Tecnología

Gemini, la IA de Google alerta sobre su privacidad: "No incluyas nada que no te gustaría que viera un humano"

Google// Presentación de Gemini, la IA de Google

La Inteligencia Artificial se ha convertido en una herramienta muy útil para llevar a cabo todo tipo de tareas que tenemos que hacer en nuestro día a día, y es que cada vez los usuarios utilizan más las apps de este tipo y cada vez dependen más de ellas. Algo que de cara a los próximos años no va a hacer otra cosa que expandirse todavía más.

Y es que aunque todavía la IA está muy lejos de tener las altas capacidades que se pronostican que tendrá en un futuro cada vez más cercano, poco a poco esta tecnología está siendo capaz de suplir las labores que hasta ahora hacían personas.

Como decíamos, esto está muy lejos, y por ahora está claro que la IA no podrá sustituir a los humanos en todas las tareas, pero es innegable que ya hay algunas en que lo está consiguiendo. Esto supone una ventaja en muchos aspectos, pero hay que recordar que aunque pensemos que al otro lado del chat tan solo hay una máquina que cada día se hace más inteligente, esto no es del todo cierto.

Esto se debe a que aunque es cierto que es la IA la que te da las respuestas y resultados a tus comandos, esta tecnología pasa por supervisión humana y reutiliza todo lo que le digas para mejorar y desarrollar sus capacidades.

De hecho, Google ha actualizado las políticas de privacidad de su IA Gemini, y en una polémica frase ha querido recordar a los usuarios que "No introduzcas ningún dato que no quieras que vea un revisor humano o que Google no quiera utilizar. Por ejemplo, no introduzcas información que consideres confidencial o datos que no quieras que se utilicen para mejorar los productos, servicios y tecnologías de aprendizaje automático de Google."

También explican que las conversaciones supervisadas de Gemini Apps no se eliminan incluso después de que borres tu historial de conversación con la plataforma, aunque lo cierto es que al cabo de los tres años sí que las eliminarán.

Hay que aclarar que ya de por sí esta IA, al igual que el resto de servicios de Google, recopila información nuestra como, por ejemplo, todo lo relacionado con nuestra ubicación. Por ello es conveniente que por nuestra propia seguridad seamos más cuidadosos con lo que le contamos a la IA, al igual que lo que le decimos, ya que no sabemos quién va a estar al otro lado leyendo esta información.

De hecho, algo similar ya ocurrió con ChatGPT cuando un usuario mostró cómo había conseguido que la IA de OpenAI le devolviera información confidencial de otros usuarios al engañarla, por lo que antes de compartir algo, piénsatelo dos veces.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud