Tecnología

GDV Mobility salta a la electrificación de los barcos en el puerto de Alicante

La firma de Germán Agulló empezó con baterías de patinetes eléctricos.
Valenciaicon-related

La startup alicantina GDV Mobility, dedicada a servicios de baterías de movilidad eléctrica, mira al mar. La firma fundado por Germán Agulló quiere ofrecer sus servicios y tecnología al sector marítimo y ampliar su negocio más allá de los patinetes, bicicletas, motos y coches eléctricos para lo que instalará un centro de I+D+I en el puerto de Alicante.

La Autoridad Portuaria de Alicante ha concedido una autorización administrativa a GDV Mobility para el uso de una superficie de 1.000 m2 que se destinará al desarrollo de un proyectos con aplicación en el suministro de energía eléctrica a buques, y al almacenamiento de materiales.

La empresa, que cuenta también en Alicante con una planta de reparación de baterías de litio para vehículos eléctricos, se establece en el puerto de Alicante con el objetivo de desarrollar soluciones para facilitar la transición de ferris y buques de crucero hacia el uso de energías verdes y renovables.

Además, también plantearán la creación de proyectos para optimizar el uso de este tipo de energías en actividades desarrolladas por las empresas portuarias. Esta iniciativa surge, tras la participación de GDV Mobility en los programas de innovación impulsados por la Autoridad Portuaria, destinados a crear sinergias, entre empresas tecnológicas y de la comunidad portuaria, y avanzar en estrategias de sostenibilidad y economía circular aplicadas al ámbito logístico-portuario.

Crecimiento vertiginoso

La empresa alicantina ha logrado recientemente la declaración de proyecto prioritario por parte de la Generalitat Valenciana para una nueva planta de reparación de más tamaño. Una calificación que supone agilizar los trámites necesarios para la puesta en marcha de una instalación que supondrá una inversión de cerca de dos millones de euros para que pueda estar operativa este mismo año, según los planes de la propia compañía.

Con esta instalación GDV Mobility espera triplicar su plantilla hasta las 150 personas y hacer frente a la falta de alternativas para una segunda vida de las baterías eléctricas procedentes del mercado de la movilidad en el mercado español.

Según la firma, la nueva fábrica será la mayor planta no solo de reparación de baterías de Europa. También será la planta de gestión de este tipo de residuos más grande de España y la única planta de gestión de estos residuos peligrosos de la Comunidad Valenciana. Además permitirá multiplicar por cinco su capacidad, hasta 4.000 toneladas y supondrá mejoras en el proceso del tratamiento de las baterías.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud