Vivienda - Inmobiliario

Signa, dueña del edificio Chrysler, registra la mayor quiebra de una inmobiliaria europea desde la crisis financiera

  • Sus activos están valorados en 27.000 millones de euros brutos
  • Tiene oficinas, hoteles de lujo, centros comerciales y edificios residenciales
  • Su quiebra afecta a 273 prestamistas y es la mayor de la historia de Austria
Foto: Dreamstime.

La firma austriaca de real estate Signa, dueña del emblemático edificio Chrysler en Nueva York, entre otras propiedades de lujo, ha quebrado. La valoración de sus activos asciende a los 27.000 millones de euros brutos y tiene 25.000 millones más en desarrollo, según sus datos. Su caída supone la mayor quiebra de una inmobiliaria europea desde la crisis financiera.

La empresa, con sede en Innsbruck, Austria, se acogió ayer la bancarrota en dicho país y, este jueves, una de sus subsidiarias suiza ha sido la siguiente en caer, solicitando asimismo el procedimiento de quiebra. La normativa austriaca no permite hacer procesos de reestructuración conjuntos, sino que cada una de las filiales tiene que presentar su propia solicitud. Esto implica que, más allá de la quiebra de la matriz, las ramas de la compañía que estén afectadas tendrán que iniciar el mismo proceso en el juzgado.

Signa tiene propiedades desde oficinas, a hoteles, complejos residenciales, edificios comerciales y tiendas de lujo. Tiene activos en Austria, Alemania, Suiza, Italia, Reino Unido o Estados Unidos, en concreto, Nueva York.

En cuanto a su procedimiento en Viena, las obligaciones de la compañía ascienden a los 5.260 millones de euros, de los cuales solo 252 millones están asegurados, según detalla la firma que lleva el proceso en el tribunal vienés, KSV1870. Mientras, los activos de la firma tienen un valor de 2.780 millones y un valor de liquidación de 314 millones, según los mismos datos. Esto implica que el pasivo de la compañía prácticamente duplica el de sus activos sujetos al procedimiento de quiebra y que, además, la firma no tiene apenas liquidez, lo que explica su situación actual.

La quebrada ha ofrecido a sus acreedores el 30% de lo que se obtenga del plan de restructuración, que es el mínimo legal, y lo que deja entrever que habrá grandes pérdidas en este proceso. Hay 273 prestamistas afectados por la bancarrota.

Signa, que pertenece al magnate austriaco Rene Benko, intentó obtener liquidez y estuvo negociando la financiación de 600 millones de euros con distintas firmas, entre ellas el Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudí (PIF), Mubadala Investment, Attestor Capital o Elliot, según Bloomberg. No se llegó a ningún acuerdo debido al poco tiempo del que disponía la de real estate y la complejidad del caso por sus numerosas subsidiarias. A lo largo de las próximas semanas se verá cuántas de ellas acaban solicitando la bancarrota.

Se trata la mayor quiebra de una firma austrica en la historia del país, según KSV1870, la firma que lleva el procedimiento de bancarrota en el país. Asimismo, es el mayor colapso de una inmobiliaria europea desde la crisis financiera.

Entre los activos de Signa están varios hoteles de lujo, como el Hyatt de Viena o un resort en el Lago de Garda, en Italia, o un centro comercial de lujo en Berlín, KaDeWe, o el histórico edificio Chrysler, del cual tiene el 50% de participación. La de real estate pretende mantener sus operaciones mientras plantea el proceso de reestructuración.

La estrategia de la compañía, que empezó a operar en el año 2000, consiste en una visión de largo plazo de comprar y mantener los activos en cartera, como explica la propia Signa. En un contexto de tipos de interés elevados y las caídas de las valoraciones del ladrillo por el ajuste monetario, las firmas de real estate más endeudadas y con poca liquidez están muy presionadas.

La subida de los tipos de interés es uno de los motivos que ha llevado a la quiebra de la empresa, como explica KSV1870, además del coronavirus. La pandemia provocó una importante ralentización del comercio minorista que Signa ha arrastrado hasta día de hoy. Además, pese a su apalancamiento y un contexto macroeconómico desfavorable, la austriaca ha seguido comprando activos. Actualmente, tenía varios proyectos en construcción en Alemania, un país donde el inmobiliario está sufriendo y en el que se han disparado las quiebras de promotoras.

Los problemas de Signa han sido un motivo de preocupación para los reguladores en los últimos meses. La agresiva estrategia de compras del magnate austriaco, Benko, levantaron recelos en el Banco Central Europeo (BCE). El brazo supervisor encabezado por Andrea Enria pidió a varios bancos en Austria, Alemania y otros países anotarse las pérdidas en balance de sus préstamos a Signa, sgún informaba Bloomberg en agosto. En todo caso, la posibilidad de contagio parece limitada.

¿Quién es Rene Benko?

El dueño de la de real estate, Rene Benko, es un austriaco de 47 años, nacido en una familia de clase media. Es conocido por presumir de tener uno de los mejores portfolios de edificios del mundo, únicamente superado por los activos de la Iglesia católica y los de la familia real británica, como se jactaba.

Su riqueza asciende a los 2.800 millones de dólares, según la lista Forbes, y se encuentra entre las 1.100 personas más ricas del mundo. Su firma de real estate es una de las mayores de Europa. El austriaco la fundó con 22 años, ya que de joven empezó a trabajar como asistente inmobiliario, lo que le impidió graduarse en el instituto. Actualmente, el multimillonario también tiene participaciones en dos de los diarios más importantes en Austria.

A principios de noviembre, Benko se vio obligado a dejar la presidencia del consejo de Signa, ya que el resto de los accionistas le presionaron para dar paso a un experto en reestructuraciones. La firma venía arrastrando problemas de liquidez, lo que condujo a esa decisión y al nombramiento de Arndt Geiwitz, anunciaba la firma en LinkedIn.

Entre los accionistas de su imperio está la familia fundadora de la casa de coches Peugeot. Sin embargo, Benko ostenta la participación mayoritaria en la matriz y en varias de sociedades del grupo. Tiene el 50% a medias con la firma RFR, con la que comparte el Chrysler.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud