Vivienda

Los cinco pasos para realizar una instalación fotovoltaica en una comunidad de vecinos

  • Muchos ayuntamientos cuentan con bonificaciones del IBI de hasta el 50%
  • Lo primero para llevar a cabo el proyecto es un acuerdo entre los vecinos

Con el objetivo de ser más sostenibles con el medio ambiente y, además, reducir la factura de electricidad, cada vez son más las comunidades de vecinos que se plantean el autoconsumo energético, que en los últimos años ha tenido un crecimiento exponencial. En la actualidad, se incentiva el autoconsumo energético con subvenciones y ayudas. De hecho, muchos ayuntamientos cuentan con bonificaciones del IBI de hasta el 50% y del ICIO de hasta el 95%.

La instalación fotovoltaica en comunidades de vecinos puede suponer un proceso laborioso que varía respecto a una vivienda particular, tanto en el tipo de instalación como en las ventajas que representa. Desde Carvisa Energía, compañía especializada en energía solar fotovoltaica y autoconsumo colectivo, explican los pasos para realizar este tipo de instalaciones.

En primer lugar, para llevar a cabo este proyecto es necesario un acuerdo entre los vecinos, con el voto favorable de, al menos, un tercio de los propietarios y registrarlo en acta. Aquellos vecinos no interesados no están obligados a participar ni tienen por qué implicarse.

Lo siguiente, tal y como resaltan los expertos de Carvisa Energía, es contactar con la empresa instaladora, que se encargará de realizar un estudio solar para analizar la viabilidad de la instalación, diseñar el proyecto y elaborar el presupuesto. Una vez que se han aprobado estos puntos se iniciarán los trámites legales.

Solicitar los permisos previos a la instalación suele ser el paso más lento y complejo de ejecutar. No obstante, algunas empresas instaladoras se encargan de gestionar todos los permisos.

Entre ellos está el permiso de acceso y conexión para las instalaciones de más de 15kWn y con vertido de excesos de electricidad; la autorización administrativa previa y de construcción en el caso de instalaciones fotovoltaicas superiores a 100kWp; y la licencia de obra e impuestos. En este último caso, en  algunas comunidades autónomas basta con avisar al ayuntamiento sobre la realización de la obra, mientras que en otras hay que obtener la licencia de obra desde el inicio. Además, es necesario pagar el Impuesto de Construcción y Obras (ICIO) y la tasa por prestación de servicios urbanísticos. Además, hay que solicitar la autorización ambiental y de utilidad pública, obligatoria para instalaciones superiores a los 100kWp.

Posteriormente, se procede a la realización de la obra para la instalación de los paneles fotovoltaicos.

Permisos posteriores

El último paso es solicitar los permisos posteriores a la instalación que, al igual que los previos, en algunos casos son realizados por la empresa instaladora. En este caso están el certificado de instalación o de fin de obra; la inspección inicial, obligatoria para instalaciones de más de 10kW; y el contrato de suministro de energía para servicios auxiliares.

También se debe hacer el registro de la instalación de autoconsumo en Industria; la inscripción en el registro autonómico de autoconsumo; el acuerdo de reparto y contrato de compensación de excedentes; el contrato de representación, el contrato de acceso para la instalación de autoconsumo y el contrato de compensación de excedentes.

comentariosicon-menu3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments

Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Aurelio
A Favor
En Contra

Por experiencia, lo mas complicado es la inspección y alta en la administración competente, en nuestros caso el Principado de Asturias. Hay que esperar meses, porque puede que estén muy atascados, muy ocupados, o vaya Uds. a saber. Y cada día mas funcionarios para que tengamos que hacer todo por internet o se vayan horas enteras a tomar el café. Si así piensa el PSOE que va hacer la transición energética lo tenemos complicado.

Puntuación 8
#1
Lo que hay que ver
A Favor
En Contra

Completamente de acuerdo con el comentario anterior. La gestión de las ayudas es un desastre, lío burocrático con un montón de papeles para que la administración lo revise y pague cuando le venga en gana. Respecto a la bonificación del IBI e ICIO todo tiene trampa.en mi caso era eso del 50% pero y siempre hay un pero limitado al 20 %de la inversión sin IVA. Con lo del ICIO también había trampa. Mejor no hablar de las ayudas que gestionan las autonomías. Como siempre la España real versus la España oficoñay

Puntuación 4
#2
XL
A Favor
En Contra

Hay que decidir quien los limpia cada mes, sino dan el 50%, y no se llega a amortizar. Legalmente necesita carnet, por el arnes, casco, ... asi si se cae es accidente fortuito y nadie paga. En los trabajos hay accidentes laborales, al convertir una vivienda en una fábrica se tienen esos riesgos, fuego, electrocución, ... En las fábricas sólo entran con protección y teniendo habilidades. Los niños, mayores o discapacitados tienen que irse a vivir a otro sitio.

Puntuación 1
#3