Vivienda - Inmobiliario

La mitad de los propietarios tomará medidas ante la limitación del alquiler al finalizar el contrato

  • El 68% de los propietarios consideran que la intervención les ha afectado
  • El 30% de los caseros incrementará el precio una vez que finalice el contrato

La nueva ley de vivienda elimina el IPC como índice de referencia para actualizar la renta y mantiene el límite a la subida de los alquileres al 2% -implantada en abril de 2022 y extendida para todo este año-, eleva el tope al 3% en 2024 y a partir de ese año se creará un nuevo cálculo. El 68% de los propietarios consideran que la intervención les ha afectado, según un estudio de Fotocasa Research para conocer la opinión de los caseros que se han visto obligados a ceñirse a dicha limitación durante el año pasado. De éstos, un 30% se sienten poco o algo perjudicados, un 21% dicen sentirse bastante perjudicados y otro 17% afirma que se sienten muy perjudicados.

De los propietarios que conocen la prórroga, casi la mitad, es decir un 49%, afirma que tomará alguna medida como consecuencia del límite del 2% de subida a la actualización de las rentas. Las consecuencias más contempladas van encaminadas a mantener el piso en su régimen actual, pero buscando maneras obtener una renta superior.

Así, según el estudio de Fotocasa, el 30% incrementará el precio una vez que finalice el contrato. Por su parte, un 19% buscará inquilinos que puedan asumir un pago mayor una vez terminado el contrato. Plantearse comprar una vivienda como inversión en el futuro, vender el piso cuando finalice el contrato o destinar la vivienda a alquiler vacacional son otras de las medidas que valoran los caseros.

"Aunque un 47% están dispuestos a aceptar la prórroga y esperar a que finalice la regulación, destacan medidas de un buen número de propietarios que planean adoptar para escudarse frente a la intervención de las subidas. Subir precios, buscar inquilinos más solventes, vender el inmueble o ponerlo en alquiler turístico, son movimientos que no benefician al mercado, porque o bien encarecen la vivienda o bien disminuyen su oferta", explica María Matos, directora de Estudios y portavoz de Fotocasa.

En este contexto, desde el portal inmobiliario resaltan que los caseros de Madrid son relativamente más propensos a vender el piso una vez finalice el contrato (10%), los de Andalucía se inclinan más hacia plantearse la compra de vivienda como inversión (12%) y a pasar la vivienda a alquiler vacacional (15%).

Conocimiento sobre la regulación

De forma generalizada, existe un conocimiento alto de la regulación. Los propietarios muestran un mayor conocimiento que los arrendatarios: un 82% de propietarios conoce la regulación frente al 67% de los arrendatarios. Los jóvenes de 18-34 años presentan un conocimiento menor de la medida, en torno al 60%, mientras que entre los mayores de 45 años éste sobrepasa el 80%.

En este sentido, hay algunas diferencias entre regiones, siendo la medida más conocida en Madrid (81%) y Cataluña (77%), que en Andalucía (68%) y Comunidad Valenciana (63%). Sin embargo, "la medida es conocida mayoritariamente en todas las comunidades", señalan desde Fotocasa.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud