Retail - Consumo

Puig, del primer pintalabios español a Charlotte Tilbury, la marca de las celebrities

  • La firma familiar centenaria ha creado un imperio de moda y fragancias
  • Es dueño de marcas como Paco Rabanne, Jean Paul Gaultier o Carolina Herrera
  • El grupo está dirigido por la tercera generación con Marc Puig al frente
Productos de Charlotte Tilbury.

La multinacional catalana Puig, que este lunes ha hecho oficial su intención de salir a bolsa, es una empresa española de origen familiar que sigue gestionada por la misma saga que fundó Antonio Puig hace 110 años y que ha construido un auténtico imperio de la moda y las fragancias.

El gigante del lujo, recuerda Efe, es propietario de firmas como Paco Rabanne, Jean Paul Gaultier, Carolina Herrera y Nina Ricci, Prada, Valentino, Comm des Garçons y Antonio Banderas, mientras que los Puig son accionistas de otras compañías como Fluidra, la multinacional de la piscina, de la que controlan un 7%, o de Isdin, que controlan al 50% con Esteve.

De Milady a la cuna del lujo en París

El fundador, Antonio Puig Castelló, inició la aventura empresarial en Barcelona comercializando el primer lápiz de labios producido en España, Milady, en los años 20 y continuó con el agua Lavanda Puig ya en la década de los cuarenta del siglo pasado, que se convirtió en uno de sus productos emblemáticos.

La expansión internacional arrancó a finales de los años sesenta, cuando Puig abrió una filial en París e incorporó la marca del diseñador español. En 1987 acabó por adquirir definitivamente la marca de moda de Paco Rabanne.

Entre otros hitos de su crecimiento, destaca el acuerdo en los años 80 con la diseñadora Carolina Herrera en Nueva York para crear y comercializar todas sus fragancias, o el acuerdo en 1997 con Antonio Banderas para crear y comercializar la marca. Tras esta apuesta decidida por la moda y la perfumería selectiva y las adquisiciones, el grupo catalán ya cuenta con una cuota de mercado a nivel mundial del 11% en el segmento de las fragancias.

Durante los últimos años Puig ha adquirido compañías como Penhaligon's, Byredo, Christian Louboutin o Charlotte Tilbury, la famosa marca británica que triunfa entre las celebrities, y ha dado un nuevo salto de tamaño. La familia Puig siempre ha pretendido seguir escalando posiciones en el negocio de la moda, las fragancias y la cosmética e ir recortando distancias a gigantes mundiales como LVMH o L'Oreal.

El grupo está dirigido ahora por la tercera generación familiar y tiene al frente a Marc Puig Guasch como presidente, mientras que en la vicepresidencia está en manos de su primo Manuel Puig Rocha. Con presencia directa en más de 25 países y ventas en 150, el negocio de las fragancias y la moda supone un 72,37% de sus ventas.

El presidente ejecutivo de Puig, Marc Puig. | Ep.

Los Puig son unos habituales en la lista Forbes, al ser, junto a Isak Andic, Sol Daurella, los hermanos Gallardo o los Grifols, una de las familias más ricas de Cataluña. Su empresa tendría un valor, según estimaciones de la banca de inversión, de entre 10.000 y 12.000 millones de euros, lo que la situaría entre las 15 mayores cotizadas de España.

La propiedad de la compañía se reparte actualmente entre las diferentes ramas de la familia: los Puig Guasch, los Puig Rocha y los Puig Alsina.

En una demostración de vigor, la firma inauguró el pasado febrero con la presencia de los reyes un segundo edificio de 20 plantas situado a escasos metros de la sede actual, en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), donde se encuentran los trabajadores corporativos, las oficinas centrales y el centro de perfumería, entre otros servicios. En el nuevo espacio, Puig instalará a los cerca de 500 profesionales que trabajan en el centro de innovación y de operaciones.

Los Reyes durante la inauguración de la segunda torre de la compañía Puig. | Ep.

En 2023 Puig batió de nuevo su récord de ingresos, con 4.304 millones de euros, un 19% más, y ganó 465 millones, un 16% más que el año anterior, mientras que su deuda financiera neta se situó en 1.196 millones. Las fragancias y la moda aportaron 3.115 millones en 2023, el negocio del maquillaje otros 773 millones y el de cuidado de la piel 431 millones.

Puig y la Copa del América

Por otra parte, la familia Puig ha estado siempre vinculada al mundo de la vela, una pasión que les ha llevado a ser patrocinadores de la próxima edición de la Copa del América, que se celebrará en Barcelona.

De hecho, los Puig jugaron un papel clave, entre otros empresarios, para que Barcelona consiguiera organizar este evento de alcance mundial. La familia Puig también ha tenido un papel empresarial relevante, ya que tanto Marc Puig, la cara visible del grupo, como Mariano Puig, su padre, fueron presidentes del Instituto de la Empresa Familiar.

Marc Puig, el discreto ejecutivo que comanda actualmente Puig, es también vicepresidente del Cercle d'Economia, la influyente entidad catalana que organiza anualmente las jornadas del Cercle.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud