Salud Bienestar

Cómo prevenir la artritis reumatoide: consejos, alimentos y ejercicios recomendados

  • Se produce porque el sistema inmunológico ataca por error las propias articulaciones
  • Aunque no existe una cura definitiva, se pueden tomar medidas para prevenir su desarrollo o aliviar sus síntomas
  • La detección temprana y el tratamiento son claves para convivir con esta enfermedad
Una mujer se queja de dolor en las manos como consecuencia de la artritis reumatoide.

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune crónica que afecta a millones de personas en todo el mundo. Si bien no existe una fórmula exacta para evitar esta afección, existen medidas que podemos tomar para reducir el riesgo de desarrollarla, retrasar su aparición o mejorar la calidad de vida en caso de que ya la padezcamos.

En este artículo, te proporcionaremos información sobre los factores de riesgo que predisponen a sufrirla y consejos prácticos, así como cambios en la dieta y el estilo de vida que pueden ayudarte a prevenir la artritis reumatoide.

Qué es la artritis reumatoide

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune en la que el sistema inmunológico ataca por error las propias articulaciones. Esto conduce a la inflamación crónica de las mismas, lo que puede dañar el cartílago, el hueso y otros tejidos circundantes. Esta inflamación persistente puede provocar dolor, deformidades articulares y discapacidad a largo plazo. La artritis reumatoide es una enfermedad crónica y, aunque no existe una cura definitiva, se pueden tomar medidas para prevenir su desarrollo o aliviar sus síntomas si ya se padece.

Factores que predisponen a sufrir artritis reumatoide

Aunque no se comprenden completamente las causas de la artritis reumatoide, algunos factores pueden aumentar el riesgo de desarrollar la enfermedad:

  • Predisposición genética: La herencia genética desempeña un papel crucial en la susceptibilidad a la artritis reumatoide. Las personas que tienen antecedentes familiares de la enfermedad tienen un mayor riesgo de desarrollarla. Se han identificado varios genes relacionados con la artritis reumatoide, aunque no todos los individuos con estos genes desarrollarán la enfermedad.
  • Factores autoinmunes: Los desencadenantes exactos de la respuesta autoinmune de la artritis no están claros, pero se cree que infecciones virales o bacterianas previas pueden desempeñar un papel en la activación del sistema inmunológico.
  • Factores ambientales: La exposición a ciertos factores ambientales, como el tabaquismo, la exposición a metales pesados, la dieta y la microbiota intestinal, puede aumentar el riesgo de desarrollar artritis reumatoide. El tabaco, en particular, es un factor de riesgo bien establecido y se ha asociado con un mayor riesgo de la enfermedad.
  • Infecciones: Algunas infecciones, como las infecciones por el virus Epstein-Barr, se han relacionado con un mayor riesgo de artritis reumatoide. Sin embargo, la relación entre las infecciones y la enfermedad todavía no se comprende con exactitud.
  • Hormonas: Se ha observado que la artritis reumatoide es más común en mujeres que en hombres. Las hormonas, en particular los cambios hormonales, como los que ocurren durante el embarazo o la menopausia, pueden desempeñar un papel en la enfermedad.
  • Obesidad: El exceso de peso corporal puede aumentar el riesgo de desarrollar artritis reumatoide y empeorar los síntomas en quienes ya la padecen. La obesidad ejerce presión adicional sobre las articulaciones y puede contribuir a la inflamación.

Consejos y recomendaciones generales para prevenir la artritis

  1. Dejar de fumar: El tabaco es un factor de riesgo conocido para la artritis reumatoide. Dejar de fumar puede reducir significativamente el riesgo.
  2. Mantener un peso saludable: El exceso de peso puede aumentar el estrés en las articulaciones, así que asegúrate de mantener un peso adecuado a través de una dieta equilibrada y ejercicio regular.
  3. Mantener un nivel adecuado de vitamina D: Según varios estudios, esta sustancia podría ser efectiva para impedir el desarrollo del trastorno.
  4. Ejercicio regular: El ejercicio suave, como caminar o nadar, puede fortalecer los músculos y las articulaciones, reduciendo el riesgo de desarrollar la enfermedad.
  5. Controlar el estrés: El estrés crónico puede desencadenar la inflamación, por lo que es importante aprender técnicas de manejo del estrés, como la meditación o el yoga.

Alimentos a evitar con artritis

Existen alimentos que pueden desencadenar la inflamación y empeorar los síntomas de la artritis reumatoide. Estos incluyen:

  • Alimentos procesados y ultraprocesados: Estos a menudo contienen grasas saturadas, azúcares añadidos y aditivos que pueden contribuir a la inflamación.
  • Alimentos ricos en grasas saturadas: Reduzca la ingesta de carnes rojas, productos lácteos enteros y alimentos fritos.
  • Azúcares añadidos: Evite los refrescos, dulces y alimentos con alto contenido de azúcar agregada.
  • Alcohol: El exceso de alcohol puede desencadenar la inflamación y dañar las articulaciones. Bebe con moderación.

Alimentos recomendados para prevenir la artritis

Incorporar alimentos antiinflamatorios en tu dieta puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar artritis reumatoide. Estos incluyen:

  • Pescado graso: El salmón, la trucha y las sardinas son ricos en ácidos grasos omega-3, que tienen propiedades antiinflamatorias.
  • Frutas y verduras: Estos alimentos son ricos en antioxidantes y nutrientes que combaten la inflamación. Especialmente, elige aquellos de colores vivos.
  • Aceite de oliva virgen extra: Contiene grasas saludables y compuestos antiinflamatorios.
  • Nueces y semillas: Son buenas fuentes de grasas saludables y antioxidantes.
  • Ejercicios recomendados para evitar la artritis reumatoide.

El ejercicio regular puede ayudar a mantener las articulaciones flexibles y fortalecer los músculos, lo que puede reducir el riesgo de desarrollar artritis reumatoide en el futuro. En particular, existen deportes que, por sus características, contribuyen especialmente a la prevención de la artritis, como el yoga, el tai chi y la natación.

Acude a un reumatólogo

Si tienes antecedentes familiares de artritis reumatoide o experimentas síntomas como dolor en las articulaciones, hinchazón o rigidez, es importante que consultes a un reumatólogo. Un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado pueden ayudar a controlar la enfermedad y mejorar tu calidad de vida.

En resumen, aunque no se puede evitar completamente la aparición de la artritis reumatoide, puedes reducir tu riesgo siguiendo un estilo de vida saludable, evitando ciertos alimentos y practicando ejercicios adecuados. Además, la detección temprana y el tratamiento adecuado son clave para convivir con esta enfermedad de manera más confortable. Consulta a un profesional de la salud si tienes preocupaciones o síntomas relacionados con la artritis reumatoide.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud