Retail - Consumo

De ser los mayores productores de aceite de oliva a que nos cueste más caro que a los ingleses o irlandeses: estas son las razones

Foto: Montaje Javier Barriocanal.

Hay situaciones económicas que, aunque imposible parezcan, ocurren. A la crisis que vivimos en España sobre los altos precios del aceite de oliva, se suma que otros países, como Reino Unido o Irlanda, gozan de tener este codiciado producto a precios que no llegan ni a la mitad de lo que valen en nuestro país. Por esta razón, cabe preguntarnos: ¿a qué se debe este fenómeno?

Agosto y sus vacaciones no ayudaron a aliviar la crisis que vive el sector del aceite de oliva. En esta línea, aquellas familias que llegan de vacaciones y que se acercan a los supermercados para reponer sus alimentos se encuentran con dos sorpresas: el precio del aceite de oliva y los candados y alarmas que les ponen a las garrafas para evitar sus robos. Y es que, por estos días, algunas marcas ya superan los 12 euros el litro.

Un tema que se ha puesto en la mesa de todos los españoles, pero que está cruzando las fronteras. Y es que, al ser España el mayor productor de aceite de oliva del mundo, el hecho de que el aceite esté viviendo su peor campaña del siglo y que genere subidas de precios récord, hace que los focos apunten hacia la península. Y con ello, a su vez, surgen las comparaciones de lo que ocurre en otros rincones del planeta con este preciado producto.

Lo contábamos ayer. El usuario de TikTok @carloscruzrzz es español y vive en Irlanda. Tras una conversación con su madre, que es de Huelva, decidió ir a un supermercado para comparar el precio de un litro de aceite de oliva allí con el que dio su madre, de 8,50 euros el litro.

Menos de la mitad 

Las pesquisas del joven español en Irlanda han resultado bastante sorprendentes: tal y como ha contado en un vídeo en TikTok que el precio de un litro de aceite de oliva en un supermercado Tesco es de 4,70 euros.

"Aquí en Dublín, a 27 de agosto, el aceite de oliva virgen extra está a 4,70 euros el litro. Y si encima tienes en cuenta que aquí el sueldo mínimo es de 1.800 y pico euros...", cuenta el joven, que sin embargo no defiende que Irlanda sea un país con el coste de la vida menor que en España ("Si alguien os dice eso es mentira").

De esta forma, surge la duda de por qué si somos productores de aceite de oliva nos cuesta más que a los ingleses, irlandeses o, incluso, más que a los mismos franceses.

Los contratos en otros países que cubren toda la campaña

La respuesta se debe a que, en los países antes mencionados, y otros, las industrias aceiteras trabajan a largos plazos y los operadores firman contratos para importar cantidades que cubran durante toda la campaña. De esta forma, los precios se fijan y con la actualidad que vive España, resulta que a la fecha son más bajos en otros lugares. Incluso si se consideran los costes de transporte y distribución del aceite.

A este factor, se suma que el aceite de oliva en estos rincones no es de uso masivo, pese a su aumento en el último tiempo. En su reemplazo prefieren productos como mantequilla, aceite de colza, grasas vegetales, entre otros.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud