Comunidad Valenciana

La deuda valenciana alcanza los 50.807 millones tras crecer un 4,8% el año del Covid

  • En la última década se ha incrementado un 152%
  • Supone el 48,6% del PIB, frente al 27,1% de media de todas las CCAA
El presidente Ximo Puig.
Valencia

La deuda pública de la Comunidad Valenciana supera por primera vez en su historia los 50.000 millones de euros al cierre de 2020, según los datos del Banco de España. Un volumen que la sitúa en el 48,6% del PIB regional total.

Como era de esperar, la pandemia con el gasto extra generado ha vuelto a elevar la deuda pública de la Generalitat Valenciana. Pero pese a ser lo esperado, las cifras del endeudamiento de la Administración autonómica siguen batiendo récords con un volumen que parece difícil de afrontar.

La Comunidad Valenciana cerró 2020 con una deuda pública de 50.807 millones de euros, la segunda más alta por detrás de Cataluña en volumen total y la primera en relación al PIB. La deuda autonómica supuso un importe equivalente al 48,6% del PIB, frente al 27,1% de la media de todas las autonomías, según los datos dados oficiales del Banco de España a 31 de diciembre de 2020.

En 2019 la deuda pública regional ascendía a 48.438 millones, lo que representó el 42,1% del PIB. esto supone un incremento anual del 4,88%.

Una década al alza

La evolución es aún más llamativa si se analiza con perspectiva. En la última década la deuda pública valenciana se ha incrementado un 152% y en 2010 era de poco más de 20.000 millones.

El Banco de España ha confirmado que la deuda pública española cerró 2020 en un máximo histórico de 1,35 billones de euros, equivalentes al 120% del PIB, tras un ejercicio marcado por la pandemia que ha disparado los gastos.

Desde la Generalitat Valenciana se considera que la infrafinanciación que genera el actual sistema autonómico es el origen de este fuerte incremento de la deuda y continúa reclamando la reforma del sistema para poder atajar un problema que no deja de aumentar.

"Si tomamos como punto de partida el modelo de financiación de 2002, la infrafinanciación que sufre la Comunitat Valenciana explica el 46% de nuestra actual deuda" ha asegurado el conseller Vicent Soler, quien ha reivindicado la necesidad de que el Estado "articule algún mecanismo que compense la deuda histórica valenciana vinculada a la infrafinanciación". 

"El nuevo modelo debe cumplir dos principios básicos, el de la suficiencia de recursos, que este año se ha aumentado de forma global para el conjunto de España gracias a las aportaciones del Gobierno central; pero también el de la equidad en el reparto de recursos, que sigue sin solucionarse", ha reiterado el responsable de Hacienda, tras señalar que, una vez más todos los datos vuelven a poner de manifiesto cómo "la Comunitat Valenciana está sufriendo las consecuencias de una situación que es a todas luces insostenible y que requiere de un acuerdo urgente".

"Si hay algo que este Consell no va a dejar de hacer es destinar los recursos que sean necesarios para aproximarnos a la media de gasto del resto de autonomías, porque los valencianos merecen los mismos servicios públicos y de la misma calidad que el resto de españoles", ha sentenciado el conseller.

Según la Conselleria, el coste de la deuda de la Comunitat Valenciana al cierre de 2020 se ha situado en el mínimo histórico del 0,75%, por lo que ya es la segunda autonomía, sólo superada por La Rioja.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.