Telecomunicaciones

Zegona estudiará la venta de la red fija de Vodafone o la entrada de un socio para sanear su deuda

  • El fondo ingresaría cerca de 3.000 millones, el 60% del importe de la compra del 'operador rojo'
  • Eamonn O'Hare buscará "formas de encontrar valor" a la red ya desplegada en 11 millones de edificios
Operarios durante el despliegue de red fija.

La firma de inversión Zegona tiene un plan para reducir los 5.000 millones de euros de deuda que acumulará con la compra de Vodafone España: la venta de la red de fibra óptica y cable, cuyo valor en el mercado rondaría los 3.000 millones de euros. En el supuesto de que la transacción no se materialice, el fondo también contempla la posible entrada de un socio industrial. Según explican fuentes conocedoras de la situación, la búsqueda de compradores o socios ya está realizada, con Macquarie Capital en primera fila, tal y como ya informó elEconomista.es el pasado 9 de febrero.

Ante esta oportunidad latente de obtención de ingresos, la compañía presidida por Eamonn O'Hare sólo tendría que aprovecharse de unas negociaciones y estudios ya realizadas de forma concienzuda por parte de la filial española de Vodafone. De hecho, ya estaba acordado hasta el mandato de venta con el banco estadounidense Evercore. Por lo tanto, bastaría con pulsar una tecla para poner en marcha toda la operativa. Esa maniobra podría haber sucedido antes de finales de año de no haberse acordado la compra a Zegona, anunciada el pasado miércoles por un importe en efectivo de 4.100 millones y otros 900 millones en papelitos (acciones preferentes) adquiridos por el grupo Vodafone.

Los activos de red fija de Vodafone España se extienden en casi 11 millones de unidades inmobiliarias, aunque de diferente calidad. Mientras que la fibra óptica hasta el hogar (FTTH) ya están desplegadas en casi cuatro millones de hogares, las de cable rondan las 7 millones. Como es habitual en este tipo de operaciones en el sector, una eventual venta de esos recursos no afectaría al servicio a los clientes y empresas, ya que Zegona seguiría utilizando las mismas redes bajo un modelo de servicio o de alquiler, con condiciones presumiblemente ventajosas a largo plazo.

La puesta en valor de los activos fijos era una de las grandes cuestiones que rondaban por la sede española de Vodafone. ¿Por qué el grupo no vende la red fija para obtener ingresos en España?, se preguntaban sin respuesta desde Londres. Todo apunta a que la filial española ya incluía este tipo de operaciones en el plan estratégico que diseñó la subsidiaria y que elevó al grupo antes del pasado verano. Los ingresos esperados por la desinversión de estos activos hubieran proporcionado a Vodafone España oxígeno financiero para acometer las inversiones requeridas en despliegue de 5G rural. Pero esas expectativas quedaron encerradas en un cajón, en espera de que Zegona lo recupere para su provecho.

Eamonn O'Hare, presidente de Zegona, eludió el pasado miércoles desvelar sus planes sobre los activos de telefonía fija de Vodafone España. A preguntas de los periodistas, el primer ejecutivo de la firma de inversión británica explicó que los referidos 11 millones de accesos fijos desplegados en el país alcanzan al 90% de los hogares, tanto por la red propia como por la alquilada en el mercado mayorista. Sin embargo, semejante infraestructura "está infrautilizada", según O'Hare, ya que la penetración de esa red oscila entre el 20% y el 25%, "lo que pone en evidencia la escasa eficiencia de ese esfuerzo.

Ante esa situación, el presidente de Zegona abogó por "encontrar la manera más inteligente de incrementar el valor" de eso activos. De forma más concreta, O'Hare reconoció que "en este momento", no tiene planes muy específicos para compartir, si bien dispone de "muchas opciones para optimizarla y aumentar el tráfico".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud