Telecomunicaciones

STC acelera la compra de Altice Portugal para explorar una alianza con Telefónica

  • La dueña de la antigua Portugal Telecom lidera el mercado vecino con la marca MEO
  • MEO gestiona el 38% del mercado de móviles luso, frente al 30% de NOS y el 28% de Vodafone 
  • El grupo de Riad pretende extender su zona de influencia en el continente europeo
A la izquierda, Olayan Alwetaid, consejero delegado del grupo STC, recibe un premio en nombre de su compañia.
Madridicon-related

Saudi Telecom (STC) ha acelerado en las últimas semanas la maquinaria para comprar el operador de telecomunicaciones Altice Portugal, compañía que opera en el país vecino con la marca MEO y que actualmente ofrece servicios de telefonía móvil, fija, fibra óptica (FastFiber) y televisión de pago. El objetivo de la compañía árabe consiste en extender su área de influencia en el mercado europeo, según apuntan a elEconomista.es fuentes conocedoras de la situación. La oportunidad para crecer que ofrece Altice Portugal, dueña de los activos del antiguo incumbente Portugal Telecom, se presenta muy tentadora para el grupo de Riad ante la posibilidad de "explorar o promover" sinergias en la Península Ibérica con su socio Telefónica, según las mismas fuentes.

Con esta ofensiva en el horizonte, STC proyecta crear una alianza ibérica en la que convergerían sus posibles activos en Altice Portugal -valorados en más de 8.000 millones de euros- junto con los de Telefónica, compañía donde atesora el 4,9% de las acciones, así como con otro 5% del capital en derivados pendientes de convertir en títulos con plenos derechos políticos.

La estrategia de la compañía que dirige Olayan Alwetaid consiste en reforzar Telefónica, con un creciente peso en la compañía española mediante la futura incorporación de los referidos activos de Altice Portugal, entre los que también se incluirían la fibra óptica portuguesa compartida por Altice y Morgan Stanley.

El Gobierno español podría ver con buenos ojos que Telefónica pueda participar en el proceso de consolidación del mercado europeo de telecomunicaciones desde el bando comprador, con altas posibilidades de crecimiento en otros mercados del continente.

Cumbre en Las Tablas

El proyecto de compra de Altice Portugal por parte de STC y su posterior integración en Telefónica implicaría un canje de acciones ciertamente complejo, salvo que la multinacional española también acuda a la puja de Altice Portugal de la mano de su socio árabe. En este sentido, una delegación de STC, liderada por Alwetaid, mantuvo la semana pasada una reunión con los primeros espadas de Telefónica, en la sede madrileña de Las Ta blas, sin que trascendiera el alcance de las conversaciones, aunque podría haberse tratado este proyecto de alianza ibérica entre Telefónica, Altice Portugal, con STC por medio. Precisamente, todo este escenario de posibilidades coincide en el tiempo con los trámites que actualmente intenta acelerar STC con el Gobierno español y cuya resolución no se espera hasta dentro de un año.

Según datos del regulador sectorial Anacom, MEO fue el operador con mayor cuota de accesos móviles activos en Portugal en 2023, con una cuota de mercado de 38,1%, por delante de NOS (29,8%) y Vodafone (28,3%). Lejos de los anteriores aparecen NOWO y Lycamobile, con cuotas del 2,0% y el 1,9%, respectivamente.

La carrera de STC por adquirir Altice Portugal será una prueba de obstáculos ya que, entre otros contendientes, destaca el fondo Warburg Pincus (en alianza con Zeno Partners y António Horta-Osório, expresidente de Credit Suisse), fondo que a finales de 2023 puso 6.600 millones de euros sobre la mesa por Altice Portugal, pero sin obtener respuesta favorable.

En la misma liza -donde el banco Lazard asesora a Altice Europa- también destaca la puja del operador francés Illiad. La compañía liderada por el multimillonario Xavier Niel ambiciona crecer en Portugal, ahora espoleado tras su reciente renuncia a expandirse en Italia. En ese sentido, el operador suizo Swisscom confirmó la semana pasada la existencia de negociaciones avanzadas y en exclusiva con Vodafone Italia, compañía valorada en 8.000 millones de euros. De formalizar este acuerdo con la multinacional británica, Swiscomm fusionaría estos activos con los de Fastweb, filial del grupo helvético en Italia.

Según apuntan otras fuentes desde Portugal, han llegado a coincidir hasta 23 propuestas no vinculantes por Altice Portugal, una vez descartados los fondos Apollo Management y CVC Capital Partners, que inicialmente mostraron interés en el proceso.

Como sucede en España, el Gobierno portugués también dispone de una regulación -aprobada en 2014- para proteger a sus empresas estratégicas de energía, transportes y comunicaciones frente a compras foráneas. Estas circunstancias representan un obstáculo añadido al interés de los grupos extranjeros. En ese caso, el gobierno del socialista António Costa miraría con especial atención las decisiones de su homólogo español Pedro Sánchez en la ofensiva accionarial de STC en Telefónica.

En su último informe anual, la compañía con sede en Riad recordó sus ingresos de 43 millones por el dividendo de Telefónica, así recordado la suscripción de un acuerdo de opciones para cubrir el riesgo de precio en relación con su inversión en Telefónica con un ratio de cobertura de 1:1. En el mismo documento, STC muestra su disposición para crecer fuera de Arabia Saudi y el Reino Unido, al margen del movimiento de adquisición de tres empresas de torres de telecomunicaciones con sede en Bulgaria, Croacia y Eslovenia, valoradas en su conjunto en cerca de 1.200 millones de euros.

Enfrentadas desde hace 14 años

Telefónica y Portugal Telecom, origen de Altice Portugal, guardan pésimos recuerdos del verano de 2010. La culpa la tuvo la brasileña Vivo, un operador demasiado apetitoso para compartirlo con un vecino mal avenido. El grupo español ganó aquella batalla entre telecos, pese a la acción de oro en contra del gobierno luso y previo acuerdo del pago de 7.500 millones a su pareja empresarial. La joint venture saltó por los aires y Telefónica pudo consolidar el negocio del operador líder del mayor mercado latinoamericano. Casi 14 años después, y sin rencores del pasado, las dos compañías -aunque la lusa con diferente nombre- podrían volver a cruzar sus destinos, ahora con Saudi Telecom como bisagra.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud