Tecnología

Estos son los cinco errores comunes que cometes en tu smartphone que permiten hackearlo en segundos

  • Muchas veces somos nosotros mismos los que propiciamos un ciberataque
  • A pesar de que los usuarios toman cada vez más precauciones, las técnicas son cada vez más sofisticadas

Los teléfonos móviles se han convertido en nuestro acompañante allá donde vayamos y nuestro mayor confidente ya que en él se albergan la gran mayoría de nuestros secretos. A parte de ello, estos dispositivos están repletos de información confidencial que va desde datos personales como el DNI, dirección, historial sanitario hasta nuestros datos bancarios, por ello la proteccion de nuestro smartphone debe ser una de nuestras principales preocupaciones.

Y mientras es cierto que cada vez hay más consciencia sobre los peligros de la red debido al auge de la ciberdelincuencia, todavía por norma general los usuarios siguen siendo bastante descuidados e irresponsables en lo que se refiere a la seguridad de nuestro teléfono.

Hay veces en las que no podemos hacer nada para evitar un ataque, pero como señala el experto en ciberseguridad, Kieran Burge para el medio inglés Mail Online, en muchas otras ocasiones es la dejadez del usuario la que facilita enormemente el trabajo a los hackers.

Por esta razón ha recogido hasta cinco de los errores más comunes que cometemos y que facilitan las labores de ataque de los ciberdelincuentes.

1. No actualizar el sistema operativo

Cuando los fabricantes extienden una nueva versión de software, no es porque sí, normalmente lo hacen porque la versión anterior tenía alguna vulnerabilidad y con la actualización se eliminan estos puntos débiles. Por esa razón, si no tienes la última versión disponible descargada un cibercriminal podría explotar dichas vulnerabilidades y acceder a información privada y crítica que tienes guardada en tu teléfono.

2. Repetir contraseñas

Este es todo un clásico en ciberseguridad, y es que aunque tener la misma contraseña para diferentes plataformas es una buena forma de no liarte, también estás facilitando enormemente a un ciberdelincuente el acceso a todos estos servicios. Lo mejor es que sean variadas y complejas, y si te cuesta saberte todas las claves, utiliza gestores de contraseñas o servicios similares para ayudarte.

3. Compartir información personal en redes sociales

Incluso para aquellas personas que tienen sus perfiles en redes sociales privado, nunca sabes realmente quién lee y ve lo que publicas. Ya no solo en Instagram o Facebook, sino que como señala Burge, muchos ciberdelincuentes analizan tu LinkedIn para obtener información valiosa que puede desencadenar en el robo de credenciales.

4. Usar redes públicas

Una WiFi pública puede equipararse a una piscina de la misma índole. Esto es porque al conectarte a ella es como si te tiras al agua, y en el caso de que ese agua esté infectada o algo similar, tan solo por meterte te puedes contagiar. Con el WiFi pasa lo mismo, además de que los hackers si están conectados a la red pueden ver facilmente todo lo que hacemos mientras estás conectado a ella.

En el caso de que no te quede más opción que usar una, lo más recomendable es usar una VPN para protegerte.

5. Clicar sobre enlaces sospechosos

Esta se ha convertido en una de las mayores puertas de entrada para cualquier ciberataque, ya que simplemente pulsando un enlace que nos llega o que encontramos en la red se puede desatar toda una línea de desgracias y peligros para tu identidad digital.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud