Vivienda

La falta de mano de obra acelera la industrialización

  • España necesita industrializar la construcción ante los elevados costes
  • En la actualidad este mercado sólo representa un 1%

La construcción industrializada en el sector de la edificación ha sido protagonista en este inició de curso con Rebuild 2021, el evento de innovación para el sector de la edificación, una plataforma de conocimiento e información que ha contribuido, durante los últimos cuatro años, a mejorar y potenciar el modelo productivo y de negocio del mercado de la construcción en España.

Mucho se habla de la construcción industrializada, pero la realidad es que su peso en el mercado es aún muy residual, apenas llega a un 1%. "Estamos en un momento muy incipiente en el sector de la construcción industrializada. Sí que hay materiales industrializados que provienen de fábrica, pero aun lo que no está industrializado es el proceso y esto significa que hay que hacer un cambio en la relación entre todo los agentes y operadores del sector. Ya estamos adoptando distintas metodologías y estamos convencidos de que va a despuntar con un gran crecimiento", asegura Ignasi Pérez Arnal, director del congreso de Rebuild.

En esta misma línea, José María Quirós, delegado de industrialización de Aedas Homes, confirma que nos encontramos en una fase absolutamente embrionaria en construcción industrializada, pero con un componente de demanda importante. "Nosotros en Aedas Homes llevamos desde 2018 apostando por la construcción industrializada y ya hemos entregado proyectos y son una realidad, pero es verdad que el peso de la vivienda industrializada en el mercado es muy bajo. Sin embargo, pienso que es la solución a los dos grandes retos que tiene por delante el sector: la sostenibilidad y la falta de mano de obra. Actualmente la mano de obra es cada vez más escasa y poco cualificada y la solución a ello está en industrializar nuestros procesos".

Para que haya construcción industrializada hace falta tener un tejido industrial amplio, afirma Cándido Zamora, CEO de ExSitu. "En ExSitu concebimos la construcción de un edificio como el desarrollo de un proceso industrializado, cuyo objetivo es, en esencia, eliminar el componente in situ que caracteriza a la obra tradicional. Nosotros presentamos nuestro sistema industrializado en 2016 cuando nadie hablaba de industrialización y ahora ya se habla con todos los integrantes del sector, pero todavía no hay un tejido industrial amplio que avale la industrialización. Sí que hay proyectos llevados a termino, nosotros hemos desarrollado varios, pero lo que falta es la necesidad de integrar a los actores del mercado para que la oferta que hay en el mercado sea suficiente y esté coordinada para pasar a tener una presencia en el mercado y no sea algo residual como tenemos ahora".

Según los expertos, estamos empezando a desarrollar esta industria, pero queda mucho camino por recorrer. Javier Errea, CEO de SEI Structural System, asegura que "la industrialización no es una moda, es un movimiento que en España está costando más implantarse que en otros países europeos y al final los pasos que se han dado vienen forzados por falta de mano de obra y los costes de construcción. Nosotros como ingenieros estamos especializados en estructuras industrializadas desde 1998 y hemos hecho edificios con estas estructuras, pero ha sido una travesía en el desierto".

Las ventajas de una construcción industrializada son varias. Entre ellas: una ejecución más rápida, ya que los plazos son un 70% más cortos con respecto a la construcción tradicional. El tiempo promedio de ejecución de una construcción en seco es de 3 a 4 meses, luego supone menos de la mitad de tiempo de ejecución de una construcción tradicional de obra húmeda.

La construcción industrializada ahorra costes y tiempo

Otra ventaja es el ahorro de recursos como personal de instalación cuando se utilizan sistemas de construcción en seco. Se estima que la construcción en seco emplea un 50% menos de personal que la construcción con materiales húmedos, reduciendo así los costes en mano de obra. También menor consumo energético con el mismo coste, debido a la sencillez de instalación del sistema y un uso eficiente del agua, al no emplear conglomerantes hidráulicos.

Otro punto importante es la reducción de la generación de residuos, ya que se adquiere la cantidad justa de material para cada proyecto, limitando la cantidad de residuos en comparación con una obra convencional. Por cada kilo de panel prefabricado se generan apenas 4 gramos de residuos. Todo se fabrica a medida para ensamblar en obra. Y por último, el mantenimiento es mucho más sencillo. En caso de reparación el proceso se simplifica puesto que el sistema permite desmontar cada uno de los elementos prefabricado para trabajar sobre él de manera aislada y sin generación de escombros.

2D y 3D

En cuanto al sistema de industrialización, en la construcción tradicional hablamos de un sistema con todas sus variantes, pero es uno solo. Sin embargo, en construcción industrializada hay varios sistemas en 2D y 3D. "El sistema 3D consiste en hacer un módulo que se utiliza mucho por ejemplo en vivienda unifamiliar o si quieres hacer un colegio este sistema es idóneo para este tipo de edificación porque está totalmente terminado y se monta en la parcela, pero es un sistema más caro por la logística que requiere. El sistema 2D es la evolución más rápida de la construcción tradicional, son estructuras prefabricadas que se llevan en dos dimensiones. Nosotros en Aedas Homes utilizamos mucho el 2D para baños industrializados y también utilizamos el 3D, al final son sistemas que pueden convivir", apunta José María Quirós.

El sistema constructivo en 3D es más caro por la logística que requiere para sus desplazamientos

Algo que comparte Cándido Zamora y asegura que "la tendencia en un futuro será la hibridación de sistemas. Más que un sistema estandarizado habrá una hibridación como ocurre en la industria de la automoción".

Está claro que la construcción, que abarca el sector inmobiliario, infraestructuras y estructuras industriales, es la industria más grande en la economía mundial, ya que representa el 13% del PIB mundial, luego "el futuro de la construcción industrializada pasa por ser el motor del sector inmobiliario", según apuntó David Martínez, CEO de Aedas Homes y presidente de Rebuild.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin