Transportes

Matutes sale de la naviera Baleària y vende su 42,5% a su presidente Adolfo Utor

  • Adolfo Utor pasa a controlar el 100% de la compañía de ferris
Adolfo Utor.
Valencia

El grupo empresarial de la familia Matutes abandona el negocio naviero, una de las que había sido sus actividades históricas en las Islas Baleares. El conglomerado de la familia del exministro Abel Matutes ha vendido el 42,5% que mantenía de Baleària, la naviera con la que había fusionado sus empresas de barcos hace 17 años, a su presidente Adolfo Utor.

Con este acuerdo Adolfo Utor, que asumía la gestión del grupo y ya poseía el 57,5% restante, pasa a controlar el 100% del accionariado, según ha informado la propia Baleària, que no ha desvelado el importe de la operación.

La empresa destaca que las negociaciones entre los socios para cerrar el traspaso se han mantenido de forma cordial durante los últimos meses.

El grupo Matutes destinará los fondos obtenidos con esta desinversión a su core business hotelero, en los que concentra actualmente sus inversiones. Por su parte, Adolfo Utor mantiene su apuesto por el proyecto de la compañía con sede en Denia (Alicante) que lidera.

Líder en Baleares

Baleària es la naviera líder en el transporte de pasaje y carga en las conexiones entre la Península Ibérica con Baleares, y también une Ceuta, Melilla y Canarias con la península. En el ámbito internacional, ofrece servicios en Marruecos, Argelia y el Caribe (entre Estados Unidos y las Bahamas). 

La salida de Matutes se produce después de que su actividad se viera golpeada por el coronavirus y sus efectos el año pasado. El tráfico de pasajeros cayó un 52%, con 2,15 millones de viajeros menos el año pasado, lo que ha redujo en casi una cuarta parte sus ingresos, hasta 342,2 millones de euros.

El fuerte recorte de los ingresos y la falta de actividad de pasajeros en muchas de sus líneas durante meses, como en el caso de las que comunican la península con Marruecos y Argelia, llevó a la naviera con sede en Denia (Alicante) a registrar unas pérdidas de 15 millones de euros frente a los 27,4 millones de beneficio de 2019.

La recuperación este año también se está viendo afectado por la subida en los costes del combustible, que supone cerca del 30% de la estructura de costes de la compañía. Pese a ello la empresa mantiene sus inversiones en la renovación de su flota.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin