Vivienda - Inmobiliario

El Valencia vende a Atitlan el suelo terciario del Nuevo Mestalla para poder retomar las obras

Estado del Nuevo Mestalla. Foto: Guillermo Lucas
Valenciaicon-related

El Valencia Club de Fútbol ha anunciado que ha alcanzado un acuerdo con Atitlan Desarrollos Inmobiliarios, filial del grupo inversor Atitlan, grupo fundado y dirigido por Roberto Centeno, yerno del presidente de Mercadona Juan Roig, y Aritza Rodero, para la venta de los terrenos terciarios anexos al estadio del Nuevo Mestalla, cuyas obras llevan paradas desde hace 15 años.

Un anuncio con el que el equipo propiedad del magnate de Singapur, Peter Lim, mete presión al Ayuntamiento de Valencia, que ha intentado ampliar las garantías para renovar las licencias urbanísticas del proyecto tras los años acumulados de retrasos en las obras del campo de fútbol. El consistorio actualmente en manos de PP y Vox debe aprobar las fichas urbanísticas, que son el último requisito pendiente para otorgar la licencia.

Una autorización que ha generado polémica entre los grupos políticos del Ayuntamiento ya que se quiere garantizar que el nuevo coliseo se finalice por fin pero cumpliendo requisitos como un mínimo de 70.000 asientos y condiciones para poder albergar competiciones como el futuro Mundial de 2030.

De hecho, el propio comunicado reconoce que "el acuerdo queda sujeto a la aprobación de los instrumentos urbanísticos y licencias necesarias para el desarrollo tanto del estadio como de las edificaciones terciarias proyectadas por el comprador".

El interés de Atitlan por esa espacio se mantenía desde hace años, pero la situación de la tramitación urbanística había ralentizado un posible acuerdo. Para el desarrollo de los 40.000 metros cuadrados para promover hoteles y espacios comerciales contará con Área Desarrollo, filial del Grupo Simetría, en su fase de ejecución.

Aunque el equipo no ha revelado el importe de la operación, durante las negociaciones se valoraron los terrenos en algo más de 30 millones de euros. Fuentes conocedoras del acuerdo también señalan que en la venta se incluye que el dinero aportado se destine íntegramente a las obras de finalización del estadio.

¿Paso para acabar el estadio?

Desde la sociedad anónima deportiva se asegura que culmina así "un proceso de largas negociaciones que suponen un gran avance para el Valencia CF hacia el objetivo de reanudar y concluir las obras de la futura casa valencianista, ayudando además a desarrollar una de las entradas principales de la ciudad de Valencia, con un proyecto que contribuirá, sin duda, a dinamizar la economía de la zona". El Nuevo Mestalla está ubicado en la Avenida de las Cortes, cerca del Palacio de Congresos de la ciudad.

El Valencia CF señala que "sigue dando pasos adelante para convertir en realidad el Nou Mestalla" pese a que mantiene un litigio con el Ayuntamiento, después de que caducase la Actuación Territorial Estratégica (ATE), la figura con la que se desarrolló tanto el suelo para el Nou Mestalla como el futuro desarrollo de viviendas y espacios comerciales en el actual campo de Mestalla, en la Avenida de Aragón.

La inyección económica de este traspaso puede impulsar definitivamente que se retome la ejecución del nuevo campo. A los entre 30 y 40 millones de esta operación el equipo valencianista sumaría los 80 millones de euros que le corresponden del acuerdo del fondo CVC con LaLiga, con lo que al menos en teoría cubriría los cerca de 115 millones de euros en que valoró terminar el Nuevo Mestalla.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud