Vivienda

Más de 600.000 viviendas en Madrid para mejorar con fondos europeos

  • La rehabilitación tendrá una inversión de 4.420 millones: 300 millones a Madrid
  • Aspectos abiertos: mayor definición del agente rehabilitador

Llevamos meses escuchando noticias sobre la oportunidad que va a suponer para el sector inmobiliario los Fondos Europeos Next Generation y la revolución que va a suponer en el parque de viviendas nacional. Ahora ha llegado el momento de definir formas de trabajar ya que el Consejo de Ministros acaba de aprobar el Real Decreto (RD) por el que se regulan los programas de ayudas en materia de rehabilitación residencial y vivienda social del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), cuya inversión está dotada con 4.420 millones de euros. ¿Cuál va a ser el impacto de los Fondos Europeos en el sector inmobiliario? ¿Va a ser un reto, una oportunidad o una necesidad?

"Es una oportunidad y puede ser una palanca de transformación y de impulso económico para el país y para el sector inmobiliario muy centrado en la obra nueva y se abre una oportunidad para modernizar el sector de la rehabilitación. Sin embargo, hay un camino de acceso a través del RD que regula como gestionar estas ayudas y tienen que solventar aún algunas barreras que tiene la rehabilitación para que alcance esos objetivos. La inversión es de 4.420 millones y a la Comunidad de Madrid llegan 300 millones, donde 161 millones son para rehabilitación y 140 millones para vivienda en alquiler de edificios eficientes energéticamente, y esto significa al menos movilizar entre 600 y 700 millones de euros de inversión y por tanto es una gran oportunidad que no debería fallar nadie", afirma José María García, viceconsejero de Vivienda y Urbanismo de la Comunidad de Madrid.

El parque de viviendas en España es obsoleto en eficiencia energética

Uno de los requisitos que establece el RD como criterio técnico energético es conseguir la reducción de al menos un 30% del consumo de energía primaria no renovable. Para ello es fundamental estudiar el parque residencial en su totalidad para identificar aquellos inmuebles con potencial para alcanzar el nivel de mejora exigido. "El consumo energético de los edificios es muy alto, un 40% y en residencial un 17%. Teniendo en cuenta las exigencias de mejora y que la cuantía de las ayudas viene determinada por el porcentaje de ahorro final obtenido, es vital centrarse en aquellos edificios previsiblemente más obsoletos. Es decir, aquellos construidos antes de 1980, cuando no existía ninguna norma de construcción que tuviera en cuenta la eficiencia energética. Si como segundo requisito introducimos que el edificio tenga más de 30 viviendas, con el fin de que cada actuación beneficie al mayor número de vecinos posible, encontramos que solo en la Comunidad de Madrid existen 11.000 edificios, que, con una media de 55 viviendas por edificio, engloban más de 605.000 viviendas", apunta Pedro Soria, director comercial de Tinsa.

Antes de 1980 no había ninguna normativa que regulara esto

Está claro que en España hay un potencial para la rehabilitación y la necesidad de mejora de la eficiencia energética y es importante la figura que se incluye en el RD del agente rehabilitador. "El agente rehabilitador va a ser una figura importante para hacer una gestión integral 360º y ser el interlocutor único desde que se inician las primeras conversaciones con las comunidades de propietarios del inmueble hasta finalizar la obra. Hay que dejar claro que las ayudas no cubren toda la inversión y los propietarios van a tener que financiar parte de las obras. Son ayudas a la eficiencia energética y hay que mejorar al menos un 30% del consumo y eso significa que se va a tener que tocar la envolvente de inmueble y la producción de energía, pero no va a afectar a toda la inversión de una rehabilitación solo afecta a lo que tenga un efecto directo en la eficiencia energética", explica Eva Cuesta directora general de Acerta, firma de servicios de Project Management que acaba de firmar con Tinsa, grupo de valoración y asesoramiento inmobiliario, un acuerdo para trabajar de forma conjunta en el papel de agente rehabilitador, y se encargarán de dirigir y coordinar la gestión técnica, operativa y financiera de la rehabilitación energética de edificios.

"El RD deja muchos aspectos abiertos y ahora lo fundamental es la convocatoria de las Comunidades Autónomas para definir cómo gestionar esas ayudas y cómo hay que tramitar las solicitudes en ventanilla única porque a día de hoy no se sabe dónde solicitar las ayudas. En Vía Ágora estamos estudiando actuar de agente rehabilitador porque se necesita asesoramiento ya que hay muchas dudas sin resolver en el RD porque no hay rehabilitación que no implique cambios que no estaban previstos una vez que abres y también hay incertidumbre en las licencias, etc.", asegura León Morera, del departamento técnico de la promotora Vía Ágora.

En este contexto, José María García, añade que "el RD es complejo y tiene algún concepto jurídico indeterminado como es el agente rehabilitador que tendría que haberse definido más para evitar especulación o entrada de profesionales no suficientemente cualificados o que no tengan la suficiente solvencia para responder frente a terceros en la decisión de rehabilitar edificios. Administraciones Públicas y operadores privados está claro que debemos resolver las barreras de acceso a la rehabilitación edificatoria. El 90% de la rehabilitación que se hace en España tiene que ver con la conservación y la accesibilidad y los fondos Next lo vinculan a la eficiencia energética directamente y por tanto, no sólo es el salto cualitativo de pasar de 30.000 viviendas al año que rehabilitamos ahora a las 300.000 al año que hay que llegar, si no que de las 30.000 apenas 3.000 son pura rehabilitación de eficiencia energética. Por tanto, hablamos de pasar de 3.000 a 300.000 viviendas".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin