Transportes y Turismo

Marruecos amenaza a la gallina de los huevos de oro de España con un récord histórico de turistas

El fuerte desarrollo económico de Marruecos es una bendición en muchos sentidos para España, pero al mismo tiempo supone una amenaza en otros. El país vecino es un competidor directo por la atracción de turismo. Aunque esto no es un juego de suma cero puramente, lo cierto es que cada turista que decida ir a Marruecos puede ser un turista menos que recibe España. Marruecos está tomándose muy en serio el turismo, invirtiendo millones en promocionar su patrimonio, la seguridad del país (uno de los países musulmanes más seguros) y toda la riqueza cultural, que cada vez gusta más al turista global.

Con todo, Marruecos recibió en los primeros once meses a 13,2 millones de turistas, superando las estadísticas que se registraron en todo el año de 2019, antes de la pandemia, cuando recibió entonces 12,9 millones de turistas.

En un informe reciente, los expertos en turismo de CaixaBank Research ya advertían sobre esta tendencia: "El primer factor que cabe destacar es la competencia de mercados con precios más bajos que los españoles. Utilizando datos de Eurocontrol, observamos un fuerte aumento de los vuelos a Marruecos y Turquía, dos destinos con niveles de precios muy competitivos", aseguraban estos expertos.

En un comunicado, el Ministerio de Turismo marroquí explicó que las llegadas hasta noviembre suponen un aumento del 36% en comparación con el mismo período en 2022. Aunque en España la llegada de turistas está creciendo mucho más despacio en términos relativos, se espera que este año se bata un nuevo récord.

vista marrakech panorámica turismo
Vista panorámica de Marrakech

"Es una dinámica positiva que demuestra la eficacia de las medidas de promoción y transporte aéreo implementadas por Marruecos", se lee en la nota. La ministra del ramo, Fatima Zahra Amor, dijo en una declaración recogida por la nota que su país puede superar los 14 millones de turistas a finales de diciembre.

Los analistas de CaixaBank Research coinciden y explican que "la evolución favorable de los volúmenes turísticos de estos competidores se entiende particularmente en el contexto de bajadas de ingresos en términos reales en Europa en 2022 y 2023 a causa de la inflación".

Marruecos es bueno, bonito y barato

"En otras palabras, la caída de los sueldos de los europeos es un factor que limitará el crecimiento del turismo en España de cara a finales de 2023 y 2024. Recordemos que, antes de la pandemia, Turquía, Túnez, Egipto y Marruecos empezaban a despuntar como grandes competidores de la industria turística española en el Mediterráneo", aseguran los expertos del banco catalán.

Desde CaixaBank explican que Marruecos o Turquía son competidores directos y la llegada de turistas a estas zonas no guarda una correlación directa con la llegada de turistas a España. Esto quiere decir que Marruecos es la principal amenaza para la industria del turismo en España al contrario de lo que se suele pensar. Siempre se tiende a creer que la gran amenaza son Grecia y Portugal.

Pese a la amenaza que supone la irrupción de Marruecos, España aún sigue presentando cifras de llegadas de turistas que son en términos absolutos muy superiores. Por ejemplo, solo en el mes de octubre se estima que llegaron a España 8,7 millones de turistas, según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Competencia directa con España

"En contraste con los datos de Marruecos y Turquía, consideramos que los registros positivos de Grecia y Portugal son moderadamente alentadores para el turismo español. Aunque Grecia y Portugal son mercados que compiten con España, también son mercados con los que existe una gran correlación (tradicionalmente, cuando otros destinos de la UE crecen, España crece de manera similar). Por ello, el hecho de que la demanda en ambos países dé señales de fortaleza indica una buena inercia hacia la demanda en el mercado doméstico", señalan desde CaixaBank Research.

Desde el Financial Times destacaban recientemente que la industria turística de Marruecos iba camino de obtener unos niveles récord a finales de 2023, incluso después del terremoto que sacudió el país, las cifras podrían ser impresionantes. "Europa representa el 70% de los visitantes de Marruecos, siendo los franceses y los españoles los más frecuentes. Pero vienen más turistas de Israel después de que los dos países normalizaron sus relaciones en 2020 y acordaron introducir vuelos directos. "Lanzamos una visa electrónica que facilitó la llegada de ellos y de personas de otros 40 países", explica Ammor. Los turistas de la UE y algunos otros países europeos no necesitan visas para visitar el país.

Por ello, la industria del turismo española debe prestar gran atención a lo que sucede en Marruecos, que ahora está centrando gran parte de sus esfuerzos en impulsar su turismo. Aunque todavía se encuentra a años luz de los números de España, la elevada oferta de Marruecos será una amenaza cada vez mayor para España.

Las grandes aerolíneas están intentando aprovechar este crecimiento. Hace tres días, Ryanair anunció que iba a crear hasta 35 nuevas rutas desde diferentes puntos para volar hasta Marruecos. Aunque esto es solo un paso, lo cierto es que resulta clave que haya una 'infraestructura' cada vez mayor y barata para llegar a Marruecos. Si la llegada de turistas a Rabat sigue aumentando más rápido que llegada de turismo a España, un día se producirá el temido sorpasso.

"El repaso de los indicadores claves del sector nos deja un escenario aún relativamente positivo para 2023, para el que auguramos un crecimiento considerable. Prevemos que los vientos de cara entren en acción sobre todo hacia finales de 2023 y durante 2024, año para el que esperamos un crecimiento positivo del PIB turístico pero más moderado debido al panorama macroeconómico complejo en dos de los grandes países de origen de turistas –el Reino Unido y Alemania–, la mayor competencia en precio de otros destinos en el Mediterráneo, y el riesgo de que tanto el turismo doméstico como el europeo vuelva a viajar a destinos más lejanos", sostienen los economistas del banco catalán.

"Aun así, dos factores impulsarán el turismo hacia finales de 2023 y 2024: la recuperación de los salarios reales en España y en Europa, la demostrada resiliencia de la demanda turística europea y la recuperación de la demanda turística proveniente de mercados de larga distancia como el asiático", sentencian desde CaixaBank.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud