Transportes y Turismo

Bruselas pondrá nuevas pegas a la compra de Air Europa por IAG

Aviones de Iberia y Air Europa en Madrid-Barajas.

La Comisión Europea exigirá más remedies a IAG para aceptar la compra de Air Europa por 500 millones de euros al haber localizado "obstáculos significativos de competencia", según el Financial Times. El grupo aéreo anunció en febrero de 2023 su intención de ejercer la compra de la aerolínea de Globalia por 400 millones, de la que ya disponía un 20% por la conversión de un crédito condedido durante la pandemia.

Los expertos consultados por el FT aseguran que el acuerdo de compra de Air Europa es "más problemático" que el primer intento, realizado antes de la pandemia, porque IAG estaría en una mejor posición financiera que entonces. Estas fuentes aseguran que las posibilidades de recibir el 'ok' de Bruselas son "escasas", aunque el holding dirigido por el español Luis Gallego todavía tiene tiempo de ampliar su oferta de remedies para convencer al regulador. En su último comunicado al respecto, el CEO de IAG aseguró estar "trabajando para cerrar esta operación a lo largo de este año, tan pronto como sea posible".

Respuesta antes de junio

A finales de enero, Bruselas arrancó la segunda fase del proceso para supervisar si la adquisición cumple los estándares de libre competencia del mercado europeo, con el fin de no distorsionar significativamente el mercado. Esta 'Fase 2' llegó después de que IAG renunciara a presentar sus remedies en la primera etapa, con el objetivo de ofrecer más tiempo a la Comisión para que estudiase con tiempo la propuesta de surcos horarios que compensarían su movimiento.

El plazo se agota y antes del 7 de junio deberá haber una respuesta del organismo comunitario. Pero, según el Financial Times, antes de que se produzca esta decisión definitiva, Bruselas podría trasladar al grupo aéreo varias advertencias a lo largo del próximo mes, según fuentes próximas a la operación, a través de la llamada "declaración de objeciones". "Esta acción equivaldría a una advertencia de que la transacción se enfrenta un veto a menos que se hagan concesiones creíbles", explica el citado medio.

Menos competencia

Entre las críticas de Bruselas al acuerdo se encontrarían una merma de la competencia en rutas domésticas e internacionales entre España y América, o un aumento de precios derivado de esta menor competencia. También mencionan más dificultades para los rivales de IAG, que estaría negociando la cesión de sus surcos horarios a aerolíneas más pequeñas, como Binter o Volotea, que no pueden competir en el segmento de mercado del holding propietario de Iberia, o que no mueven los volúmenes de pasajeros que puede ofrecer una 'low cost' como Ryanair, que ambiciona con quedarse con estos slots.

La investigación abierta por la UE coincide en el tiempo con su reciente anuncio de endurecer las normas para la fusión de aerolíneas, una ambición del sector aéreo que pretende replicar el modelo estadounidense en territorio europeo, y que, dadas las operaciones en marcha, permitiría crear cuatro grandes grupos aéreos capaces de competir tanto a nivel continental como internacional.

Así, Bruselas ya anunció una investigación para la compra del 41% de ITA Airways (Alitalia) por parte de Lufthansa, rescatada por el estado alemán. También Air France-KLM adquirió un 20% de la escandinava SAS. Otras aerolíneas nacionales están en el ojo de estos grandes grupos, a la espera de que el estado portugués avance en la privatización de TAP.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud