Actualidad

Este es el resultado del mayor experimento con la semana laboral de 4 días: acaba de terminar en Islandia

  • 2.800 funcionarios islandeses han estado desde 2015 experimentando con una jornada más reducida
  • Los autores del estudio dicen que ha sido un éxito
Vistas de Reikiavic, la capital de Islandia

Quizá por su escasa población (apenas 350.000 personas) y su sistema productivo -es la economía más pequeña de la OCDE-, Islandia no sea el mayor candidato a un espejo global para probar la jornada laboral reducida de 4 días. Pero en la isla ha tenido lugar el que es el mayor experimento hasta la fecha, el cual los investigadores han calificado como un "éxito".

La jornada laboral de cuatro días ha ganado peso -al menos en cuando a debate público- en los últimos meses. En España, primero, gracias a una propuesta de Más País y, de forma más reciente, con la idea de Telefónica de proponer esa opción a sus empleados a cambio de también una reducción de sueldo proporcional.

Su utilidad o no se ha comentado en medio de todos el contexto de nuevas propuestas de entornos de trabajo, conciliación y las pruebas de teletrabajo llevadas a cabo durante la pandemia.

Sin embargo, el experimento Islandés es mucho anterior. En concreto se lleva probando desde 2015 con el 1% de su población activa, unas 2.800 funcionarios de distintos sectores.

Trabajar menos horas y con mayor flexibilidad

El experimento consistía en reducir la jornada laboral a 35-36 horas semanales sin reducir el salario que se percibía. Con ese horario, los empleados que han participado podían si su labor lo permitía trabajar un día menos a la semana o bien repartir esas horas durante los cinco días habituales.

Un análisis conjunto realizado por grupos de expertos de Islandia y el Reino Unido concluyó que las pruebas, que se llevaron a cabo entre 2015 y 2019 aumentaron la productividad y el bienestar y ya están dando lugar a cambios permanentes en la cultura laboral de los empleados y las empresas que participaron.

Las federaciones sindicales islandesas, que negocian colectivamente los salarios y las condiciones de la mayoría de los empleados islandeses, ya han comenzado a negociar la reducción de la jornada laboral como resultado.

Los investigadores estiman que, como resultado de los nuevos acuerdos alcanzados en 2019-2021 tras la finalización de los ensayos, el 86% de toda la población trabajadora de Islandia tiene ahora un horario reducido o flexibilidad en sus contratos para reducir las horas.

La prueba se llevó a cabo con funcionarios y trabajadores del Ayuntamiento

Las pruebas fueron lanzadas por el ayuntamiento de Reikiavik y el gobierno nacional islandés tras la presión de los sindicatos y grupos de la sociedad civil.

Entre los trabajadores incluidos en el experimento había una mezcla de empleados de nueve a cinco años y aquellos con turnos no fijos, con lugares de trabajo que incluían oficinas, ludotecas, hospitales y empleados de servicios sociales.

El análisis conjunto, llevado a cabo por el think-thank británico Autonomy y la Asociación para la Sostenibilidad y la Democracia (Alda), de Islandia, reveló que el bienestar de los trabajadores que participaron en el experimento mejoró notablemente en varios indicadores.

El estrés y el agotamiento percibidos, así como la salud y el equilibrio entre el trabajo y la vida privada, mejoraron significativamente en prácticamente todos los grupos.

Y como resultado, según los investigadores, la productividad y la prestación de servicios se mantuvieron o mejoraron en la mayoría de los centros de trabajo incluidos en el ensayo.

"El viaje hacia la semana laboral más corta en Islandia nos dice que no solo es posible trabajar menos en los tiempos modernos, sino que el cambio progresivo también es posible", dijo Gudmundur D. Haraldsson, investigador de Alda, en declaraciones al medio británico The Independent.

Los investigadores apuntan a que sean primero los funcionarios quienes la prueben

Los ensayos se diseñaron para que fueran neutrales en cuanto a ingresos tanto para el ayuntamiento como para el gobierno que los dirigía.

Will Stronge, director de investigación de Autonomy, dijo: "Este estudio demuestra que la mayor prueba de reducción de la jornada laboral en el sector público ha sido, en todos los sentidos, un éxito abrumador. Demuestra que el sector público está preparado para ser pionero en la reducción de la semana laboral, y que se pueden extraer lecciones para otros gobiernos".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin