar una compra que generará beneficios a corto, medio o largo plazo, se trata de una inversión. Por lo que lo adquirido pasaría a formar parte del activo del negocio y no se declararía de la misma forma que un gasto.

6. No deducir correctamente los recibos bancarios

Existen gastos fiscales, como la propia cuota de autónomos o la prima de los seguros, que se pueden deducir del banco. Hay que tener en cuenta que, como trabajador por cuenta propia, es necesario solicitar un documento justificativo en la entidad bancaria que acredite este tipo de ingresos o gastos; estas entidades están estrechamente relacionadas con la Agencia Tributaria y suele comunicar estas entradas y salidas de dinero.

Un ingreso a caja de este tipo o una transferencia que no esté correctamente deducida y justificada puede ser motivo más que suficiente para que Hacienda imponga una sanción.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Dejen de confundir a la gente
A Favor
En Contra

Menuda chorrada es lo de no diferenciar la cuenta personal y la del negocio. No existe absolutamente ninguna obligación fiscal de tener dos cuentas separadas. Y existen cuentas contables adecuadas para reflejar los movimientos personales.

Tener dos cuentas implica tener que pagar comisiones bancarias. No lo hagan. Basta con contabilizar bien.

Puntuación 2
#1