Transportes y Turismo

Las navieras rearman sus flotas para la guerra de precios en Baleares este verano

El nuevo 'fast-ferry' Margarita Salas de Baleària.
Valenciaicon-related

El corredor marítimo entre la Península y Baleares volverá a ser este verano el escenario de la batalla entre los tres operadores que desde hace tres años compiten en el transporte de pasajeros y mercancías por ferry. Una dura competencia entre Baleària y los trasatlánticos italianos Grimaldi y MSC que ha llevado a las compañías a mover ficha para tratar de optimizar al máximo la temporada alta y exprimir sus barcos durante el verano con barcos en un mercado donde la guerra de precios ha hecho mella.

El líder del mercado en estas rutas entre los puertos fundamentalmente de Barcelona, Valencia y Denia (Alicante) es la naviera Baleària, que desde que nació hace 25 años opera en esas líneas y en las que unen entre sí las islas. La compañía propiedad de Adolfo Utor atesora alrededor del 50% de cuota en pasajeros, un tráfico que tiene en los meses de verano su mayor movimiento, y cerca del 65% en carga, que es más estable durante todo el año dado que el suministro de buena parte de productos a las islas se realiza desde la Península en muchos caso de forma diaria.

El grupo con sede en Denia acaba de recibir en los astilleros Armon de Gijón su nuevo buque insignia, el fast-ferry Margarita Salas, en el que ha invertido 126 millones de euros para 1.200 pasajeros y más de 400 vehículos. Un catamarán gigante que puede navegar a gas para reducir las emisiones, y con ellas ciertas tasas, que en breve empezará a unir Barcelona y Palma de Mallorca en 3 horas y media. Una incorporación para no perder terreno frente a sus dos rivales.

Durante más de una década el otro gran operador de estos mares era Trasmediterránea, la antigua compañía estatal que ha pasado por manos de Acciona y Armas. Hace tres años este último grupo canario optó por deshacerse de su negocio en Baleares y vendió las líneas, sus barcos y sus terminales a la italiana Grimaldi, que rebautizó su filial española de ferris como Trasmed GLE. En el mismo 2021, MSC, la mayor naviera del mundo en contenedores, desembarcaba a través de Grandi Navi Veloci (GNV) en el mercado balear con rutas desde Barcelona y Valencia.

Precios agresivos

La competencia entre ellas ha desencadenado desde entonces una situación paradójica. A pesar de los fuertes incrementos de costes desde entonces, fundamentalmente en combustible, los precios se han estancado. Según señaló el propio Utor en la presentación de resultados de Baleària, desde 2019 los precios siguen cayendo en las rutas entre Península y las islas.

Una merma de la rentabilidad que fue uno de los factores por los que la naviera alicantina redujo un 40% su beneficio en 2023 y a la que Trasmed, la filial de Grimaldi, también achaca buena parte de sus elevados números rojos. La naviera, que perdió 26 millones de euros el año pasado, considera que la "política de precios agresiva" con la entrada de un tercer competidor está teniendo un fuerte impacto negativo. También ha movido ficha adaptando sus barcos para reducir emisiones y renovando su flota con el apoyo de su dueño Grimaldi, que ya ha inyectado 105 millones a su filial y en marzo aportó el buque renombrado como Ciudad de Sóller.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud