Tecnología

Los robots se hacen valer para trabajar sin distancia social ni riesgos

  • Los autómatas obedecen sin rechistar, trabajan 24 horas y no se ponen enfermos
  • La robórtica saldrá muy fortalecida de la crisis del coronavirus
  • La industria del motor de EEUU creció en empleo al mismo tiempo que se robotizaba
Un robot con aspecto femenino ofrece una taza de café en un restaurante japonés. istock

Más de tres millones de robots apuntan con su dedo metálico la salida de la crisis, con riesgo cero y con una decena de argumentos casi incontestables. En los tiempos que seguirán a la desolación del coronavirus, los autómatas sacan pecho ante los ojos de los industriales. Está programados para obedecer sin rechistar. Trabajan al máximo de sus posibilidades en jornadas de 24 horas, sin distancia social y sin derechos a vacaciones. No enferman ni contagian, nunca reclaman mejoras salariales y -por ahora- no suponen cargas sociales ni fiscales para las empresas. Sus precios cada vez son más asequibles, gracias a las economías de escala, y su presencia garantiza la eficacia y productividad. Además, la inteligencia artificial consigue que las propias máquinas aprendan de sus improbables errores y hasta comienzan a empatizar con los trabajadores de carne y hueso. La conectividad de los objetos, la tecnología 5G y la automatización de los procesos están de su parte.

Igual que se han visto catapultados por la crisis del coronavirus el teletrabajo, la digitalización y el comercio electrónicos, lo mismo sucederá con la robótica. Así lo apunta la Federación Internacional de Robótica (IFR) a través de un documento donde pone de relieve la creciente relevancia de un sector de actividad llamado a tomar protagonismo en los próximos años. Por todo lo anterior, la IFR considera que la necesidad de incrementar la productividad -a través de la tecnología y la mecanización-, impulsará todo lo relacionado con la Industria 4.0.

La tendencia que alienta el desarrollo de los robots , según los mismos expertos, no reducirá el empleo, al contrario de lo que se pudiera pensar. Quien considere que los robots canibalizarán a la tradicional fuerza laboral solo tienen que consultar el ejemplo de la industria automovilística estadounidense. Entre 2013 y 2018, este sector aumentó su fuerza laboral en un 22%, periodo que ha coincidido con una extraordinaria incorporación de robots en los procesos.

La misma situación se podría aplicar a la industria tecnológica, química, transporte, la ganadería y hasta los contact center, con la ayuda de chatbots conversacionales cada vez más avanzados gracias al reconocimiento del habla natural. "En general, los aumentos de productividad y las ventajas competitivas de la automatización no sustituyen a los empleos ni automatizarán las tareas, sino que aumentará la ocupación con puestos de nueva creación", explica Milton Guerry, presidente de la Federación Internacional de Robótica (IFR).

No contagian ni reclaman mejoras salariales y, por ahora, no generan cargas fiscales para las empresas

El mismo representante del sector de la Industria 4.0 indica que "las empresas de todo el mundo están evaluando sus modelos de negocio de la cadena de suministro como reacción a las lecciones que estamos aprendiendo durante la crisis del coronavirus. Y es probable que esto acelere la introducción de robots, lo que llevará a un renacimiento de la producción industrial en algunas regiones, y a la recuperación de puestos de trabajo. Tras la crisis, la IFR espera un impulso considerable para la robótica y la automatización, incluso en la industria que sufrirá un periodo de recesión económica".

Coches y camiones autónomos para el transporte de mercancías, drones para tareas de vigilancia y artilugios mecánicos para desinfectar superficies son algunos de los ámbitos en los que los robots se ganarán un sitio más pronto que tarde.

La incorporación de los robots sigue aumentando a nivel mundial. Más de 1,8 millones de robots industriales estaban en funcionamiento en todo el mundo a finales de 2016 y la IFR espera que esta cifra aumente a más de 3 millones a finales de 2020, lo que representa una tasa de crecimiento anual media del 14% entre 2017 y 2020. En 2016 se vendieron unos 6,8 millones de robots de servicio y se espera que esta cifra supere los 51 millones en el período comprendido entre 2017 y 2020.

Los expertos que el pasado otoño participaron en la jornada 'Robotics Process Automation' , organizada por elEconomista, no sólo defendieron la necesaria contribución de los procesos de automatización con robots (RPA, según sus siglas en inglés), sino que asumieron que todos ellos tendrán que tributar de alguna forma porque precisamente eso "es lo que conviene a toda la sociedad". Eso sí, los mismos especialistas coincidieron en que esa inevitable fiscalización debe realizarse "de una forma justa y proporcional".

Por su parte, Microsoft ha lanzado una plataforma basada en Azure para construir robots autónomos, capaces de aprender por si mismos. Entre otros ejemplo según desvela compañía de Redmond, el grupo ya trabaja con clientes como Toyota Material Handling para desarrollar una carretilla elevadora inteligente y autónoma y con Sarcos, para construir un robot para inspecciones visuales remotas que resultarían inalcanzables o muy peligrosas para los humanos.

Robot perro-pastor

El revuelo que estos días existe en las redes sociales y YouTube por la nueva competencia de los perros pastores de ovejas merece unas palabras. Ni los fieles guardianes de los rebaños se libran de la automatización. En este caso, la empresa Boston Dynamics ha creado un perro robot por la gestión eficiente del ganado en itinerancia. La criatura se llama Spot. Está pintado de amarillo chillón, avanza grácil a cuatro patas sobre todo tipo de terreno y está equipado con cámaras, cartografía y con sensores para realizar su tarea. Como es fácil de imaginar, dispone de autonomía para mantener agrupado al rebaño y, además, obedece al pastor a través de un joystick con precisión milimétrica, como si fuera un dron terrestre. El pastor podría quedarse en su granja mientras que los animales pastan plácida y ordenadamente por donde quiere Spot. Se conoce todos los caminos, incluido la vuelta a la granja de forma puntual al término de cada jornada. El vídeo del prodigio compartido en YouTube por Boston Dynamics ya suma cerca de 400.000 visionados.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin