Transportes

Amazon incrementa un 70% su negocio en España antes del Covid-19

  • Las filiales arrojan un beneficio de 14 millones y pagan cinco millones por sociedades
Amazon

Amazon es el líder indiscutible del comercio online en España, con una facturación muy superior a la de Alibaba, El Corte Inglés o Inditex. A falta de datos oficiales, distintas asociaciones calculan que la plataforma norteamericana ingresa en nuestro país más de 4.500 millones de euros al año, frente a los 1.300 millones del gigante asiático o los 1.200 millones de los grandes almacenes.

Pese a las elevadas cifras que maneja, la multinacional publica en España sólo una pequeña parte de su negocio local debido a la estructura societaria con la que opera en Europa, que le permite facturar en Luxemburgo, donde tiene la sede, todo lo que vende a través de la página web y pagar apenas cinco millones en impuestos sobre beneficios en España, cifra que se eleva a los nueve millones si se suman los impuestos pendientes de pagar a cierre de año pero comprometidos. Aun así, su presencia y volumen de actividad en nuestro país es cada vez mayor por lo que el año pasado, antes del Covid-19, declaró unos ingresos de 835 millones de euros, un 68% más que en 2018. Cifra que subirá más tras la pandemia por el auge del comercio online. No en vano, el grupo ya está buscando más mano de obra.

Aflora unos ingresos de 835 millones de euros en nuestro país en pleno boom del 'online'

Tras el fuerte aumento del negocio en España, donde opera a través de cinco filiales que prestan servicios de logística, paquetería, gestión de datos, soporte comercial y publicidad, se encuentra la creación de Amazon Road Transport en mayo de 2019; el incremento de la facturación de Amazon Online Service y los mayores ingresos de la filial Amazon Spain Service. En este punto, cabe recordar que el único cliente de todas las filiales españolas de Amazon es la propia compañía.

Así, Amazon EU, con sede en Luxemburgo, pagó 237 millones de euros a Amazon Road Transport el año pasado por el transporte, la manipulación y el almacenamiento de paquetes (última milla y media distancia) que vende a través de su web en nuestro país. La firma nació a mediados del año pasado de la escisión de parte del negocio de Amazon Spain Fulfillment, que facturó de su matriz luxemburguesa 331 millones ese mismo año por las actividades de almacenaje, recogida, empaquetado y gestión de pedidos de clientes y proveedores. Sus ingresos cayeron 9,6% por la perdida de parte de sus activos y negocio. Estas dos firmas también trabajan para otras empresas del grupo y a su vez subcontratan los servicios de otras filiales.

Otro de los negocios que también ha crecido mucho en España en el último ejercicio es de la gestión de los servicios de publicidad online. Así, Amazon Online Spain ha declarado unos ingresos de 159,6 millones de euros, casi tres veces más que un año antes, cuando cerró con una facturación de 55,3 millones. La empresa presta así servicios de marketing a otras compañías del grupo como Amazon Online UK Limited, Amazon EU o Amazon Europe Core (Luxemburgo), que a su vez es su socio único. El fuerte aumento de la actividad no se ha traducido en una mejora de la rentabilidad del negocio y la firma cerró el año pasado con unos números rojos de 159.000 euros. Y es que los gastos han crecido más deprisa que los ingresos llevando a la filial a registrar un resultado de explotación de 91.000 euros, un 60% menos.

En esta línea, y en respuesta a la mayor carga de trabajo de la plataforma en España, la filial de servicios administrativos cerró 2019 con un alza en la facturación del 43%, pasando de ingresar 70 millones en 2018 a 100,5 millones de euros el año pasado. En este caso, el resultado operativo también se ha visto lastrado y la compañía ha publicado unas pérdidas de explotación de 5,5 millones, casi el doble que un año antes. La plataforma de comercio electrónico asegura en las cuentas que "todas las transacciones con partes vinculadas se realizan a precios de mercado", lo que implicaría que paga por los servicios que prestan sus filiales lo mismo que pagaría si los realizara un tercero.

En su conjunto, la multinacional online declaró en España unos beneficios agregados de 14 millones de euros frente a las perdidas de 713.000 euros del ejercicio anterior gracias al resultado extraordinario de 10,2 millones de euros registrado por la filial Amazon Spain Fulfilment por la venta de un centro logístico en Barcelona, que le llevó a ganar 18 millones de euros, seis veces más. Por su parte, Amazon Spain Services, que presta servicios administrativos y financieros al grupo, perdió 5,7 millones de euros, un millón más que en 2018, pese a elevar su facturación un 43%, como ya se ha apuntado.

Más empleo, pocas mujeres

El aumento de la carga de trabajo en nuestro país y de la ventas a través de plataforma, crecimiento que se ha acelerado con la pandemia, se tradujo el año pasado en un fuerte aumento de su plantilla media (a final de año registra picos de contratación por la Navidad y el Viernes Negro).

Según los datos publicados por las propias filiales, Amazon empleó en España en 2019 a unos 5.900 trabajadores, lo que supone un incremento del 55% respecto a 2018. Es decir, unos 2.000 puestos de trabajo más. El grueso del crecimiento se ha registrado en la filiales de logística y distribución de paquetes puesto que los envíos se multiplican año a año.

El gigante empleó a 5.900 personas el año pasado, un 55% más, pero solo un tercio, mujeres

Así, Amazon Fulfillment cerró el ejercicio pasado con una plantilla promedio de 3.901 trabajadores, un 30,8% más que en 2018. A 31 de diciembre tenía contratados a 4.033 personas. En esta línea, la nueva compañía (Amazon Road Transport Spain), que se centra en los servicios de última milla, ha nacido con una plantilla de 864 trabajadores. La filial de servicios, que ha incrementado mucho su volumen de negocio cerró el año con 1.048 empleados, un 61,5% más. La única que ha recortado drásticamente la plantilla ha sido la filial de gestión de datos. La tecnológica, además, externaliza gran parte del reparto por el alto volumen de pedidos.

Pese a que la compañía norteamericana asegura estar muy concienciada con las políticas de igualdad, lo cierto es que apenas un 34% de sus trabajadores son mujeres (unas 2.000 en 2019) y reconoce que existe brecha salarial. Por ejemplo, en Amazon Spain Services las mujeres cobran de media 42.700 euros al año frente a los 53.400 euros del promedio de los varones. La firma explica que todos sus trabajadores cobran lo mismo si están en el mismo puesto. En Amazon Road Transport la brecha es de apenas unos cientos de euros. Así, como en todas las empresa, la diferencia viene por el número de cargos directivos o intermedios, que suele haber más hombres, y por las reducciones de jornada, que afectan más a las mujeres.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin